banco mundial

WASHINGTON, 27 de marzo de 2017 – En los próximos tres años, Uruguay rehabilitará 890 kilómetros de carreteras nacionales, en tanto que 260 kilómetros incorporarán mejoras para reducir los accidentes de tránsito, en parte mediante un préstamo por US$70 millones aprobado el pasado viernes por el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial (BM). La nueva operación utiliza una herramienta financiera denominada Programa por Resultados (PforR, por sus siglas en inglés), que condiciona los desembolsos del préstamo al logro de metas específicas.

Se trata de un financiamiento adicional del Programa de rehabilitación y mantenimiento de la red vial nacional, que continúa brindando apoyo al sector vial de Uruguay para mantener y rehabilitar rutas, caminos y puentes. Incorpora además los componentes de seguridad vial y mitigación del impacto de los efectos climáticos en la infraestructura del país. 

De acuerdo a la Agencia Nacional Uruguaya para la Seguridad Vial, en el año 2015, un total de 506 personas perdieron la vida en accidentes automovilísticos; un 37,5 por ciento de estas muertes ocurrieron en las carreteras nacionales. Por otro lado, la frecuencia de fenómenos climáticos violentos que azotaron el país en los últimos años tales como tormentas severas, ciclones, inundaciones, y temporales ha demostrado la alta vulnerabilidad de la infraestructura de carreteras, que han sufrido las consecuencias de estos desastres naturales. 

Desde el año 2012, a través del Programa de rehabilitación y mantenimiento de la red vial nacional, se rehabilitaron más de 500 kilómetros de carreteras, incluyendo puentes y sistemas de drenaje. El Programa fue implementado por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y la Corporación Vial del Uruguay (CVU), con el apoyo de diversos organismos internacionales de desarrollo.

Con el financiamiento adicional, el Banco Mundial continuará apoyando los esfuerzos de Uruguay para rehabilitar 890 kilómetros de carreteras nacionales, incorporar mejores normas de seguridad vial que permitan modernizar 260 kilómetros de carreteras, así como proveer mantenimiento anual a 3.000 kilómetros de la red vial nacional. Además, se fortalecerán los sistemas de planificación, de control de calidad de las obras, así como los sistemas fiduciarios, los procedimientos de salvaguardas y la resiliencia climática de la infraestructura vial.

“Carreteras en buen estado, más seguras y más resistentes a los impactos climáticos son críticas para la competitividad de la economía uruguaya, sus exportaciones, la integración del país dentro de las cadenas de valor internacionales, y, por consiguiente, para la creación de empleos sostenibles para los uruguayos, expresóJesko Hentschel, Director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

En 2012, Uruguay se convirtió en el primer país de América Latina en hacer uso de la modalidad de financiamiento PforR cuya característica principal es vincular los desembolsos de fondos directamente con la obtención de resultados definidos; de esta forma, el dinero se entregará cuando se hayan logrado y verificado los resultados. La otra característica importante de esta herramienta es que apoya fuertemente el fortalecimiento institucional de las agencias ejecutoras, tornando más eficientes sus procesos y sistemas de producción.

El préstamo del Banco Mundial de US$70 millones es de margen variable, y el plazo de pago es de 17.5 años, con un período de gracia de cinco años.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3