La Edila 23186 1253027840 1023740308 q.jpgNANCYPARADUJAnacionalista Nancy Paraduja realizó un sentido homenaje al Dr. Luis Alberto de Herrera en la última sesión de la Junta Departamental de Rio Negro.
Dentro de las palabras emitidas destacó:

 “Realmente es de orden, primero que nada, porque si hay algo que aprendimos de nuestro caudillo, del doctor Luis Alberto de Herrera, fue ni más ni menos –y que por suerte podemos poner en práctica en este momento– la cortesía parlamentaria. Es entonces, señor Presidente, que voy a agradecer a los representantes de los partidos políticos que apoyaron para que yo también pudiera hacer una exposición sobre nuestro caudillo.
 Nuestras palabras, señor Presidente, intentarán homenajear a nuestro caudillo del Partido Nacional. Y digo “intentarán” porque su vida fue de eternos desafíos, por lo tanto cumplir fielmente con su trayectoria sería tomar mucho tiempo a esta Corporación. Y justamente no sería homenajearlo puesto que su idea era vivir en un permanente y perseverante trabajo por la patria y la sociedad.
 Luis Alberto de Herrera fue un caudillo avasallante, político en el más amplio sentido de la palabra, historiador profundo, diplomático, muy respetado y consultado en los debates democráticos y consultado por políticos extranjeros sobre temas internacionales.
 Quizás, señor Presidente, hay mucha biografía para hablar. ¡Y vaya que merece que podamos estar enunciando cada una de sus participaciones en la lucha por los ideales del Partido Nacional! Pero antes que nada, lo que le gustaba a Herrera y su objetivo era su patria.
Hemos elegido hablar de otra forma, hablar de la forma que siente el militante en el Herrerismo, hablar de esos ideales que desde muy jóvenes fuimos aprendiendo en el camino.
 


Un político como pocos, con la gran habilidad de emplear el lenguaje adecuado a la situación y al adversario que enfrentaba.
Se decía que el doctor Herrera era un hombre de mundo; de mundo se le decía en la época cuando el doctor podía andar arriba de un caballo y seguir siendo doctor y entender a los pobres.
Un hombre para quien primero y sobre todo estaba el servicio al ciudadano. Prueba de ello son quienes aún relatan las historias y nos cuentan con mucho cariño que si había una cosa que al doctor Herrera que no le gustaba era hacer fila, que la gente tuviera que esperar para algo; no le gustaba la burocracia, mucho menos la corrupción y los abusos, y el maltrato al usuario era alguna de las cosas que mucho le molestaban. Y él trabajaba desde el ámbito político para que esas cosas no sucedieran de parte de los nacionalistas.
Fue un gran defensor de la canasta familiar. Y mire qué cosas tiene esto. Mientras escribía esto –porque no me afirmé en ningún libro, intenté trasmitir lo que siento por esos ideales que abracé desde muy jovencita–, recordaba que el doctor Herrera era un gran defensor de la canasta familiar, él decía que el tabaco, los fósforos y el talud del estadio debían ser controlados para que todos pudieran acceder a ellos. Y la yerba. Y entre todas esas cosas que memorizaba y trataba de plasmar en mi exposición de motivos dije: ¡Caramba, la yerba hoy por hoy tiene algún impuestito, pero…! Se podrá sacar también.
Su preocupación por los más humildes, por los más necesitados le habían hecho ganarse ese mote que dije hace un rato, que cuando lo veían llegar le decían: “El doctor de a caballo”. Si bien todos sabemos que el doctor Herrera disfrutó de los primeros vehículos mecánicos, no dejó de ser un caudillo a caballo, como todos.
Su preocupación siempre fue el destino de la patria. Era el gran motivo de su batallar. Como bien escuchábamos hace unos momentos, era un hombre sin descanso, sin descanso en su vocación de servicio, no sólo a los ciudadanos sino a su partido y a su patria.
Sus amigos de la época le preguntaban cuándo iba a parar, cuándo iba a dejar de hacer tantas cosas a la vez; él en algunas lecturas muy antiguas que tengo el honor de tener en mi biblioteca decía: “Lo volvería a hacer tantas veces, todas las veces que la patria lo necesite”.
Recordaremos algunas de sus frases. Por ejemplo: “Los hombres no somos nada, la nación lo es todo”. Esta frase es muy importante para nosotros también. Gobernar es decidir y es prever. Cuando se conduce hay que poseer visión total del rumbo que lleva ir andando, pero saber adónde se va y llegar.
“Afirmar con acierto el pie en el suelo mientras los ojos y la mente, que también tiene ojos, penetran y adivinan el paisaje que está más allá de las lomas”. Pensamiento que el Herrerismo en particular lleva como guía a la hora de gobernar, entre otros.
Su permanente trato con el ciudadano lo hizo un profundo conocedor de la realidad social, a la cual dedicó todos sus trabajos. Sus trabajos parlamentarios curiosamente culminaban con una frase que decía: “Quedan bosquejados los motivos de esta iniciativa parlamentaria, dueña de nuestros entusiasmos”. Entusiasmos que lo llevaron a presentar el 10 de mayo de 1910 –y tenemos el gusto de tener la exposición de motivos– el ramal de la vía férrea desde Montevideo hacia el norte, haciendo una exposición de motivos precisa y muy ilustrada, hablando desde la importancia del paso del puerto hasta las ricas tierras negras por las que pasaría la vía férrea, las que aún existen aunque duermen –y vaya la redundancia- sobre los durmientes inertes sin actividad desde que desapareciera el paso de los trenes hace un buen tiempo.
Muchos momentos de la vida de Luis Alberto de Herrera me vinieron a la memoria pero he elegido una anécdota en particular, cuando en el año 1913 el doctor Luis Alberto de Herrera fue Diputado por primera vez en el interior, porque ya había sido Diputado en la capital.
Cuando tenía que ver a sus correligionarios en Río Negro venía en barco desde Montevideo. El vapor se llamaba Eolo. Era más rápido que hacerlo por tierra. Cuentan fraybentinos, con quienes tuvimos el gusto de charlar antes de hacer esta exposición de motivos, que bajaba del vapor y se reunía con sus correligionarios y su amigo entrañable de Río Negro, que era don Francisco Requiterena en la confitería “La Central”, que estaba situada en 18 de Julio y Treinta y Tres Orientales.
Sin dudas –como mencionaba hace un momento– para el doctor Herrera fue prioridad el puerto. Y traía algo, señor Presidente, pero no vale la pena porque ya se habló y todos sabemos cuál fue la obra de Herrera junto a su amigo Requiterena cuando en 1928, 1930 prácticamente se culminó la obra del puerto.
Sí quiero señalar que de esta selección de prensa del diario “El Litoral” extraje algo –que si bien no estaba en el tema– que creí pertinente compartir con todos, lo que decía Carlos Roxlo: “Fray Bentos es la rosa más linda de mi tierra”. Lo quise traer junto al homenaje del doctor Herrera para que recordemos siempre cuántos proyectos tuvieron los hombres de entonces para nuestra ciudad y nuestro departamento.
En referencia a la gestión como Presidente del Consejo Nacional, el diario “El Litoral” fechado el 18 de junio de 1948 explica cómo nace el tema del puerto y la ampliación del mismo.
¡Qué paradoja verdad! ¡Qué pensaría hoy el doctor Luis Alberto de Herrera de que a pesar de la modernidad hoy no utilizamos la hidrovía para trasportarnos por el río!
Mientras redactaba esto pensaba cómo sería el viaje por el río de aquí a la capital y de la capital hacia aquí. Quizás en algún momento tengamos que trabajar sobre ello.
El pensamiento ferviente de nuestro caudillo en defensa de la dignidad nacional en cualquier circunstancia y su gran preocupación por la justicia social, sin dudas han sido los grandes aportes al nacionalismo.
Herrera nos ha dejado su legado a los herreristas el de despreciar los dogmas y las doctrinas extranjeras, el de luchar por un estado ágil y eficaz al servicio del soberano y el de defender a ultranza nuestra soberanía.
Todos y con derecho, pueden hablar de nuestro caudillo fallecido hace 54 años, para nosotros es un orgullo que lo hagan y sin dudas un honor militar y trabajar bajo los ideales del Partido Nacional y el legado del doctor Luis Alberto de Herrera; trabajar en la unión del Partido Nacional a la que Luis Alberto de Herrera junto a otros caudillos dedicaron su vida.
El próximo 22 de julio se cumplirán 140 de su nacimiento, para entonces solicitaremos a este plenario continuar rindiendo homenaje a su vida y su trayectoria.
Repito, en momentos que se han cumplido 54 años de su desaparición física, los que lo recordamos con orgullo por su aporte a la patria y a nuestros ideales nacionalistas… Que no les quepa duda alguna que aún sentimos mucho dolor por la pérdida de nuestro caudillo.
A pesar de que han pasado los años nos reconforta saber que la visión que tuvo y plasmó en sus ideales tiene total vigencia en esta patria, en particular aquellos ideales que hablan de la justicia social.
Vamos a solicitar si el Cuerpo nos acompaña que la Comisión de Nomenclátor considere la posibilidad de incluir el nombre de Margarita Uriarte de Herrera para una calle de la ciudad de Fray Bentos y para un espacio público –a futuro– destinado a plaza o plazoleta en la ciudad de Young.
A esto último lo estamos solicitando, señor Presidente, en el entendido de que Margarita Uriarte siempre tuvo una gran preocupación por los niños y en particular por aquellos que tenían una discapacidad. La solicitud es en retribución a esa gran mujer que supo entender y acompañar a su esposo en todas sus luchas en beneficio de los Orientales.
Por último, solicito el pase de mis palabras a la bancada del Congreso Nacional de Ediles del Partido Nacional; a su nieto, el Senador Luis Alberto Lacalle; a su bisnieto, el Diputado Luis Lacalle Pou y al Senador Luis Alberto Heber; todos ellos con vínculos familiares”
Para ver el acta original ingresar a www.juntarionegro.gub.uy

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn