20130313-upmrolos-ici-upm12
 
Mucho se practica últimamente lo que se dio en llamar "periodismo sopapo".
No necesita explicaciones para un buen entendedor.
Y pasa periódicamente con temas como pesticidas, etc. Como ahora con el endosulfán y su presunta utilización por una planta de celulosa.
 
 
La cosa es simple: lo utiliza la agricultura a su riesgo, pero el viento y la lluvia pueden arrastrarlo a plantaciones forestales.
De esa forma los troncos llegan a una planta, son lavados cuidadosamente, y los restos van a parar a lo que se denominan aguas residuales; es decir que no pasan al proceso de la madera.
En cantidades muy ínfimas y lejos de los topes internacionales, puede ocurrir que lleguen a un rio.
Y aparecen las mariposas gritando a voz de cuello "me violan, me violan"... máxime cuando aparece en el tapete informativo el procesamiento de dos "ambientalistas" causantes de la muerte de un motociclista en Gualeguaychú...
El laboratorio Pacific Rim de Canadá, encargado de realizar los análisis de los efluentes para una ONG, detectó que la pastera vertió al río endosulfán, un insecticida que por su alta toxicidad está prohibido en más de 50 países, incluido el Uruguay. Los integrantes argentinos del comité científico lo denunciaron en la última reunión de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), responsable del monitoreo de la papelera, y reclamaron a sus pares uruguayos informar al gobierno de José Mujica para que aplique sanciones a la empresa, aunque sin obtener respuesta.
La prensa uruguaya fue cautelosa e informó que "el director de Medio Ambiente, Jorge Rucks, informó que la planta de UPM (ex- Botnia) no utiliza endosulfán en su producción, un agroquímico prohibido en Uruguay desde 2011.
 
El jerarca salió al cruce de los dichos del delegado argentino ante la CARU, Héctor Retamal, quien aseguró que se encontró endosulfán en una pileta residual de UPM y que el laboratorio canadiense que realiza exámenes para el monitoreo del río Uruguay -cuyos resultados Argentina dice que son reservados y ha impedido su difusión- lo confirmó.
Rucks dijo que lo que trascendió es "un dato puntual y fuera de contexto" de la delegación argentina y se preguntó "por qué aparece en este momento cuando los monitoreos se hacen en la planta desde dos años atrás y no hay acuerdo para hacerlos públicos"
"Si hay acuerdo que no son públicos por determinadas condiciones que pone Argentina y ahora usan este dato quiere decir que no hubo problemas hasta ahora", agregó. Aclaró que el endosulfán no es una sustancia que se utilice en el proceso productivo de UPM. "Es residual, se mantiene en el ambiente y por eso se prohibió", dijo. En Argentina su uso no está limitado.
Pero los perros rabiosos de los piqueteros de arroyo Verde encendieron las lámparas de largada  de la prensa hostil entrerriana, que empezó el novelón
El "periodismo sopapo" empieza su labor.
Pero la posición de Uruguay sobre el tema es otra.
Por ley N° 17.732 de fecha 31 de octubre de 2003, Uruguay aprobó el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.
El Convenio de Estocolmo refiere a ciertas sustancias químicas, que actualmente se reconocen como persistentes y bioacumulabíes, que pueden causar efectos negativos al ambiente, incluida la salud humana.
Entre esos productos, el Convenio alcanza una serie de sustancias químicas, algunas de las cuales pueden ser utilizadas como plaguicidas, para las que establece medidas de eliminación, además de la adecuada disposición de las existencias al momento de la prohibición.
QUÉ ES EL ENDOSULFÁN - Es un plaguicida utilizado en distintos tipos de cultivos: soja, tomate, papa, tabaco pimentón, cerezo, ciruelo, damasco, manzano, peral, maíz y la vid entre otros. Pertenece al grupo de los organoclorados que fue introducido en la década del 50, momento en el que emergió como uno de los más importantes productos químicos utilizados contra ácaros e insectos en la agricultura y sectores relacionados. Actúa como insecticida por contacto e ingestión, además de tener una leve acción fumigante.
 
Ya  en la Quinta Conferencia de las Partes del Convenio de Estocolmo, celebrada en Ginebra, del 25 al 29 de abril de 2011, se incluyó el Endosulfán en el Anexo "A" del mismo, como parte de la lista de contaminantes cuya producción y uso se pretende eliminar.
Cabe recordar que, por Decreto 375/006, de 9 de octubre de 2006, se declaró de interés nacional la aplicación y ejecución del Plan Nacional de Implementación del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes.
 
Oportunamente el gobierno de la época consideró que era conveniente adoptar medidas que aseguren la prohibición de la introducción; producción o uso de tales sustancias en el territorio de la República, en este caso Endosulfán, en aplicación de los Principios de la Política Ambiental Nacional de Protección del Ambiente (artículo 6o de la Ley N° 17.283, de 28 de noviembre de 2000).
 
El Endosulfán ha sido objeto de medidas previas de restricción o prohibición parcial, por lo que las que se adoptarán a través del presente, no tendrán un impacto mayor sobre el comercio y la producción nacional, no obstante lo cual se establecerá un plazo para la denuncia de existencias; ATENTO: a lo dispuesto por la Ley N° 16.112, de 30 de mayo de 1990, por la Ley N° 9.202, de 12 de enero de 1934, por el artículo 137 de la Ley N° 13,640, de 26 de diciembre de 1967, y, por ef artículo 20 de la Ley N° 17.283, de 28 de noviembre de 2000
No hemos descubierto la pólvora de cómo procedió Uruguay.
Nos limitamos a recordar algunos de los considerando para que la Presidencia de la República adoptara un decreto del 5 de diciembre de 2011, en el que se establece
 
Artículo 1°.- (Prohibición): Prohíbase la Introducción, la producción y la utilización, en cualquier forma o bajo cualquier régimen, en las zonas sometidas a la jurisdicción nacional, de las sustancias químicas y las preparaciones o formulaciones que contengan Endosulfán, Número de Registro CAS (Chemical Abstracts Service) 115-29-7 y sus Isómeros (CAS N° 959-98-8 y 33213-65-9).-
Artículo 2°.- (Alcance): La prohibición establecida en el artículo anterior comprende toda forma de uso, incluyendo el agropecuario, industrial, doméstico, sanitario y cualquier otra forma de utilización posible de dichas sustancias. Solamente queda exceptuada la importación de cantidades de un producto químico destinado a ser utilizado para investigaciones a escala de laboratorio o como patrón de referencia.
Artículo 3°.- (Declaración): Todo tenedor, a cualquier título, de las sustancias químicas incluidas en el artículo Io, sus preparaciones o formulaciones a la fecha de la publicación del presente decreto, deberá declararlas a la Dirección Nacional de Medio Ambiente del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, dentro de los 3 (tres) meses inmediatos y siguientes de la referida publicación. Dicha declaración tendrá el carácter de declaración jurada. Recibida cualquier declaración, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, dará cuenta al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca o al Ministerio de Salud Pública según corresponda.-
 
Artículo 4°.- (Contralor): Los ministerios respectivos dentro del ámbito de su competencia, efectuarán el contralor del cumplimiento del presente decreto; el que será coordinado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente a través de la Dirección Nacional de Medio Ambiente.
 
Artículo 5°.- (Sanciones): Los infractores a las disposiciones del presente decreto, serán sancionados de conformidad con lo establecido por el artículo 6o de la Ley N° 16.112 de fecha 30 de mayo de 1990 y el artículo 15 de la Ley N° 17.283 de fecha 28 de noviembre de 2000, de la siguiente forma: 
a)    Con multa de entre 100 UR (Unidades Reajustables cien) y 5000 UR (Unidades Reajustables cinco mil), cuyo monto se graduará según la gravedad de la infracción.
b)    En forma acumulativa con la multa que correspondiera, cuando se trate de infracciones que puedan ser consideradas graves, se podrá proceder al decomiso de los objetos utilizados en la actividad ilícita, como los vehículos, naves e instrumentos, sin que resulte relevante el titular de la propiedad de los mismos.
c)    En forma acumulativa a las anteriores, cuando se trate de infracciones que sean consideradas graves o de infractores reincidentes o continuados, disponer la suspensión hasta por ciento ochenta días de los registros, habilitaciones, autorizaciones o permisos para el ejercicio de la actividad respectiva.-
 
Artículo 6°.- (Otras medidas): Lo dispuesto en el artículo anterior es sin perjuicio de la adopción de las medidas complementarias previstas en el artículo 14 de la Ley í\l° 17.283 de fecha 28 de noviembre de 2000, así como las facultades conferidas por el artículo 453 de ia Ley N° 16.170 de fecha 28 de diciembre de 1990 y por el artículo 4o de la Ley N° 16.466 de fecha 19 de enero de 1994.
Artículo 7o.- (Vigencia): El presente decreto entrará en vigencia a partir de su publicación y sus disposiciones tendrán aplicación inmediata, salvo en cuanto a la prohibición de uso de las existencias de las sustancias que se encontraran en el territorio nacional en esa fecha y que fueran declaradas en la forma prevista en el artículo 3o.
En esos casos el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y, según corresponda, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y  
Pesca o el Ministerio de Salud Pública, determinarán la forma de uso o de disposición final de tales existencias, la que deberá efectivizarse en un plazo no superior a un año contado a partir de la publicación del presente.
Artículo 8°.- Comuniquese, publíquese,etc,.
Y firman Mujica, Muslera, etc...
El resto... el resto es silencio
Portal Tiempo

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn