20010922dg01.jpgMARIOCARMINATTI

 

COMUNICADO DE PRENSA

En la jornada del martes 3 de setiembre se aprobó en la Cámara de Representantes, el Proyecto de Ley en el que se designa con el nombre del Dr. Mario Carminatti al puente sobre arroyo Yaguareté, ubicado en el km 308 de la Ruta Nacional Nº 2 “Grito de Asencio”, departamento de Rio Negro.

ADJUNTO PALABRAS DEL DIPUTADO DANIEL MAÑANA (AIRE FRESCO-PARTIDO NACIONAL) EN LA CÁMARA DE REPRESENTANTES.

SEÑOR MAÑANA.- Señor Presidente: creo que se ha dicho mucho. También mucho dijimos sobre el doctor Carminatti cuando esta Cámara le realizó un homenaje.


Dirigentes políticos como Mario siempre nos permiten encontrar algo más en su accionar, sobre todo con su pensamiento, con lo que él pretendía que fuera y que en gran parte es hoy el departamento de Río Negro. Hace instantes la señora Diputada Laurnaga expresó claramente lo novedoso de su propuesta y la idea de modernizar el sistema de gestión municipal.


Agrupación Todos Por Durazno supuesto que vamos a acompañar con nuestro voto este proyecto de ley porque entendemos que de alguna forma honra la memoria, la acción política y social de un dirigente político que ha sabido trascender por su obra y por su forma de ser, en esa comunión que ha tenido con su pueblo.


Sin duda, ha sido reconocido mucho más allá de su Partido. Mario Carminatti fue un hombre exitoso en el ámbito privado y también en la difícil tarea de desempeñarse en lo público, sobre todo en la gestión municipal, en una coyuntura especial como fue la del Uruguay de la posdictadura.


El doctor Carminatti ejerció el primer Gobierno de Río Negro. Fue un exitoso gobernante, que logró identificar las carencias, las necesidades y la proyección que debía tener el departamento, y pudo entender lo que requería la gente, llevándolo a la práctica.


A veces uno puede pensar, idear o soñar, pero en ocasiones es difícil aterrizarlo y consolidarlo en obra. Tenía algunos años más que quien habla; yo apenas estaba militando en mi Partido Nacional cuando él era un dirigente consolidado. Recuerdo que con un grupo de amigos, con quienes trabajábamos en un barrio carenciado de Fray Bentos, fuimos a ver de qué manera ese aspirante al Gobierno departamental podía colaborar con nosotros. Cada planteo que le hicimos se concretó luego en obras.


Entre las acciones más importantes se destaca la obra de infraestructura y la caminería rural, pero no se puede olvidar el cambio que hubo en la calidad de vida de la gente. Allá por 1984 o 1985, a dos cuadras de la principal avenida de Fray Bentos, 18 de Julio en el eje de Roberto Young hacia afuera pasaba la regadora porque los suelos eran de tosca, un polvillo que en la medida en que no se contenga vuela, volviendo insoportable la vida de la gente. Hasta ahí llegó Mario con el pavimento y el cordón cuneta, y hubo un cambio sustancial. Eso es obra municipal; eso es llegar a las necesidades de la población. Es decir, identificó claramente en qué asuntos había que trabajar; trabajó y realizó.


El balneario "Las Cañas" era un lugar agreste que transformó en la primera ciudad balnearia del litoral, primero loteando los terrenos y luego dotándolos de servicios. Actualmente tenemos un balneario reconocido a nivel regional, nacional e internacional.


Si tuviera que elegir alguna de sus principales características diría que fue un gran hacedor. Era hacedor porque soñaba con mejorar lo que amaba y la calidad de vida de la gente. Soñaba con que Río Negro fuera un gran departamento, y lo que es hoy se lo debemos en gran parte a Carminatti. A veces tenía un carácter demasiado fuerte pero, por sobre todas las cosas, tenía una gran convicción para convertir sus proyectos en realidad.


Era muy querido entre sus compañeros de Partido, y también respetado por absolutamente todos. Como decía mi compañera, la señora Diputada Cáceres, Mario era un hombre que trascendía su Partido porque nos encontrábamos con él en cualquier lugar y podíamos hablar como si fuera un vecino más.


Cuando leí el informe del proyecto coincidí con algunas cosas. Allí se relata que un periodista le preguntó si se consideraba más caudillo o dirigente político con trayectoria. Él dijo que se consideraba más que nada un gobernante. Me pareció muy acertada la respuesta, porque sabía interpretar lo que los ciudadanos querían y necesitaban, y no porque alguien se lo contara sino porque siempre estaba cerca de los problemas del departamento en cada ciudad, en cada pueblo, en cada barrio.
Me quedo con parte de lo que manifestó el día que renunció como Senador cargo para el que fue electo en las elecciones de 1999, porque había asumido el compromiso de que si ganaba por tercera vez el Gobierno de Río Negro iba a renunciar al Senado. Y dijo: "me voy feliz y contento porque iré a cumplir con mi pueblo. El honor más grande que tiene un hijo de un pueblo como quien habla, es ser por tercera vez el primer responsable de su futuro". Sinceramente, creo que eso fue lo que hizo: ser responsable de lo que hacía y, sobre todo, interpretar lo que su pueblo quería que hiciera.


Precisamente hoy vamos a decidir que un puente lleve el nombre del doctor Mario Carminatti. Los puentes unen, acercan, conectan. Más allá de las diferencias partidarias que lógicamente tuvimos con su Partido y con muchas de sus decisiones, casi siempre fueron minimizadas porque este gobernante sabía acercar, conectar y conciliar. Por tanto, saludamos esta iniciativa y la votamos con muchísimo gusto.


Muchas gracias, señor Presidente.

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn