Hace unos días atrás, el cabo primero que detenta la dirección de relaciones públicas de la Intendencia de Río Negro estampó en su muro un exabrupto, un comentario pretendidamente humillante, intentando destratar a uno de los candidatos del Partido Nacional.

No nos vamos a referir al lamentable estado del Parque Liebigs, ni al deterioro que está sufriendo el Teatro Young. Dos de las obras que se han pretendido minimizar y denostar, las que por el malestar que les provoca su propia incompetencia, están sufriendo las consecuencias.

No nos vamos a referir a lo importante que resulta el sentido de pertenencia, del cual se ofende y burla, ni de lo importante que sería desarrollarlo en los jóvenes para beneficio de nuestra comunidad.

Nos vamos a detener en lo que el cabo primero considera su mejor insulto.
Llamar al candidato del Partido Nacional; Perdedor.

El Partido Nacional, hoy en sus jóvenes 180 años, es el partido más antiguo del mundo y el que reúne más voluntades en Uruguay. ¿Y saben qué? en casi todo ese tiempo ha cosechado muchas más derrotas que victorias, por lo menos como las entiende el suboficial; fue derrotado junto a Artigas, conformó la Cruzada Libertadora, formó parte de la Redota, cayó en Paysandú con Leandro Gómez y en Masoller junto a Saravia, estuvo 92 años en el llano, combatió desde el inicio la dictadura y se opuso al Pacto del Club Naval y luego aseguró la Gobernabilidad. En estos gloriosos 180 años alcanzan los dedos de las manos para contar las veces que fue Gobierno. Sin embargo, sus conquistas fueron, son, inconmensurables para el país.

Observará el cabo primero que, para un Blanco, caer derrotado no es exactamente un insulto, es una razón que nos empuja a seguir. Por lo que tendrá que esmerarse más.

Este Perdedor, (del que pretende mofarse) obtuvo en las elecciones 14700 votos, superando en más de 6000 al ganador.
Este Perdedor, preside hoy la Comisión Departamental de Río Negro del Partido Nacional, el órgano más importante del Partido en Río Negro.
Este Perdedor ha evitado la confrontación, por la confrontación en sí y ha tendido puentes para ayudar al Gobierno Departamental.

Verán, que el cabo primero, pierde la noción y la ubicación que le ofrece el cargo que ocupa con el solo propósito de consumar una ofensa personal, donde termina involucrando a toda la colectividad nacionalista, por lo menos.

¿Entenderá?  que por ignorancia ofende a los propios.

“… Derrotados nosotros…?!, a quien se le puede ocurrir que el Partido Nacional esta derrotado…?! Wilson
(Explanada de la Intendencia de Montevideo a tres días de perder las elecciones la noche que fue liberado)

 

-----------------------------------------------------------

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn