603341 459894587381500 665563122 nwilliamgonzalez

La búsqueda de objetos de valor patrimonial en el entorno de los muelles del Paisaje Industrial Fray Bentos (PIFB) arrojó un hallazgo arqueológico que podría datar de fines del siglo XIX, cuando todavía operaba la Liebig’s Extract of Meat Company. Se trata de un recipiente de hierro fundido de forma circular de 87 cm de diámetro y casi un metro de alto presumiblemente utilizado para la carga de sal y carbón. Tiene una forma apenas cónica y base plana, con dos soportes laterales tipo muñones para hacerla pivotar. El recipiente se encontró a varios metros de profundidad y semienterrado bajo los muelles de madera, donde habría permanecido sumergido por más de un siglo. Aunque exhibe las marcas del tiempo, la pieza se encuentra bien conservada y no presenta perforaciones.

El hallazgo fue realizado por Alejo Codero y Valerio Buffa, ambos buzos de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación (CPCN) especializados en relevamientos de sitios subacuáticos y marítimos de importancia patrimonial. En la extracción participó también Alfonso Quian, buzo profesional que colabora honorariamente con la CPCN.

Según Alejo Cordero, quien también es curador de la CPCN, la forma, el material y los procesos mediante los cuales fue construido este objeto indicarían que podría datar de fines del siglo XIX. El hierro se trabajó mediante dos técnicas distintas, colado y martillado, y las uniones están resueltas con remaches también de hierro.

Como ya se ha informado, esta es la segunda exploración subacuática en el área declarada patrimonio mundial por la Unesco, declaratoria lograda en la anterior administración municipal.
La búsqueda es parte de los estudios de impacto necesarios para planificar la futura reconstrucción del muelle principal del Exfrigorífico, a cargo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Andrea Castillo, arqueóloga del equipo técnico del PIFB que dirige los estudios de impacto arqueológico para la reconstrucción del muelle, destacó que “estos estudios subacuáticos se limitan al área más próxima a los muelles, porque allí se realizará una obra, pero tenemos planificado retomar la búsqueda de bienes de valor patrimonial en toda el área acuática de amortiguación”. Sobre el hallazgo Castillo explicó que “la prioridad es asegurar la perfecta conservación de la pieza, que es también parte del patrimonio mundial”.

El recipiente fue momentáneamente extraído del agua para planificar la forma ideal de trasladarla, tratarla y conservarla evitando su deterioro o descomposición. Una vez analizado el estado de conservación, su peso aproximado y la resistencia del material, el recipiente fue nuevamente depositado en la profundidad de las aguas, para evitar que el contacto con el oxígeno pudiera alterarlo. Durante toda la operación los buzos responsables de la extracción se ocuparon de evitar que el hierro se secara.
Nota proporcionada por oficina relaciones públicas INR arreglo nuestro

La extracción definitiva se realizará en algunas semanas, una vez que se disponga de los materiales para garantizar su óptima conservación en el propio Exfrigorífico Anglo. Este tratamiento incluye un largo proceso de lavado, luego del cual se seca y se sella para evitar la reacción del material en contacto con el oxígeno. Todo el procedimiento puede llevar entre tres y seis meses. Posteriormente sería posible la exhibición de esta pieza en el Museo de la Revolución Industrial.

Si bien el río Uruguay tiene baja salinidad (menor al agua de OSE o el agua mineral), la sal depositada durante tantos años en cada poro de esta superficie podría ser suficiente para dañarlo en pocos minutos al tomar contacto con el oxígeno. El deterioro se produce tanto por proceso químicos como electroquímicos, los cuales provocan corrosión. Según Cordero, si la pieza se expusiera a la atmósfera sin el lavado y sellado adecuado, se empieza a “pelar como una cebolla”. El aumento de temperatura comparada con la de la profundidad de las aguas y la incidencia lumínica también acelera el proceso de corrosión.

Posibles usos del objeto encontrado
Se estima que el recipiente encontrado podría haber sido utilizado para la descarga de sal y carbón, los dos insumos fundamentales que se importaban para el funcionamiento de la fábrica. El muelle bajo el cual se encontró era, en esa época, el único que existía y se destinaba tanto a tareas de exportación como importación. El traslado del recipiente y su contenido era realizado por una grúa a vapor, anterior a las que actualmente se encuentran sobre el muelle.

Detección remota, buceo y extracción


En primera instancia los técnicos responsables del estudio de impacto detectaron la presencia de este objeto con instrumentos de detección remota. Posteriormente los buzos realizaron inmersiones para tomar contacto directo con la pieza y estimar su interés patrimonial. En la jornada de ayer procedieron a desenterrarla y trasladarla mediante flotación hasta tierra firme. Por último regresaron el recipiente al río, donde permanecerá por algunas semanas hasta su extracción definitiva.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn