Hace mucho, antes que los griegos diseñaran la democracia, los persas inventaron los sátrapas. El sátrapa se encargaba del cobro de los impuestos, controlaba a los oficiales locales y a las tribus y ciudades vasallas y era el juez supremo de la provincia, ante el cual cada criminal debía ser llevado para ser juzgado. También era el responsable de la seguridad de los caminos y tenía que eliminar a los forajidos y rebeldes. Para cumplir con sus funciones contaba con la ayuda de un consejo de persas y era controlado por el secretario real y los emisarios del rey, en especial por el funcionario «ojos y oídos del rey», quien ejercía un control permanente.

Después, con la democracia los “ojos y oídos”, dejaron de ser exhibibles y por antidemocráticos e ilegales se eliminaron o se guardaron en los resquicios de totalitarismo que suelen tener algunas ideologías.

Los sátrapas se sometieron al escrutinio público y el control inapelable se ejercería por intermedio de la voluntad popular, la democracia que le dicen.

Hoy, el que la voluntad popular no los acompañe “in totum”, que se manifieste una visión distinta, una elección distinta, merece su corrección, lo entienden como un déficit en la capacidad intelectual de quien no los acompaña y como tal, debe ser tratado.

De ahí resulta que palabras como democracia, igualdad, derechos, constitución, descentralización, pierden su significado y les provoca la necesidad de darles contenido, pero no cualquier contenido, el contenido progresista, no solo porque (creen) lo necesitan, sino para que se los desasne, se los oriente, se los proteja de sus incapacidades, que se los eleve.

Entonces, elucubran sofismas, - si estos no saben lo que quieren y eligen mal, ahora que nosotros tenemos la responsabilidad del gobierno - y con la experiencia marxista que tenemos ¿porque no le solucionamos sus carencias?, si no nos alcanza con lo marxista, le metemos con lo comunista…, que no es muy democrático, pero por algo funciona en otros lados.
¡Y lo dicen convencidos!

- Estos Alcaldes; no solamente no piensan igual, sino que además piensan distinto…

“…Considerando: que se entiende adecuado y procedente nombrar a dicha funcionaria, para cumplir además tareas como Encargada Administrativa, asignándosele la responsabilidad de la coordinación y relacionamiento con las diferentes áreas del Ejecutivo Departamental, dependiendo para el cumplimiento de lo referido, directamente del Secretario General…”

Vuelven a insistir con prácticas antidemocráticas reinstalan los Ojos y Oídos del Rey, vuelta a intentar someter a su voluntad a los “confundidos”, porque - con los representantes que eligieron, seguro no llegan a ningún lado - y nombran sus personas de confianza, que resulta ya eran de confianza y ya estaban nombrados, pero ahora, re-nombramiento mediante alcanzan la representatividad económica necesaria, cuando superan en la nómina a los electos.

Así se desconoce la voluntad popular, así se les enmienda la plana a las instituciones, así se atropella, así se destrata cualquier nivel de gobierno, repitiéndose tozuda y lastimosamente “lo político está por encima de lo legal”, lo del Intendente Tersaghi me recuerda al epitafio del cardenal Richelieu:

“Yace aquí el gran Cardenal
que hizo en vida mal y bien
el bien que hizo lo hizo mal
el mal que hizo lo hizo bien”

Así de triste.

 

------------------------------

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn