20130402-ministroindustriaROBERTO-KREIMERMAN
NOTA DE PRENSA
 
 
 
El ministro Kreimerman participó de la presentación del documento Una iniciativa sectorial para la difusión de las TIC en las empresas, elaborado por la Cepal y el MIEM. El trabajo conjunto buscó crear un instrumento que favorezca que las empresas incorporen TIC para mejorar su desempeño. Desde la Cepal se elogió que Uruguay cuente con una política industrial.
 
El ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman, expuso hoy en la presentación del documentoUna iniciativa sectorial para la difusión de las TIC en las empresas. La experiencia del Uruguay, elaborado por la Cepal, mediante el proyecto CEPAL @LIS2 (cofinanciado por la Unión Europea), y esta secretaría de Estado, a través del Dirección Nacional de Industrias. Sus autores son Cecilia Plottier, Sebastián Rovira y Giovanni Stumpo.
En el acto, enmarcado en la IV Conferencia ministerial sobre la sociedad de la información de América Latina y el Caribe, que se desarrolla hasta hoy en el Hotel Radisson Montevideo, participaron también la secretaria ejecutiva de Cepal, Alicia Bárcenas; el director nacional de Industrias, Sebastián Torres; el director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la Cepal, Mario Cimoli; y el jefe de la Unidad de Inversiones y Estrategias Empresariales de la Cepal, Giovanni Stumpo.
En el libro se presenta la experiencia realizada en Uruguay, a partir de la colaboración entre el MIEM y la Cepal, para diseñar e implementar un instrumento de política que favorezca la incorporación de aquellas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) específicas que resultan necesarias para mejorar de manera sustancial el desempeño de las firmas, fomentando al mismo tiempo el acercamiento entre demanda y oferta local.
En el resumen del texto se explica que, a partir de cuatro diagnósticos sectoriales, realizados en la industria naval, forestal/maderera, farmacéutica y de biotecnología, se orientó el diseño y la ejecución de una iniciativa para el sector naval (como plan piloto), que incluyó  “un proceso de definición de las soluciones específicas efectivamente necesarias para las empresas [en materia de TIC] y, al mismo tiempo, de acercamiento entre las demandas de las firmas y la oferta de los proveedores locales de servicios basados en TIC”. En este proceso, destacaron los expositores, fue de suma importancia el trabajo junto a la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI).
De este modo, se aportó a las empresas información relevante acerca de las TIC “adecuadas a su estructura y capacidades” y “se establecieron mecanismos para que las empresas pudieran adquirir tecnología con menores costos”. Actualmente, una parte importante de estas empresas están desarrollando cambios.
El documento recuerda que “las actividades para favorecer la incorporación de TIC en las empresas se han desarrollado en el marco de las políticas sectoriales y de desarrollo industrial” del MIEM. “Esto ha permitido colocar las acciones relacionadas con las TIC como un eje transversal de una estrategia más amplia dirigida a transformar la estructura productiva, modernizar las empresas y generar procesos de innovación”, añade.
De hecho, las autoridades de la Cepal que participaron de la presentación destacaron que Uruguay es un pionero en la región al desarollar una política industrial y vincularla con otra política: la de favorecer la incorporación de TIC en las empresas.
 
Conjunción
En su discurso, Kreimerman subrayó la importancia de distintas coordinaciones, entre ellas la  desarrollada con Cepal, para lograr “la transformación necesaria en la estructura productiva” del país. Remarcó las coincidencias con las líneas de Cepal para las políticas industria, energética y de telecomunicaciones, conectadas e interdependientes. En este sentido, también enfatizó la relevancia del Gabinete Productivo.
El ministro manifestó que es necesario “conjuntar las necesidades de las cadenas productivas y las posibilidades de nuestra industria informática y de la informática en general”, uno de los objetivos que persiguió el trabajo conjunto con Cepal.
Además, anunció la creación de un consejo sectorial (integrado por el Gobierno, empresarios y trabajadores) para este sector.
Por su parte, el director nacional de Industrias, Sebastián Torres, dijo que el documento presentado hoy define el abordaje que el Gobierno da a la política industrial en el agro, la industria y los servicios. Remarcó la importancia de que se vinculen sectores muy exitosos –entre ellos el de las TIC- con otros “no tan exitosos e incipientes”, ya que consideró que no puede haber sectores rezagados en este país que crece.
Consideró, además, que Uruguay puede reducir esa “brecha” a través de la incorporación de las TIC adecuadas por parte de las empresas.
La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, elogió el análisis y el trabajo conjunto plasmados en el libro presentado hoy, y dijo que sentará precedentes en toda la región.
El director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de la Cepal, Mario Cimoli, por su parte, sostuvo que este proceso muestra cómo se construye una política industrial, a largo plazo y en procura de construir institucionalidades y capacidades que perduren.
Giovanni Stumpo, a su vez, también se refirió a que el hecho de que Uruguay cuente con una política industrial permite “cruzarla” con otra política: la de favorecer las TIC en las empresas y generar conocimiento, algo que “no es común” en la región.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn