safe image

TRATA DE PERSONAS

Chinos pagan 10 mil dólares para cruzar el río Uruguay e ingresar ilegalmente en Entre Río

magenLuego de recorrer la zona y recabar datos de no menos de 20 fuentes diferentes, entre ellas lancheros, integrantes de diferentes fuerzas de seguridad y referentes de organismos oficiales como: migraciones, embajada y aduana; el programa televisivo “Cuestión de Fondo” que conduce Daniel Enz logró marcar al menos dos de las rutas utilizadas con frecuencia para la llegada ilícita de los ciudadanos orientales a Argentina.

El río Uruguay, el lugar elegido

Una vez más el escenario es el río Uruguay en el sur de Entre Ríos, en un trayecto de no más de 25 kilómetros de extensión que goza de un bajo nivel de control de Prefectura Naval Argentina.



Al igual que en el contrabando, la costa argentina elegida para desembarcar se ubica entre la zona de la ex Pesquería “Galli”, a pocos metros del Balneario “Ñandubaysal” en Gualeguaychú, hasta la desembocadura del río Ñancay sobre el rio Uruguay. En esa franja hay al menos tres puntos de desembarco que son los más elegidos por las lanchas por tener una rápida y accesible vía de escape terrestre a la ciudad de Gualeguaychú, la Ruta Nacional 14 o la localidad de Ciebas.

En la costa de enfrente, es decir del lado uruguayo, el embarque es preferentemente el Balneario de “Las Cañas” (Fray Bentos) en el que, según pudo confirmar una de las fuentes consultadas, las personas hacen la logística de todo el paso de los ciudadanos chinos e incluso tienen una vivienda en la que refugian a los orientales hasta tener las condiciones apropiadas y aceitadas para lograr el cruce en lancha hasta argentina.



Desde el Balneario de “Las Cañas” hasta las pesquerías en las costas argentinas hay alrededor de 10 a 15 minutos en lancha o unos 30 a 40 minutos si desembarcan en la zona de Ñancay que luego por vía terrestre llegan rápidamente a la Ruta Nacional 14 o a Ceibas.



La otra costa uruguaya elegida es La Concordia, una localidad balnearia del departamento de Soriano ubicada frente a la desembocadura del Ñancay, con cómodos espacios para bajadas de lanchas y un dato que no es menor: está a solo 10/15 minutos por agua de Argentina.

Dos circuitos para viajar de Fujian a la Argentina

La mayoría de los que realizan esta travesía son originarios de la provincia china de Fujian. Uno de los circuitos de viaje estimado, es que llegan en avión hasta Brasil, cruzan la frontera al Uruguay por Chuy (que se puede hacer tranquilamente caminando). Desde ahí son trasladados hasta una vivienda en el Balneario de “Las Cañas”, cruzan en lancha hasta la zona de la ex Pesquería “Galli”.

Una vez allí, suelen llegar a Gualeguaychú para quedarse o trasladarse a otras ciudades, o también otras veces permanecen unos días en un viejo casco de una estancia conocida en la zona, hasta que las condiciones estén dadas para continuar con el traslado.



El otro circuito (según están investigando las autoridades nacionales) parte también de Fujian y llega en barco hasta el puerto de Montevideo, donde luego son trasladados hasta la localidad de La Concordia y de allí en lancha hasta Ñancay para desembarcar por los arroyos internos en la Ruta Nacional 14 o Ceibas, con destino luego la provincia de Buenos Aires.

Apoyo local

Todo este circuito que hacen los orientales desde China hasta Argentina tiene respaldo local, desde la logística hasta la complicidad u omisión de las fuerzas de seguridad nacionales.

El costo total desde que un ciudadano chino sale desde Fujian hasta llegar a Gualeguaychú es estimado en 10 mil dólares que se van pagando en efectivo a medida que van cruzando las diferentes fronteras.

Por ejemplo, según el relato de uno de los lancheros que ha participado de los viajes, el cruce de Uruguay hasta Argentina vale entre Us$ 1.500 y Us$ 2.000 por persona, se realiza en horarios nocturnos y es abonado cuando la lancha toca la costa argentina.



Las embarcaciones que hacen este tipo de transporte, y que generalmente también contrabandean otro tipo de artículos, son Trucker que cargan hasta 2000 kilos iguales a los de cualquier pescador e incluso suelen llevar también los elementos de pesca para pasar inadvertidos.

 

Fuente: Cuestión de Fondo (Canal 9) - Análisis Digital.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn