foto CASA Y AUTO JEFATURA YOUNGSí, aunque no crea el titular de la noticia, sucedió en Fray Bentos.

Lo informaron los colegas de Radio Rincón de Fray Bentos, Enrique Bianchi y Josè Martìnez quienes en diálogo con el delegado del Gremio Policial SUPU Hugo Pulas le informaron de esta situación que pasamos a relatar.

Un funcionario del grupo especial, socorrió en móvil policial a un anciano, al recibir una llamada solicitando ayuda, ya que no se contaba con ambulancia en ese momento.

El funcionario para salvar la vida del anciano excedió el límite de velocidad permitido.

Por ese motivo el Sub Jefe de Policía lo sancionó, se le quitó la libreta de conducir y la llave electrónica.

En Fray Bentos hay malestar dentro de las filas policiales.

Y la familia policial no descarta movilizaciones en protesta por la medida adoptada.

A medida que la noticia va ganando espacio en las redes sociales, la indignación aumenta.

Esa fue la información proporcionada al delegado del gremio policial, quien se comprometió a informarse de lo sucedido en el propio comando de Jefatura de Policía de Río Negro.

Nosotros estamos en condiciones de afirmar que a un oficial se le concedió el uso de un vehículo policial para su función, quien viaja en ese vehículo junto al oficial no es su señora legal.

Quien usa la casa proporcionada por el Ministerio del Interior tampoco es su señora legal.

Sin embargo hay cosas que se permiten y otras que se castigan.

El ministerio del Interior debería de tener el registro de los viajes realizados por el vehículo oficial SMI 1664 mediante controles del gps y SINCONVE ya que los gastos ocasionados por ese vehículo usado incluso para viajar hasta la Escuela de Policía a dar clases se paga con nuestros impuestos. Además de otros viajes.

También debería aclarar quienes pueden vivir y pernoctar en casa proporcionada por el Ministerio del Interior.

Hay malestar dentro de la familia policial también porque a los policías se les han quitado las armas largas y solamente tienen pistolas.

El policía no puede usar una fuerza superior a la usada por un atacante en un procedimiento, tiene permitido el uso de la fuerza en forma proporcional al que un atacante o delincuente usa. Si se excede en el uso de la fuerza puede ser procesado y perder su trabajo.

Recordamos en este caso el asesinato de una anciana en la localidad de San Javier, en donde el atacante tenía solamente un cuchillo, que fue suficiente para quitarle la vida a la anciana.

La policía no podía usar para defender a la ciudadana una fuerza mayor a la que usaba el atacante.

Cada día el policía se siente menos respaldado.

Y la población paga las consecuencias.

 

En estos momentos familiares de policías vienen manejando posibilidad de solicitar entrevista y movilizarse cuando llegue el ministro del Interior el próximo mes a nuestro departamento.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn