DSC 3717 01.JPIQUETEHOY

Clarin.com

Política

02/11/16

El conflicto por la pastera uruguaya

Una comisión argentino-uruguaya tomó 50 muestras de los efluentes de la pastera de Fray Bentos y otras tantas en la desembocadura del río Gualeguaychú, en Entre Ríos.

Finalmente, las delegaciones de la Argentina y Uruguay ante la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) presentaron ayer ante las cancillerías de los dos países los resultados de los monitoreos medioambientales conjuntos efectuados alrededor de la planta de pasta celulosa UPM (ex Botnia), que se levanta en la costa uruguaya de ese curso de agua y que enfrentó a los dos países en un juicio ante la corte de La Haya. En Argentina, la canciller Susana Malcorra recibió en un acto simbólico el sobre con los informes de manos del presidente argentino de la CARU, Mauro Vazón.

De la lectura de los informes decanta que en la desembocadura del río Gualeguaychú en el río Uruguay -del lado argentino- se registranmás contaminantes que los que se observan del lado del río Uruguay donde se levanta la pastera en la ciudad de Fray Bentos, cuyo nombre formal es planta “Orión”.

La publicación de los resultados del monitoreo fue una decisión de los presidentes Mauricio Macri y Tabaré Vazquez luego de sus encuentros en la estancia de Anchorena, Colonia en enero, y más recientemente en Buenos Aires. Tal como había señalado este diario, el presidente Macri dijo la semana pasada que en “horas” se conocerían los resultados de las 50 “campañas” de monitoreo realizadas sobre la planta Orión (UPM-ex Botnia) y de la desembocadura del río Gualeguaychú entre junio de 2011 y julio de 2015. A ellos se sumaron otras 32 tomas de datos en la zona de influencia de esos dos puntos entre septiembre de 2012 y abril de 2015.

Los dos gobiernos acordaron ahora que a partir de diciembre la CARU comenzará a monitorear todo el recorrido compartido del río Uruguay, que es de 500 kilómetros aproxi - madamente.

El resumen del informe muestra que en los monitoreos sobre la zona donde vierte efluentes la planta Orión y en las piletas que acumulan agua de lluvia de esa fábrica, la CARU y la Dirección Nacional de Medio Ambiente de Uruguay (DINAMA) detectaron menos de una decena de "apartamientos de la normativa". En algunos casos, incluso, luego de la detección de sustancias en valores más altos que los permitidos, UPM hizo obras para remediar la situación. Ese fue el caso de la detección de "material sólido superior al 10 mm en la canaleta Parshall", tras lo cual "se colocaron rejas" y esa irregularidad no volvió a aparecer. También se encontraron aceites y grasas por encima del valor establecido -en una ocasión- y "altos valores de PH" en un estudio de 2011. Se encontró fósforo en tres ingresos y en dos ocasiones la temperatura del efluente no cumplió con su nivel de 37°. Por eso se instalaron dos torres de enfriamiento en la zona de descarga.

El contraste con las muestras de agua en la desembocadura del río Gualeguaychú es elocuente. Allí, donde llegan los efluentes vertidos en la ciudad de Gualeguaychú, se encontraron irregularidades en todas las ocasiones en que se emprendieron análisis. Por ejemplo, en los 50 estudios se detectaron presencias de