CERCA SALUD PUBLICA
¿Quién controla locales que se alquilan para fiestas?
Una fiesta de 15 años, realizada por padres trabajadores, con el esfuerzo y la ilusión que eso significa, juntando pesito por pesito, ahorro con ahorro, meses de lucha, sacrificio, prohibiciones, todo para tener la noche soñada que cada hija merece al cumplir los 15 años.


Qué decir de la ilusión de la cumpleañera, esperando meses y meses a veces años a que llegue su gran noche, reunir a la familia, seguro muchos se verán luego de tantos años, reunir a los amigos, vecinos para disfrutar de esos tan maravillosos 15 años.
Buscar el menú, el local, el decorado, las manos laboriosas de las mujeres y familiares dando los últimos detalles, alquilar el local, la noche de la fiesta, el esfuerzo de tantos meses de trabajo da paso a la alegría, a la sonrisa, a la música, al compartir con seres queridos.


Y cuando todos disfrutan de ese momento que tendría que ser inolvidable, viene lo peor, lo que nadie podía imaginar.
Estructuras de hierro se desprenden de los muros rotos y caen al piso, provocando lesiones de diferente entidad a 4 niños de la familia que solo se estaban divirtiendo en el patio.


Gritos desgarradores, pensar en lo peor, ver a algún niños sangrar por la cabeza llorando, asustados, la angustia de la familia, derivarlos al hospital, el ingreso a la emergencia, los primeros auxilios, los puntos en la cabeza o los magullones en los otros niños que pensaban que la estructura había caído por su culpa con esa inocencia de no saber que las estructuras no caen porque los niños jueguen en el patio, sino que caen porque alguien las dejó ahí, sin la seguridad que tienen que tener las estructuras en un local en donde una semana sí, y la otra también se entrega o alquila para fiestas sociales.


En ese mismo lugar en donde ocurrió la caída de esta estructura de fierro, no hace mucho tiempo, también participábamos de un cumpleaños familiar en donde los niños jugaron y se divirtieron en el mismo lugar que pudo ser el lugar de una tragedia.

¿Y quién es responsable en un local (de un gremio como el de Salud Pública, que hasta el día de hoy, ninguno de sus integrantes ha gastado un mensaje de celular preguntando por la salud de los niños afectados) de la seguridad?
Integrantes del gremio que cuando fueron notificados en forma desesperada de lo que había sucedido la respuesta fue: que solo eran raspones.


No solo fueron raspones, fueron puntos en la cabeza, para criaturas que solo fueron a divertirse a un cumpleaños, y cuyos padres y demás familiares pensaron que el lugar el local era seguro.
Nadie pensó que 4 criaturas fueran a terminar siendo asistidas en el hospital local en la emergencia, ellas no tuvieron la culpa de las condiciones en que se otorgan y ceden o alquilan los locales, en este caso puntual el del gremio de salud pública, ningún niño va a un cumpleaños para terminar en un tomógrafo realizándose un estudio para saber si hay otra lesión en su cabeza.


Ningún padre o abuelo piensa que por el solo hecho de llevar a un niño a un cumpleaños el mismo puede resultar lesionado, y en este caso puntual damos fe que los niños están protegidos por el Creador, porque pudimos tener una tragedia analizando lo ocurrido.
Gracias a Dios no la tuvimos, pero pudieron haber muerto, o resultar con lesiones peores y permanentes, una estructura de hierro golpeando sobre sus cabezas y otras partes de su cuerpo, en una sede social, gremial usada con fines sociales.
¿Quién controla?
¿Intendencia no tiene que dar final de obra o solo es para comercios e inversiones, bomberos no requiere autorización, quién controla estos locales para que la gente esté tranquila y no se produzcan estos accidentes que pueden terminar en tragedia?


¿Quién nos da la seguridad, como autoridad que realizan los controles pertinentes y que los locales están habilitados?
¿O a algunos se les exige ciertos requisitos y a otros no?
¿De qué forma se recompone esto?
¿Quién es el responsable de lo ocurrido?
¿O son varios los responsables por falta de controles, que garanticen que una edificación está en condiciones de ser, cedida, prestada o alquilada para estos fines?
¿Quién es el responsable de controlar, fiscalizar, exigir habilitaciones, controles etc; es una persona o varias instituciones las que deberían darnos seguridad que los locales están en condiciones?
¿Cómo se recompone lo sucedido?, ¿es posible recomponer el daño moral ocasionado, además del daño físico a criaturas, que pasaron por ese momento tan terrible?
¿Cómo se recompone el mal momento vivido por todos los invitados, mozos, asistentes, familiares y la propia joven que cumplía sus 15 años?


Capaz un día, cuando la Justicia tome cartas en el asunto, comencemos a pensar que debemos controlar hasta el más mínimo detalle cuando alquilamos un salón, o porque somos socios de una institución y tenemos el derecho a su uso.
Jamás pensamos que alguien pueda ceder un salón bajo estas condiciones de inseguridad en las estructuras que estaban puestas sin las medidas correspondientes sobre un muro roto.


Estamos en una ciudad en donde nadie controla nada, en donde las cosas que pasan, pasan por imprudencia y falta de controles, no tenemos controles para los animales que provocan siniestros de tránsito en la vía pública, no tenemos control ni soluciones para toda la problemática de animales sueltos en la vía pública que ya se está convirtiendo en un grave problema con afectación a la salud de las personas, principalmente a niños que han jugado en areneros con materia fecal de perros con zoonosis, no tenemos controles sobre el mal trato animal, no tenemos controles sobre el estado de las calles plazas y espacios públicos en donde se generan situaciones de peligro, no tenemos controles para espacios privados que deben tener un final de obra, una habilitación, y son usados para negocio o fines sociales, en donde se cede o se alquila su uso. No tenemos controles y menos medidas para luego de ocurridos los accidentes se puedan tomar medidas correctivas que den tranquilidad a los que vienen atrás a alquilar los mismos salones.

Solo esperamos que las personas involucradas puedan presentar el tema ante la justicia, para reclamar que haya responsables de lo sucedido, aunque el mal provocado no tiene vuelta atrás, pero por lo menos saber que se toman medidas para que esto no vuelva a ocurrir y no haya que lamentar el día de mañana la pérdida de la vida de un niño o un adulto que solo va a una fiesta a divertirse y a pasar un buen rato con su familia.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn