01292014 pr malawimusic lg-300

Información proporcionada por la Embajada de los EEUU en Uruguay.


Washington — Los voluntarios del Cuerpo de Paz en todo el mundo marcan una diferencia con la música. Al compartir su amor por la música con los jóvenes de sus comunidades, los voluntarios reducen las diferencias de lenguaje y cultura para educar a los jóvenes. La música tiene el poder de mejorar el aprendizaje y el entendimiento mundial, ya que reúne a personas de todas las procedencias, afirma el Cuerpo de Paz.

ALBANIAEn Albania, el voluntario del Cuerpo de Paz, Brendan Bates, de Santa Ynez, California, usa su guitarra para optimizar sus lecciones de inglés y se ha asociado con un pastor local, quien también toca la guitarra, para formar un grupo de música para jóvenes de su comunidad, que se reúne dos veces por semana.“A los albaneses les encanta la música estadounidense y la oportunidad de aprender a tocar sus canciones favoritas realmente ha inspirado a mis estudiantes”, expresó Bates. “Siempre me ha gustado mucho tocar la guitarra, pero nunca pensé que tendría la oportunidad de compartirlo y enseñar a otros cómo tocar este instrumento”.

Una iglesia local compró cuerdas nuevas de guitarra y pagó las fotocopias de la música para los estudiantes, quienes posteriormente tocaron en su celebración de Navidad. Gracias a las contribuciones de la comunidad, el grupo ahora tiene siete guitarras.

 

“A medida que nuestra clase se volvió más organizada, aparecieron más guitarras”, relató Bates. “Hemos avanzado de 10 estudiantes que no sabían nada de guitarra a un grupo de guitarristas que pueden leer partituras y tocar acordes”.Bates también ha estado aprendiendo canciones folclóricas albanesas para conectarse aun más con sus estudiantes.“Tengo la oportunidad de aprender una variedad de canciones y letras albanesas, desde las canciones tradicionales más antiguas hasta la música pop moderna albanesa; otro aspecto gratificante del intercambio cultural del Cuerpo de Paz”.

MALAWIEn Malawi, los voluntarios del Cuerpo de Paz están trabajando para luchar contra el VIH/SIDA a través de la música, con el Proyecto de Música de Malawi, un esfuerzo de colaboración entre el Cuerpo de Paz de Malawi y una organización no gubernamental (ONG) internacional enfocada en la celebración de la música y las artes.

En diciembre, los voluntarios del Cuerpo de Paz y el personal de la ONG dirigieron un taller para 30 músicos jóvenes, de entre 10 y 21 años de edad, de todo el país, que incluyó clases sobre educación y concientización en materia de VIH/SIDA, teoría musical, enseñanza de instrumentos, administración de bandas, creatividad, escritura de canciones y habilidades para la vida.

“Siento que sin la música, yo no hubiera sido tan efectivo en mi comunidad”, declaró el voluntario del Cuerpo de Paz, Andrew Goforth, de Whitestone, Carolina del Sur. “Lo bello de la música es que pone a todos en pie de igualdad. No importa si se trata de un estadounidense o malawí, hombre o mujer, joven o anciano, o si habla inglés, chichewa o chino; cuando se comparte música con otras personas, ellos no necesitan entender la letra porque la música los conmoverá”.

El taller de una semana concluyó con un concurso de bandas en Lilongüe, con la presencia de la embajadora de Estados Unidos en Malaui, Jeanine Jackson, y el músico malawí Peter Mawanga, como invitados especiales. Jackson alentó a los jóvenes músicos a enfocarse en desarrollar su talento en vez de caer en comportamientos perjudiciales, como el alcoholismo o la drogadicción.PARAGUAYEl voluntario del Cuerpo de Paz, Jordan Vargas, de York, Pennsylvania, está reciclando elementos desechados en su comunidad para disminuir los desechos y llevar instrumentos musicales a los jóvenes locales.

“Las personas tienen recursos y oportunidades limitados en general, ni hablar de aprender y tocar música”, afirmó Vargas. “La música es una parte muy importante de mi vida, una parte que quiero compartir con mi comunidad, pero las limitaciones de dinero y recursos lo hacen difícil”.

Inspirado en una orquesta de Asunción que toca instrumentos hechos con basura, Vargas y los niños de su comunidad comenzaron a experimentar con el armado de instrumentos hechos de elementos cotidianos. Uno de sus primeros instrumentos creados, una guitarra, se hizo con una botella vacía de aceite para motores y restos de madera. Ahora el grupo está trabajando para construir un tambor con viejos baldes de pintura.

“Es un trabajo en curso, pero la experimentación es una gran experiencia para mí y para los niños, al usar la creatividad y nuestra imaginación”, comentó Vargas.El presidente John F. Kennedy creó el Cuerpo de Paz en 1961 para fomentar una mejor comprensión entre los estadounidenses y la gente de otros países. Desde entonces, más de 215.000 estadounidenses de todas las edades han prestado servicio en 139 países del mundo.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn