imagen(103)

 

31ª COFLAC/MONTEVIDEO




La cooperación sur-sur es vista por los países de América Latina y el Caribe como manera de lograr una mejor protección de sus recursos forestales.

"Estamos luchando por los bosques. Los bosques de América son nuestros bosques y los bosques de todo el mundo. Nuestros bosques son nuestros bosques y nosotros consideramos que vuestros bosques son nuestros bosques. Es realmente el sentir que tiene el Uruguay de la conservación y del bienestar de todos".




Esas fueron las palabras de cierre del uruguayo Pedro Soust, presidente de la Comisión Forestal para América Latina y el Caribe (COFLAC) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y director de la Dirección General Forestal del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca de Uruguay.

La 31ª COFLAC, celebrada esta semana en Montevideo, Uruguay, reunió a los delegados nacionales de 15 gobiernos y representantes de 13 organizaciones que debatieron para luego emitir recomendaciones de los países de la región que orientarán el apoyo que les brindará la FAO durante los próximos dos años.



En su informe final, la Comisión destacó la importancia de la colaboración entre países para resolver los desafíos comunes en materia de manejo forestal sostenible, salud y vitalidad de los bosques, actividad forestal comunitaria, áreas protegidas y biodiversidad.

Además, se identificaron temas emergentes en la región como la bioeconomía para garantizar el manejo forestal sostenible, la importancia de los bosques y del arbolado urbano.

También se abarcaron otros temas en el nuevo contexto de cambio climático, como la restauración de bosques y paisajes; la conservación de bosques costeros en el Caribe; especies invasoras exóticas; la adopción de un enfoque preventivo para la tala ilegal.

Estos mismos asuntos fueron propuestos desde los países integrantes de la COFLAC para ser tratados en el próximo Comité Forestal (COFO) previsto en Roma en 2020.

Bosques y cambio climático: hacia la COP 25



Por otro lado, de cara a la COP25 prevista en diciembre en Chile, los representantes de los países reunidos en la COFLAC coincidieron en cuanto a la necesidad de ser más ambiciosos con las metas y las contribuciones nacionales para alcanzar los objetivos de esa Conferencia y llamaron a reconocer la contribución de los bosques a la provisión de servicios ambientales, más allá de las fronteras nacionales.



De manera general, la Comisión reafirmó la importancia del sector forestal y su contribución a la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por otros sectores.



Lo delegados de la región abordaron los conflictos sociales asociados al nuevo contexto de cambio climático como son la migración forzada, plagas y enfermedades, escasez de agua y degradación del suelo, así como la contribución de las actividades forestales para su resolución.


Uruguay en la región



Durante la reunión, Uruguay presentó un informe sobre la situación de sus bosques, haciendo referencia a que la evidencia muestra que la política forestal aplicada en el marco de la ley 15.939 de 1987 alcanzó los objetivos planteados para la conservación y ampliación del área de bosques nativos y la ampliación de la superficie de plantaciones forestales.

 



El 90% de las plantaciones forestales cuenta con certificación internacional de buenas prácticas, incluyendo biodiversidad y aspecto ambientales. Esta última particularidad de la producción uruguaya fue aplaudida por el resto de los países presentes.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn