talleres
 
Con el objetivo de conocer las necesidades de las comunidades más pequeñas del interior profundo, la Fundación ha realizado 16  talleres en localidades de Río Negro, Paysandú y Cerro Largo. En 2014 las últimas reuniones se realizaron con los vecinos de la zona de Piedras Coloradas.
 
Piedras Coloradas, localidad ubicada en el suroeste del departamento de Paysandú, es denominada la Capital Nacional de la Madera debido a la gran actividad forestal que se desarrolla en la zona. Desde 1989 sus 1.200 habitantes celebran cada año la Fiesta Nacional de la Madera, que ofrece espectáculos musicales, feria de artesanos y la original olimpíada de la madera donde leñadores locales compiten demostrando sus habilidades en el manejo del hacha y la motosierra.
 
La maestra Cecilia Martínez comenzó este año a dictar clases en la Escuela de Piedras Coloradas a la que asisten 196 niños. Concurrió a los dos talleres organizados por Fundación UPM como una “colaboradora de la comunidad”, como ella misma se define. En lo personal la maestra señala que los talleres le otorgaron la posibilidad de integrarse más a las fuerzas vivas de la localidad, y a nivel de la zona destaca que estas instancias “son muy positivas para el medio rural, ya que abren la cabeza, concientizan de la importancia del trabajo en red, y se conocen las problemáticas de otros pueblos vecinos”. A partir de los talleres Martínez participó en la redacción de uno de los tres proyectos que surgieron en la zona como resultado de los talleres, la construcción de un polideportivo.
 
Una de las gestoras de este proyecto, Patricia Berocay, quien se desempeña como  directora del Liceo, cuenta que su objetivo de trabajar de forma cooperativa coincide con el de los talleres planteados por la Fundación. “Colmaron mis expectativas, era lo que yo quería, lograr algo comunitario, que cada uno no sólo mire su chacrita si no todo el entorno”, señala Berocay. Así, luego del primer taller se reunió todas las semanas a trabajar con otros líderes de la comunidad para plasmar en papel sus ideas. Uno de ellos es el encargado de la Junta Local de Piedras Coloradas y Orgoroso, Jorge Cáceres, quien explica que los talleres le dieron el empuje para transformar “una necesidad de toda la zona”, como el polideportivo, en un proyecto formal, viable y con el apoyo de diversas instituciones. En este sentido, Cáceres expresa que “Fundación UPM nos brinda la posibilidad de plantear una obra importante que todos queremos como comunidad”. Ese “todos” formulado por Cáceres es avalado por las fuerzas vivas que trabajaron en la propuesta; representantes de la Junta local, el Liceo, la Escuela, el CAIF, la Policlínica, el Club de fútbol, el Centro MEC y empresas forestales radicadas en la zona.
 
El gran objetivo de la propuesta consiste en techar, hacerle un cerramiento lateral y construir más vestuarios y baños a la cancha municipal que existe actualmente en Piedras Coloradas. Anualmente se realiza allí la popular Fiesta de la Madera que recibe un millar de visitantes procedentes tanto de localidades cercanas como de la capital departamental. Además, la cancha es utilizada frecuentemente por los 500 niños que concurren a la Escuela, el Liceo y el CAIF. “Ante cada evento los niños me preguntan: ¿y si llueve? Siempre estamos rezando para que no llueva, porque en Piedras (Coloradas) no existe un lugar cerrado para realizar los actos patrios o las actividades culturales y sociales”, afirma Berocay.
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3