MONTES DEL PLATA LIBRO

Toda la información del negocio forestal para la toma de decisiones

Este miércoles 11 en la Expo Prado Montes del Plata lanzó su libro: Hablemos de Forestación, una publicación que busca informar sobre los aspectos clave del negocio forestal.

El libro está dirigido a productores agropecuarios, empresas de servicios, autoridades e interesados en desarrollar la producción forestal en forma integrada con otras formas de producción tradicionales, como la ganadería. Es una herramienta que facilita el proceso de toma de decisiones a través de la experiencia de productores agropecuarios y el análisis de expertos.

Hoy son más de 350 productores los que han forestado junto a Montes del Plata en el marco de su programa Alianzas, algunos con una trayectoria de más de una década diversificando su producción con la forestación. Las experiencias de estos productores dan testimonio de los beneficios de un uso más eficiente del suelo, de las mejoras de producción ganadera por el efecto de la sombra y el abrigo, y de la estabilidad financiera que les ofrece sumar una renta anual al establecimiento.

El libro recoge y sistematiza la información vertida durante el Seminario Hablemos de Forestación organizado por Montes del Plata a fines de 2018 en la ciudad de Colonia. Además del testimonio de los productores, el libro recoge las conferencias de los expertos y autoridades allí presentes: Fernando Isabella de OPP, Alfonso Capurro de CPA, Ignacio Buffa de APEO, y fue escrito y compilado por el periodista Nicolás Lussich.

 

“Este libro nos permite amplificar las voces de quienes expusieron en el seminario, y permiten obtener un panorama completo de la actividad forestal, desde su impacto actual en el país, su prospectiva a futuro, información económica a nivel predial, datos ambientales y muchos testimonios en primera persona deproductores de diferentes perfiles. Hay mucha información muy rica que vale la pena que llegue a más personas, sobre todo para todo quien esté interesado en ingresar al negocio forestal, por ejemplo a través de nuestro programa Alianzas”, afirmó Diego Carrau, gerente forestal de Montes del Plata.

Acerca de Montes del Plata

Montes del Plata es una empresa forestal - industrial fundada en Uruguay en el año 2009, que tiene como objetivo producir y exportar pulpa de celulosa de Eucalyptus a los principales mercados del mundo, operando en forma eficiente y sustentable desde el punto de vista ambiental, económico y social. Ubicado próximo a la localidad coloniense de Conchillas, el complejo industrial produce 1.4 millones de toneladas de celulosa al año. Está compuesto por una planta de producción de celulosa de última generación, una terminal portuaria y una unidad generadora de energía a partir de biomasa, siendo la inversión privada más importante de la historia del Uruguay. La compañía posee plantaciones forestales en 13 departamentos de Uruguay y aproximadamente un 35% de su patrimonio se destina a la conservación y otros usos, incluyendo la protección y mejora del monte nativo.

BIO URUGUAY UPM

(UPM, Fray Bentos, jueves 12 de setiembre de 2019, 10:00 GMT-3) Los dos proyectos

seleccionados de la convocatoria anual 2019 de Fundación UPM fueron “Líderes Rurales en Acción” desarrollado por el instituto orgánico BIO Uruguay, y un curso de formación en primera infancia dirigida a educadores que será ejecutado por Fundación Sophia.

Anualmente, Fundación UPM abre una convocatoria a postulación de proyectos educativos y comunitarios para impulsar en las comunidades de su influencia. En 2019, se presentaron 60 propuestas que, tras un extenso proceso de selección, llegó a su fin con la elección de estos proyectos.

Acerca de Líderes rurales en acción

El proyecto “Líderes rurales en acción” se desarrollará durante 18 meses en siete localidades del departamento de Tacuarembó: Clara, La Hilera, Paso de los Novillos, Paso Hondo, Los Furtado, Sauce de Batoví y Cerro del Arbolito.

Esta propuesta seleccionará y capacitará a cinco vecinos de cada comunidad, quienes liderarán distintos proyectos productivos de interés en sus comunidades, generando una red de trabajo entre ellos para lograr la sostenibilidad de las propuestas.

Se buscará que los proyectos promuevan el reciclaje de los residuos orgánicos y la disminución de los residuos plásticos al bajar el consumo de alimentos extra procesados y envasados.

El desarrollo e implementación de este proyecto estará a cargo del Instituto orgánico BIO Uruguay, quienes impulsan técnicas viables de desarrollo social y económico en la producción agropecuaria. El instituto promueve actividades de capacitación e investigación en tecnologías limpias y apropiables localmente, tanto en su sede central en Tacuarembó, denominada Granja Ecológica Abambaé, como en una red de establecimientos de agricultores de la región.

Acerca de la Formación de educadores en primera infancia

El objetivo de esta formación es capacitar más de 30 educadores del interior de Durazno en la atención, el cuidado y la educación integral de niños de cero a tres años. La capacitación está dirigida a maestros referentes y educadores de centros CAIF y será ejecutada durante un año por el equipo de docentes de Fundación Sophia en coordinación con la Universidad Católica del Uruguay.

El curso requiere el compromiso de la dirección de cada centro CAIF dado que consta de clases teóricas y un porcentaje importante de horas de práctica que se desarrollarán en el mismo centro en que trabajan los educadores participantes.

La Fundación Sophia es una organización sin fines de lucro (ONG) que busca apoyar las iniciativas educacionales públicas y privadas, de educación formal e informal; generar redes con las organizaciones sociales en los territorios barriales y promover su objetivo a través de la

innovación educativa, la formación docente, la investigación aplicada a la mejora, la evaluación de aprendizajes y el trabajo con las familias.

Los criterios tenidos en cuenta a la hora de evaluar las propuestas recibidas fueron: el impacto potencial en la comunidad, su sostenibilidad económica, el perfil del equipo, que sea una solución novedosa en el contexto que se ejecute y que se trate de un proyecto con conocimiento de los desafíos existentes.

UPM

comunicado

 

El presidente Tabaré Vázquez recibió en la oficina de Suárez y Reyes a una delegación de la empresa finlandesa UPM encabezada por su director ejecutivo, Jussi Pesonen, e integrada por Berndt Eikens, Petri Hakanen, Juan Otegui y Javier Solari. Las partes destacaron que durante tres años de esfuerzos cada sector defendió sus intereses lealmente y que se lograron los mejores acuerdos posibles para cada una.

Tabaré Vázquez con autoridades de UPM

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, acompañado por el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori; el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García; el secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma, y el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, recibió a una delegación de UPM encabezada por su director ejecutivo, Jussi Pesonen, e integrada por Berndt Eikens, Petri Hakanen, Juan Otegui y Javier Solari.

Las partes destacaron que durante tres años de esfuerzos cada sector defendió sus intereses lealmente y que se lograron los mejores acuerdos posibles para cada una.

El representante de la firma enfatizó que el proyecto constituye la mayor inversión de la historia de la empresa y que genera oportunidades muy importantes, no solo en producción de pasta de celulosa para el uso regular, sino en cuanto a proyectos de investigación científica en materia medicinal.

El proyecto también impulsa el desarrollo del transporte, las comunicaciones, los servicios e infraestructura y portuarios. Asimismo, representará oportunidades para el sector agrícola.

El Gobierno calificó el acuerdo como una importante novedad económica, ya que la planta se ubicará en el centro de una cadena productiva y generará gran cantidad de trabajo. Además, se prevé que la propia construcción incremente la actividad económica y que, cuando comience a producir, posicione a Uruguay como uno de los principales exportadores de celulosa.

Al respecto, el presidente Vázquez destacó que la inversión productiva que genera empleo es la mejor política social que puede desarrollar cualquier gobierno.

Añadió que el acuerdo se concretó gracias a la seriedad y responsabilidad que Uruguay asegura, lo que lo distingue como un confiable receptor de grandes inversiones.

La confianza que demuestra UPM en relación a Uruguay representa un mensaje muy importante hacia los sectores productivos y de servicios del país, en un contexto de incertidumbre económica en el mundo y la región.

imagen(103)

 

31ª COFLAC/MONTEVIDEO




La cooperación sur-sur es vista por los países de América Latina y el Caribe como manera de lograr una mejor protección de sus recursos forestales.

"Estamos luchando por los bosques. Los bosques de América son nuestros bosques y los bosques de todo el mundo. Nuestros bosques son nuestros bosques y nosotros consideramos que vuestros bosques son nuestros bosques. Es realmente el sentir que tiene el Uruguay de la conservación y del bienestar de todos".




Esas fueron las palabras de cierre del uruguayo Pedro Soust, presidente de la Comisión Forestal para América Latina y el Caribe (COFLAC) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y director de la Dirección General Forestal del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca de Uruguay.

La 31ª COFLAC, celebrada esta semana en Montevideo, Uruguay, reunió a los delegados nacionales de 15 gobiernos y representantes de 13 organizaciones que debatieron para luego emitir recomendaciones de los países de la región que orientarán el apoyo que les brindará la FAO durante los próximos dos años.



En su informe final, la Comisión destacó la importancia de la colaboración entre países para resolver los desafíos comunes en materia de manejo forestal sostenible, salud y vitalidad de los bosques, actividad forestal comunitaria, áreas protegidas y biodiversidad.

Además, se identificaron temas emergentes en la región como la bioeconomía para garantizar el manejo forestal sostenible, la importancia de los bosques y del arbolado urbano.

También se abarcaron otros temas en el nuevo contexto de cambio climático, como la restauración de bosques y paisajes; la conservación de bosques costeros en el Caribe; especies invasoras exóticas; la adopción de un enfoque preventivo para la tala ilegal.

Estos mismos asuntos fueron propuestos desde los países integrantes de la COFLAC para ser tratados en el próximo Comité Forestal (COFO) previsto en Roma en 2020.

Bosques y cambio climático: hacia la COP 25



Por otro lado, de cara a la COP25 prevista en diciembre en Chile, los representantes de los países reunidos en la COFLAC coincidieron en cuanto a la necesidad de ser más ambiciosos con las metas y las contribuciones nacionales para alcanzar los objetivos de esa Conferencia y llamaron a reconocer la contribución de los bosques a la provisión de servicios ambientales, más allá de las fronteras nacionales.



De manera general, la Comisión reafirmó la importancia del sector forestal y su contribución a la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por otros sectores.



Lo delegados de la región abordaron los conflictos sociales asociados al nuevo contexto de cambio climático como son la migración forzada, plagas y enfermedades, escasez de agua y degradación del suelo, así como la contribución de las actividades forestales para su resolución.


Uruguay en la región



Durante la reunión, Uruguay presentó un informe sobre la situación de sus bosques, haciendo referencia a que la evidencia muestra que la política forestal aplicada en el marco de la ley 15.939 de 1987 alcanzó los objetivos planteados para la conservación y ampliación del área de bosques nativos y la ampliación de la superficie de plantaciones forestales.

upm.uy prensa

Los apicultores uruguayos tienen la posibilidad de utilizar plantaciones gestionadas sosteniblemente para producir miel pura y de alta calidad. Además de incentivar la industria local, la certificación garantiza la calidad de la producción apícola.

 

“La miel de Eucalyptus es diferente”, dice el apicultor Carlos Demov, quien trabaja con UPM Forestal Oriental. “Tiene un sabor distinto, diferente color, es especial”, agrega.

Es abril y los apicultores uruguayos están en medio de la temporada de cosecha. Luego de este período, se cierran las colmenas de cara al invierno, para que las abejas puedan sobrevivir con suficiente miel. En Uruguay, la miel se produce en abundancia, gracias a las especies que florecen en las plantaciones de Eucalyptus y montes nativos que gestiona UPM.

“Desde fines de mayo hasta agosto, los apicultores trabajan en lo que llaman ‘trabajo de galpón’, que incluye la reparación y recambio de material en la colmena”, dice. En setiembre se empieza a preparar la colmena para la nueva temporada, y así continúa el ciclo.

Demov trabaja hace más de 30 años con abejas, y está en proceso de certificación para que la miel que produce sea certificada por PEFC™ (Programme for the Endorsement of Forest Certification) para, de esta manera, ingresarla a mercados competitivos en todo el mundo.

Una inversión a futuro

Cada año, UPM realiza un llamado nacional dirigido a apicultores locales para que hagan uso de las plantaciones de Eucalyptus para la producción de miel como producto complementario a la actividad forestal sostenible. Actualmente, 220 apicultores trabajan en plantaciones de UPM en  Uruguay. “Desde 2012 se trabaja en incentivar el ingreso de los apicultores a campos de UPM Forestal Oriental, en coordinación con instituciones locales que les asignan sitios. Se busca favorecer al productor local, y al productor chico sobre el grande”, explica Magdalena Albornoz, de Productos Complementarios de UPM.

En 2017, estos apicultores tuvieron la oportunidad de participar en el comienzo de un plan piloto dirigido a aquellos interesados en certificar su producción de miel con sello PEFC. Como parte del proyecto, PEFC, un organismo europeo de certificación forestal que forma parte de una alianza global presente en 50 países incluyendo Uruguay, ha estado trabajando junto a UPM Forestal Oriental y organizaciones de regulación nacional.

La principal ventaja para el apicultor al obtener la certificación PEFC es la valorización de su producción de miel, a través del uso del logo PEFC en sus productos, reconocido en más de 70 países y el cual implica un origen forestal sostenible. “Es un cambio de mentalidad para el productor, pero sin duda le abre puertas a su producto”, dice Gabriela Malvárez, miembro de la Secretaría Técnica de PEFC Uruguay.

Este sello permite una mayor apertura de mercado para la miel de origen forestal sostenible. “La certificación valida que se ha cumplido con todas las condiciones de trabajo y de higiene para mantener la calidad de esa miel, que es pura y no está mezclada con otras, y que en el predio donde se produce no hay presencia de productos químicos”, cuenta Demov.

El camino hacia la certificación sostenible

La certificación PEFC contempla dos aspectos fundamentales. En primer lugar, el manejo forestal de los bosques, que implica cómo se manejan éstos para la producción, cuidando el medio ambiente, atendiendo a la legislación y a las relaciones sociales con la comunidad y con otras empresas. En segundo lugar, la certificación de cadena de custodia que certifica los procesos y la trazabilidad de cada producto que sale de un bosque certificado.

“Se certifica paso a paso, desde el producto inicial hasta el producto final”, explica Malvárez. Esto significa que la miel producida por estos productores apícolas será certificada como sostenible en todo su proceso, lo cual es importante no sólo para su comercialización, sino también para la salud de las abejas y el cuidado del medio ambiente.

El proceso piloto de certificación está desarrollándose actualmente con 13 de los 220 apicultores, y están en camino de obtener el primer sello PEFC a nivel mundial de producción apícola con origen forestal sostenible. Para obtener la certificación, los productores también deben participar de cursos sobre buenas prácticas apícolas, seguridad y prevención de incendios, y certificación en cadenas de custodia.

En una apuesta por el desarrollo sostenible y de las comunidades en donde se opera UPM Forestal, para que los apicultores pueden certificar su cadena de custodia PEFC, la empresa amplió el alcance de su certificación de “Manejo Forestal” a “Manejo Forestal y Producción Apícola”.

Según Albornoz, los 220 apicultores que producen miel en las plantaciones de UPM utilizan más de 31 mil colmenas, pero hay capacidad para cerca de 53 mil en las 65 mil hectáreas de predio potencial para la producción apícola. “Hay mucho espacio para más apicultores en UPM Forestal Oriental. La idea es que sigan viniendo, porque hay más lugar para producir miel de calidad”, dice.

Miel amigable con el medio ambiente

El apicultor Fernando Camejo, que también participa de este programa, maneja en total 400 colmenas, 200 de ellas con UPM Forestal, y explica que uno de los aspectos positivos de trabajar con la certificación PEFC es asegurar la calidad de la miel. “Vamos a tener una miel sin agrotóxicos, sin químicos, para poder salir al mercado”, argumenta.

El hecho de trabajar en bosques certificados es importante, ya que los apicultores se preocupan por el alto porcentaje de agrotóxicos que contaminan su producto. “El pesticida no distingue entre un insecto y otro; se tira para matar el insecto que perjudica ciertas producciones, pero se mata a un abanico de insectos que son beneficiosos para el medio ambiente. La abeja es un elemento clave en el medio ambiente, y sólo sigue sobreviviendo porque la estamos cuidando”, puntualiza Demov.

“El manejo forestal sostenible brinda otras garantías al producto”, sostiene Albornoz. “El mundo del consumidor se dirige a productos amigables, que no provienen de la explotación de la naturaleza”.