06122014 AP924279374917 jpg 300


Washington — Un ambicioso movimiento social para erradicar el trabajo infantil se manifestó globalmente hace dos décadas, y desde entonces ha tenido un éxito sin precedentes, según afirma la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).



En un comentario de blog publicado en el sitio web de USAID el 12 de junio, el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se celebra anualmente, Bama Athreya, especialista principal sobre trabajo y derechos laborales, dijo que a fines de la década de 1990 había alrededor de 250 millones de niños ocupados en diversos tipos de trabajo. En 2014 ese total ha bajado a 168 millones.


“La reducción ha beneficiado particularmente a las niñas; el trabajo infantil total entre las niñas ha disminuido un 40 por ciento desde el año 2000, en comparación a un 25 por ciento para los niños”, dice Athreya.



Los encargados de políticas definen el trabajo infantil como una labor peligrosa para la salud, la educación, o el estado físico o mental de un niño. Los investigadores estiman que en todo el mundo hay 98 millones de niños que trabajan en la agricultura cosechando tabaco, cacao, caucho y otros productos mundiales. Los niños también trabajan en industrias peligrosas como el desguazado de barcos y en servicios como los de restaurantes.


Estados Unidos ha comenzado a trabajar para romper el ciclo de la pobreza perpetuado por el trabajo infantil por medio de diversas estrategias.



UN ENFOQUE MULTIFACÉTICO



Las agencias del gobierno de Estados Unidos, en particular el Departamento del Trabajo, han elaborado importantes informes para documentar los temas. A mediados del año 2000 USAID también apoyó la creación de un depósito de fotos y vídeos, que finalmente fue convertido en una película titulada en inglés Stolen Childhoods.(Niñez robada)



“La película no solamente documentó el problema, sino también muestra algunos ejemplos de las actividades que pueden ayudar a los niños, como es el caso de una nueva escuela patrocinada por USAID en comunidades de cosechadores de café en Kenia, que crea oportunidades para que los niños que han estado trabajando en plantaciones cafetaleras puedan ir a la escuela por primera vez”, de acuerdo con Athreya.



Las campañas para despertar la atención también han mostrado el trabajo infantil como un tema relativo a los negocios de compañías en todo el mundo en muchas industrias.



El programa Goodweave ha establecido un sistema de certificación que opera con minoristas, importadores y exportadores de alfombras, con el propósito de asegurarse de que no se emplea labor infantil en la fabricación de alfombras. El programa funciona en lo que conoce como el “cinturón de las alfombras” que va de India a Nepal y que recientemente se ha extendido a Afganistán.



El programa ofrece programas educativos de transición y opera con escuelas para lograr que los niños hallados trabajando reciban ayuda y apoyo para que vayan a la escuela.



Por medio de su Programa Laboral Global, USAID ha ayudado a los trabajadores del sector del caucho en Liberia a organizarse, movilizarse y negociar con sus empleadores para acabar con las prácticas laborales explotadoras, que obligaban a los recolectores de caucho a llevar a sus niños al trabajo, según Athreya.



“Hoy, gracias a la combinación entre la campaña para llamar la atención en Estados Unidos y la tarea de los sindicatos en Liberia para negociar un convenio colectivo, hay una escuela en la plantación de caucho donde todos los niños asisten a clase mientras sus padres, los trabajadores adultos, reciben un salario vital”.



Además la Estrategia para la Educación de USAID está aumentando el acceso a la educación para los niños en todo el mundo, particularmente para aquellos en entornos de crisis o conflicto.



Una iniciativa apoyada por USAID denominada “Espacio para Aprender”, pretende dar acceso universal y obligatorio a la educación en Haití. USAID trabaja estrechamente con el gobierno de Haití para mejorar el sistema educativo y brindar una educación segura e igualitaria a los niños.



“A medida que aprendemos más y más cosas sobre las causas principales del trabajo infantil también retrocedemos para atender esas causas y evitar que el trabajo infantil tenga que ocurrir en algún momento”, escribe Athreya.



La Organización Internacional del Trabajo estableció en el año 2002 el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. Cada 12 de junio, gobiernos, empleadores, organizaciones de trabajadores, sociedad civil, y millones de personas de todo el mundo se suman para destacar la causa de los niños trabajadores, y ver cómo que se puede hacer para ayudar.



El tema de 2014 es “Ampliemos la protección social: ¡eliminemos el trabajo infantil!”, y se basa en los resultados del informe de la OIT publicado en 2013 Medir los progresos en la lucha contra el trabajo infantil (PDF 2.4 MB‎).

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn