Senado homenajeó al expresidente Jorge Batlle

foto homenaje jorge batlle

El Telescopio.

En una sesión especial para homenajear la vida del fallecido presidente, el legislador comentó que recibió varios mensajes a través de las redes sociales y llamadas para nombrar el aeropuerto con el nombre del fallecido mandatario, informó Telenoche.

Amorín Batlle recordó sus inicios políticos junto al expresidente y repasó algunos de los principales hitos políticos de la vida de Jorge Batlle como el tratado de Finlandia, que permitió la llegada de UPM, la construcción del aeropuerto y la reapertura del Hipódromo de Maroñas.

En la sesión especial del día de hoy, además de toda la bancada colorada también estuvieron presentes la esposa del fallecido, Mercedes Menafra, y los dos hijos del primer matrimonio del expresidente Beatriz y Raúl Batlle.

Desde el oficialismo, el senador Rafael Michelini lo recordó como el  “hombre de las libertades”.

El último en hablar fue el senador Pedro Bordaberry quién fue ministro de Batlle.

El valor de la libertad para Batlle “fue el centro de su vida”. “El fue esencialmente un hombre libre, vivió en libertad. Y por eso no se privaba de decir lo que pensaba”. “Decir la verdad le costó elecciones”, afirmó Bordaberry.

Leer más: Senado homenajeó al expresidente Jorge Batlle

Lafluf es importante que la gente vea que a nivel de parlamento hay ánimo de aclarar las cosas.

 

LAFLUF2

En la jornada de ayer, la Cámara de Representantes debatió sobre la conformación de una Comisión Investigadora para investigar los negocios con Venezuela.

Al respecto hizo uso de la palabra el diputado aliancista por Río Negro, Omar Lafluf, e indicó: “No presentamos la instalación de una Comisión Investigadora para cuestionar los mercados y menos el de Venezuela”.

Expresó que en muchas oportunidades ha defendido el comercio de los lácteos a Venezuela. “No estamos cuestionando los mercados que reciben nuestros productos agropecuarios. Tampoco venimos con el afán de castigar a Venezuela ni cosa que se le parezca. No estamos con intención de castigar al ex presidente Mujica ni a nadie”, manifestó Lafluf.

Subrayó que se presentó el pedido de una comisión investigadora por temas específicos. “¿Se puede decir que no hay una prueba que defina la irregularidad? Es cierto, pero para eso es el pedido de la Comisión Investigadora”.

Fondo Bolívar- Artigas

El legislador nacionalista indicó que le sorprendió como el Fondo Bolívar-Artigas arrancó con US$ 200.000.000 del Gobierno de Venezuela, aunque esté instalado en el Uruguay, y que la única potestad de manejar ese Fondo sea de Venezuela, sin que nuestro país tenga ninguna forma de ver a dónde van los recursos.

Exportaciones

Con respecto a las exportaciones, Lafluf sostuvo: “todos aplaudimos que digan cómo aumentaron las exportaciones a Venezuela. No estamos cuestionando que haya aumentado doscientas veces el comercio con Venezuela”.

Indicó que a su modo de ver, este es un tema que significa para la gente ‑no para la discusión de partido contra partido, dirigente contra dirigente ni sector contra sector. “ES importante que la gente vea que a nivel del Parlamento hay ánimo de aclarar las cosas y de llegar a la conclusión que acá se está denunciando. La gente está esperando eso”.

“Cuando se votaban comisiones investigadoras en la Intendencia de Río Negro, mi partido y mis ediles las votaban”, agregó el diputado blanco.

Lafluf sostuvo que “la gente está pensando que no vale la pena venir al Parlamento a plantear algo, porque ya se sabe el resultado de antemano. Le hemos dado motivos para que piense así”.

¿Intermediario?

Lafluf resaltó que no se lograba saber con claridad la función de la Empresa Aire Fresco.

“Se dijo con insistencia, por parte del señor diputado Querejeta, que la empresa Aire Fresco no es intermediaria. El señor diputado Sánchez dijo que la empresa Aire Fresco actúa como bróker, como comisionista o intermediaria. El expresidente Mujica dijo que es una intermediaria y que es una forma de ganarse la vida. Y no es lo mismo, si es comisionista, bróker o lo que fuera, actúa en la venta cobrando un porcentaje de comisión”.

Agregó que “si exporta, como dijo el señor diputado Querejeta y da esos porcentajes ‑el 8% en US$ 400.000.000‑, a alguien le tiene que comprar, porque Aire Fresco no es productor. Me imagino, entonces, que cuando Saman exporta 60.000 toneladas de arroz, capaz que hay 500 toneladas que Aire Fresco le compra a Saman para venderle a Venezuela. No termino de entender”.

Argumentó que solo aclarar este hecho ameritaría una investigación para saber cómo es el negocio. “No se puede decir que no hay mérito ninguno para conformar la Comisión Investigadora”.

Expresó que lo mismo se dio cuando se trataron temas Ancap, Pluna o casino. “Se dijo que no había pruebas y que no había nada importante para investigar. Sin embargo, de los cuarenta planteos realizados, seis ameritaron el pase al ámbito en el que está hoy. Y se dijo lo mismo cuando se estudió Pluna y cuando se analizaron los casinos”.

Falta de confianza

 

El diputado nacionalista subrayó que “estas situaciones le hacen mal al Parlamento y al sistema político. Le hace mucho mal que no se vote una comisión investigadora”.

Citó una encuesta de Factum, la misma hace referencia a los ranking de confianza de la población. Los que tiene más confianza de la gente son los bancos, con el 65 % y últimos son los partidos políticos, con el 22%. “Tenemos la obligación de escuchar estos resultados. Estoy absolutamente convencido de que no votar esta Comisión Investigadora para aclarar a la gente cómo son las cosas, los empeora”.

Culminó sus palabras sosteniendo: “Estamos dispuestos a allanar todos los caminos para que se le siga vendiendo cada vez más a Venezuela, pero no se trata de cargar el fardo a quienes solicitan la creación de una comisión investigadora para investigar algo específico”.

Leer más: Lafluf es importante que la gente vea que a nivel de parlamento hay ánimo de aclarar las cosas.

Con sinceridad y honestidad intelectual.

pedro TELESCOPIO

Publicado por Pedro Bordaberry el 09/10/2016 |

Esta semana propuse y logré los votos para interpelar al Ministro del Interior.

El constante deterioro de la seguridad ciudadana, la sucesión de homicidios y las respuestas públicas del Ministro lo ameritan.

Al hacerlo, en Cámara, un Senador anunció que presentaría una moción para que se aplique la Constitución de la República.

Esa propuesta, de prosperar y pasar por una cantidad de instancias casi imposibles hoy, termina en una convocatoria al pueblo para que vote.

Dos instancias esenciales en cualquier Democracia que se precie de serlo: la aplicación de la Constitución y la convocatoria a votar.

Este mecanismo constitucional ha sido utilizado con frecuencia.

Varios partidos, incluyendo el que está en el gobierno, hicieron uso de él en los últimos años.

Nadie se escandalizó por ello.

Al día siguiente una periodista me preguntó si estoy de acuerdo con la propuesta del colega.

Respondí que sí.

Agregué que siempre es bueno que el pueblo se pueda pronunciar votando dentro del marco constitucional vigente y expliqué como es el procedimiento.

Reitero, esto es aplicar la Constitución y votar.

Estimado lector, le propongo un ejercicio.

Imagínese que esto no sucede en Uruguay.

Que pasa en el Reino Unido, España o cualquier otra democracia.

Con seguridad, coincidiremos en lo sabio de una norma que, en última instancia, deriva todo al acto democrático por excelencia: el voto del pueblo.

La mejor forma de solucionar un diferendo es siempre ese: votando, escuchando la voz del pueblo.

Respetando la Constitución y el resultado de la votación.

Me imagino estimado lector lo que ahora está pensando.

Pensará que fue inoportuno que justo yo dijera que estaba de acuerdo con ese procedimiento constitucional que termina en una votación.

Todos sabemos que se necesitan los votos que el oficialismo, con su mayoría, no está dispuesto a aportar.

Se necesita, además la voluntad del Presidente de la República que tampoco está dispuesto a hacerlo.

Entonces se pregunta los motivos por los que si sabía que era casi imposible que pudiera prosperar dije que estaba de acuerdo.

Tiene razón.

Me han dicho que fue un error político comunicacional que permitió que el Frente Amplio desviara la atención del tema principal que es la inseguridad pública en que estamos sumidos.

Cuando el periodista me preguntó que opinaba del anuncio del Senador Larrañaga de que si las explicaciones del Ministro Bonomi no eran satisfactorias pediría la aplicación de los artículos 147 y 148 de la Constitución no debí decir que estaba de acuerdo.

Ello pese a que todos los senadores de los partidos Nacional y Colorado y todos los analistas y gran parte de la población saben que votaremos afirmativamente.

Tendría que haber respondido “no es el momento de pronunciarme sobre esa propuesta“o “llegado el momento veremos, primero hay que escuchar“.

Cuando en realidad si las respuestas no son satisfactorias lo que corresponde de acuerdo con la Constitución, y que es lo que se ha hecho pacíficamente por parte de todos hasta ahora, es presentar la moción de censura.

Pese a ello la estrategia política impone responder con una evasiva. Como decir que no hay que hacer futurología.

¿Y si el periodista insiste?

Repetir la evasiva hasta que se canse, recomiendan los asesores.

No creo en esas falsedades.

No creo en ellas.

Siento que deterioran la actividad política, la credibilidad de los políticos y perjudican a la sociedad en que vivimos.

La Democracia es el mejor sistema político que existe.

Es un orgullo que Uruguay sea una de las veinticinco Democracias plenas del mundo.

Tenemos un sistema político que, con sus aciertos y errores, dialoga y respeta la Constitución.

No responder la verdad a los periodistas no es bueno.

Recuerdo que en la campaña avisamos varias veces que si no se cambiaba la política económica íbamos rumbo a un ajuste fiscal. Los que no dijeron la verdad y prometieron que no aumentarían los impuestos acaban de aumentarlos.

Muchos uruguayos, lamentablemente, les creyeron.

Decir la verdad tiene su costo, para algunos más alto que para otros.

Siento, y esto no es una queja, que cada vez que pongo a algunos integrantes del Frente Amplio en un aprieto y no tienen argumentos me responden de la misma manera.

Cuando voy a la plaza o estoy de acuerdo con ellos, soy Pedro.

Cuando hago algo que no les molesta mucho soy Pedro Bordaberry.

Cuando empiezo a caminar por la senda de la competencia con ellos paso a ser Bordaberry a secas.

Y, cuando finalmente, los critico con acierto, pongo de manifiesto sus errores, no me responden con argumentos.

Directamente paso a ser el facho, el golpista y no se cuantas cosas más.

Tengo 56 años.

Tuve el honor de haber sido Ministro durante cinco años en tres Ministerios distintos.

Siendo Ministro nunca me interpelaron.

Al finalizar mi actuación y cambiar el gobierno hicieron auditorías. Todo estaba en orden. Hasta me felicitaron públicamente.

Cuando termine este período voy a completar diez años en el Senado de la República.

Siendo Senador he intentado ser un celoso defensor de la aplicación de las normas constitucionales, legales y reglamentarias.

Hasta alguno me toma el pelo por ello. Otra vez Bordaberry con las normas, me dicen entre risas.

Si, otra vez.

En estos 56 años de vida que tengo nunca, nunca, me aparté del camino del respeto y defensa de la Constitución y la ley.

Nunca.

Hay otros compañeros en el Senado que si se apartaron de ellas.

El pueblo, con su voto, les dio otra oportunidad.

De lo que estoy orgulloso.

¿Qué cosa mejor que quien se extravió recupere el camino, y acepte que el único posible es el de la Democracia, el respeto de la Constitución, las leyes y el voto?

Hemos ganado todos con ello.

Sin embargo, a mi, que en mis 56 años de vida he cumplido siempre con la Constitución y las leyes a cada rato se me acusa de algo que nunca he hecho.

Pese a que hice varias veces conocer mis convicciones democráticas.

Parece que la vara es más alta para algunos que para otros.

Lo acepto.

Pero no al extremo de mentir o no responder.

Esto es político y son las reglas de juego, no se puede ser ingenuo, estará pensando ahora estimado lector.

Es necesario un poco de picardía, de viveza pensará.

No estoy de acuerdo, siento que es una cuestión de honestidad.

“La deshonestidad goza entre nosotros de gran veneración, la llamamos viveza criolla“afirmaba el gran Jorge Luis Borges.

Dice Kundera que asistimos a un mundo donde funcionan las termitas del análisis. Todo se reduce a un concepto, una idea, que se repite y repite hasta convertirse en verdad.

Es la era de la comunicación, de los 140 caracteres, de los grandes titulares y no del análisis.

Bauman dice que es el momento del info entretenimiento, de la retirada de la política en serio y de la llegada de los que entretienen y comunican.

El tiempo de los Trump, de los Beppe Grillo, y tantos más.

Para estar hay que adaptarse a estas reglas de juego y estrategia.

Así parece ser.

Pero ¿sabe qué estimado lector?

Me sigo negando a mentir, a no responder lo que pienso, a participar de ese juego de no decir la verdad.

Creo que el Pueblo no es tonto.

Que se da cuenta que cada vez que no tienen respuestas a mis planteos salen con lo mismo.

Espero que así sea.

No por mí. Sino por el Uruguay.

Volveré a hablar de lo que importa: de la economía, de la educación, de la inserción internacional, de la seguridad pública, de la gestión del Ministro Bonomi y sobre todo de lo que creo hay que hacer para que el nuestro, sea un gran país.

Con sinceridad y

Leer más: Con sinceridad y honestidad intelectual.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3