BATLLE jorge

Días pasados por 61 votos contra 20 el Senado del Brasil aprobó el impeachment contra la Presidenta Dilma Rousseff luego de 105 días donde se recorrieron rigurosamente todas las etapas constitucionales. En el caso brasilero el impeachment obedeció a un manejo ilegal de los fondos presupuestales. El maquillaje del déficit, enormemente mayor al denunciado, habilitó este procedimiento que está reconocido en la Constitución brasilera.

No es la primera vez que en Brasil se hacen denuncias de impeachment a distintos Presidentes. En el caso de Color de Mello éste renunció a la Presidencia antes que se votara, en otros casos, no hubo mayorías parlamentarias adecuadas para llevar adelante el planteo hecho, entre otros, por el propio partido de Lula y Dilma, contra Itamar Franco y otros Presidentes.

Al Brasil le pasó otro tanto de lo que le ha pasado a todos los gobiernos populistas de la costa Atlántica de América del Sur.

Miremos cómo está Venezuela. Un país enormemente rico que vive una situación trágica. No tiene ni recursos para alimentarse, ni para cuidar la salud, ni para poder atender las necesidades mínimas de una familia, viviendo arriba de un mar de petróleo. Un desastre!. Una enorme tragedia.

Brasil en el mismo camino. Más allá del terrible proceso corruptivo que desde el segundo gobierno de Lula ha sido ya sancionado por la justicia brasilera – el Mensalao-, proceso que ha determinado que hasta el día de hoy estén presos los dignatarios más importantes del gobierno de Lula, más allá de que esa situación se dio también durante el gobierno del Dilma Rousseff, lo importante, es que el déficit fiscal y el desorden económico del PT trajo como consecuencia esta crisis política que ha terminado con el Sr. Temer en el gobierno y la mayor parte de los empresarios brasileros y los gobernantes brasileros del PT, presos. Hoy, por suerte, la balanza comercial brasilera comienza a ser positiva y con ello, ese enorme país, va lentamente a ir restableciendo su andar.

La misma cosa ocurre en la Argentina. Se pretende por alguna gente allí que en los próximos 6 meses se resuelvan bien todos los terribles agujeros fiscales dejados por el gobierno de Cristina F. de Kirchner. Pasa siempre lo mismo, el gobierno antecesor destroza la economía, el gobierno que llega tiene que hacer el ajuste, porque no puede seguir subsidiando, vendiendo dólares futuros para poder tener pesos y bajar el déficit enorme, con precios tan ajenos a la realidad que no hay economía, ni la más fuerte, que lo pueda sostener. Hacer el ajuste duele, pero no hay otro camino. Solamente la verdad pone de nuevo las cosas en su lugar.

¿Y qué le va a pasar al Uruguay?. 4.3 de déficit fiscal le dejó Mujica como regalo de fin de año a Vázquez. El Presidente Vázquez no lo puede bajar. El Uruguay todos los años toma deuda para tapar el déficit. Cada año tiene más deuda. ¿Qué hará el próximo gobernante en el Uruguay?. ¿Es posible seguirse endeudando, sin producir, sin tener costos competitivos, siendo el país más caro hasta para producir leche?, es imposible. ¿quiénes se van a quejar?. Los primeros son los que causaron este déficit, son los que van a pedir que estas cosas no se arreglen. El PIT-CNT es el que le está pidiendo a Vázquez que no rebaje los gastos y que suba los salarios. Está organizando un hundimiento más grande que el del Titanic

Estos son los gobiernos de los burgueses de izquierda de América Latina. Un desastre!.

Mientras tanto, Maduro, Correa y Evo Morales, retiran los embajadores del Brasil y hasta los cubanos se quejan de un golpe de estado parlamentario, cuando ellos viven hace más de 50 años en una fantástica dictadura, donde no puede haber golpe de estado parlamentario porque el Parlamento no funciona.

Mientras esto sucede, el gobierno del Uruguay por la vía de su Canciller dice que la Sra. Dilma Rousseff fue “víctima de una profunda injusticia”.

Jorge Batlle

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn