01242014 syria women jpg 300información aportada por la Embajada de los EEUU en nuestro país.

Esta entrada de blog de Rick Barton, secretario de Estado adjunto para Conflictos y Operaciones de Estabilización, se publicó el 17 de enero en el sitio web del Departamento de Estado.

Alzar la voz de las mujeres en el conflicto de Siria

Por Rick Barton

Reem Halibi se sumó a la revolución siria en sus comienzos. Como estudiante de la Universidad de Aleppo cuando comenzó la revolución, recibió un disparo durante una manifestación y, decidida a participar, viajó a Gaziantep (Turquía) en septiembre de 2012 para formarse en administración civil y medios de comunicación.

La Oficina de Conflictos y Operaciones de Estabilización (CSO) ha tenido un equipo en Turquía desde principios de 2012 para ayudar a formar y dotar a la oposición civil siria. “Reem es una de las figuras destacadas”, dijo Jennifer Marron de CSO, quien pasó seis meses en Turquía. “Estableció Radio Naseem, la primera estación de radio independiente propiedad de una mujer en Siria. También fue la primera estación independiente en la provincia de Aleppo”. Radio Naseem se dedica a mejorar la percepción del activismo político, la ayuda humanitaria, los peligros del extremismo y otros problemas. Reem también lanzó la revista femenina Jasmine de publicación nacional, que contiene artículos sobre los derechos humanos, la función de la mujer en la revolución y en sus comunidades, y la sociedad civil.

Estados Unidos considera que la oposición puede hacer más para aprovechar los puntos fuertes y las destrezas de las mujeres. CSO ha realizado varios talleres, cuatro solo para mujeres, para enseñarles a mejorar la seguridad de sus comunidades. Puesto que pocas mujeres están siendo elegidas a ocupar cargos de liderazgo en los concejos municipales, la formación que proporcionan CSO, DRL y USAID les ayuda a las mujeres a encontrar su voz y participar.

“La formación también ha mejorado su autoestima”, afirma Marron. “Incluso el recibir una computadora portátil impulsó a muchas mujeres a comentar que se sentían más firmes y preparadas para abordar los problemas comunitarios”.

 

Para un estadounidense es fácil olvidar lo difíciles que pueden ser los desafíos para una mujer que trata de hacerse hueco en el gobierno. Durante un viaje que hice a Turquía en octubre con Catherine M. Russell, embajadora itinerante para Asuntos Mundiales de la Mujer, hablé con varias de las mujeres a las que hemos capacitado y me comentaron acerca de la resistencia que afrontaban por parte de los hombres en los concejos municipales, que les decían: “Ahora mismo es demasiado peligroso para las mujeres; desempeñan una función en la medicina y en la enseñanza – su trabajo no es la política”.

Una mujer nos dijo: “Yo había perdido la esperanza de poder ejercer de juez y de hacer justicia... sobre todo después de que el aumento de las tensiones y la dificultad de la participación de la mujer me obligaran a huir a una zona rural, que es más segura”. Sin embargo, dijo que después de participar en un taller, ha encontrado nuevas energías para realizar su trabajo y participar en la toma de decisiones. La computadora portátil le ha servido para documentar las violaciones para poder hacer responsables a los culpables cuando mejore la situación de seguridad.

El propósito de la política estadounidense es lograr que la oposición sea más capaz hoy y mañana, con el fin de avanzar hacia un acuerdo negociado. Como en todas nuestras iniciativas, CSO depende de compañeros de equipo valiosos, entre estos las oficinas de MEPI, OTI, NEA y DRL en el Departamento de Estado, USAID, el Reino Unido y diversas organizaciones sin fines de lucro con sede en Turquía. Juntos, estamos alzando la voz de las mujeres en este conflicto.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn