05142013 AP1109210111250-600.jpgLORO(http://photos.state.gov/libraries/amgov/3234/Week_2/05142013_AP1109210111250-600.jpg) (227)


        El lustroso plumaje de los guacamayos alegra los bosques de América Central y América del Sur, pero es posible que las aves tropicales también puedan ayudar a los científicos a comprender mejor la evolución aviaria y la inteligencia y la longevidad humanas. Científicos colaboradores de la Universidad A&M de Texas y el Centro de Investigación Tambopata en Perú anuncian que han secuenciado el genoma completo del guacamayo rojo, una de las 23 especies de estas aves coloridas.       

 

Se han estado analizando minuciosamente los genomas de otras aves, pero el guacamayo no es un ave cualquiera.

Es más inteligente, puede aprender a hablar y vive hasta aproximadamente los 75 años de edad.     

  "Nuestra secuencia genómica del guacamayo puede ayudar a aclarar los factores genéticos que influyen en la longevidad y la inteligencia", admitió Ian Tizard del Schubot Exotic Bird Health Center en la Universidad A&M de Texas.       

El desarrollo del cerebro y el volumen cerebral del guacamayo en peligro de extinción son distintos de los de otras aves, y estudios comparativos podrían apuntar a características genómicas que explican las diferencias.   

    Los guacamayos alguna vez recorrieron los trópicos del hemisferio occidental, pero al verse atrapados debido al comercio de animales domésticos y la deforestación de su hábitat se han producido marcadas disminuciones en sus poblaciones.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn