“Aquí son todos unos egoístas, el único que piensa en mí soy yo.”

Al cumplirse un año del ejercicio de su mandato, la novel administración departamental se encuentra empeñada en tratar de mostrar su competencia, y casi lo logra. Para esto ha pergeñado su propia imagen, que se parece bastante a otra, pero claro, resulta difícil ser original, máxime cuando como en el juego de Antón Pirulero, “cada quién atiende a su juego”.

La originalidad supone un esfuerzo creativo que necesita una base mínima desde donde partir. ¡O no! En realidad, cualquiera puede ser original, genial o penosamente. Lo que se busca es destacar, trascender, imprimirle al pasado gris colores y matices, se requiere una visión más ambiciosa, arriesgada, que involucre y convoque, eso en lo teórico. La realidad nos muestra que todo el esfuerzo de proyectarse, excluyendo por el momento el repetido diseño de la imagen institucional, todo el ímpetu, parece resumirse en identificar a la gestión como: “Una nueva cultura”.

“El que sabe poco, debe atenerse siempre a lo más seguro de cada oficio. Así, aunque no se lo tenga por ingenioso, lo tendrán por seguro. El que sabe puede arriesgarse a hacer lo que quiera. Pero saber poco y arriesgarse es caer voluntariamente por el precipicio. En cualquier caso, la seguridad es más prudente que la singularidad.” (Baltazar Gracián)

Encolumnar una gestión detrás del eslogan “Una Nueva Cultura” es todo un desafío, requiere por lo pronto más información, supone una tarea planeada, responsable, estructurada, en definitiva, se pretende aplicar un nuevo paradigma de gestión. Para aplicarlo será necesario convencer.

El afán de refundar es propio de la especie humana, las expresiones grandilocuentes también.

Tratemos de entender, desde lo conocido, a que puede referirse la Nueva Cultura que sustituirá la vieja ¿cuál es la vieja? La tendencia es interpretar la nuevo como bueno o mejor y lo viejo como perimido y agotado.

La primera imagen que aparece para reforzar el eslogan es la ciclo vía, primer emprendimiento genuino de la nueva administración, esa, la ciclo vía, pretende ser la nueva cultura, convengamos que es distinto a lo que estábamos acostumbrados, ¿alcanzará para persuadir?

Como se dice en juicios sobre el aprendizaje: “debe esforzarse más” observen que se omitió el “puede y” a efectos de no crear falsas expectativas.

 

--------------------------------

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn