Elecciones en el Frente Amplio: Primeras conclusiones Por Esteban Valenti (*)

 

ESTEBAN VALENTI EL PAÍS

En los próximos días conoceremos los resultados definitivos de las elecciones que ayer domingo 14 de julio que se realizaron en la interna del Frente Amplio. Es pronto para sacar todas las conclusiones necesarias. Bitácora tiene un pequeño problema: sale los lunes, al otro día del acto eleccionario y cuando todavía faltan datos fundamentales que recién se conocerán en varios días, pero sería imperdonable no adelantar algo. Incluso porque hay conclusiones que no dependen solo de los resultados, sino del proceso anterior que lleva varios años y de proyectar sus consecuencias hacia el futuro. Todos saben que mi mirada no es ''objetiva'' ni ''neutral'', tengo 45 años militando por el Frente Amplio y 54 en la izquierda uruguaya y sigo considerando a la política una noble y necesaria actividad que influye de manera decisiva en la vida de las sociedades y de los seres humanos. Queramos o no.

El 24 de julio culminó una nueva etapa de un proceso que se inició con las primeras elecciones internas con voto universal e inscripción simultánea que en el año 2006, sin incluir la disputa por la presidencia recogió 222.795 votos, que en el 2012 con la elección disputa de la presidencia del FA ganada por Mónica Xavier, recogió 170.770 votos y que en esta oportunidad (2016) y luego de una interminable campaña electoral participaron aproximadamente 92.000 frenteamplistas (primera información del FA). Una pequeña anotación, el poder en el FA no se definía en esta elección, porque el Plenario Nacional y la Mesa Nacional del FA no estaban en juego, los electores de las bases son mucho menos que los que eligen a los sectores y al presidente y menos que menos se elige el Congreso que es un órgano de los comités. Ese modelo cada día es menos representativo y no hay presidente que lo cambie. La crisis de la estructura del Frente Amplio es un lento proceso de vaciamiento de los comités de base y por lo tanto y a partir de allí, de todas las diferentes instancias. Y el debilitamiento de los comités de base no depende fundamentalmente de ellos, sino de un proceso político general en la política nacional e incluso a tendencias internacionales. Pero junto a este proceso de crisis cuantitativa en el FA que coincide con su presencia del FA en el gobierno, en los últimos tiempos se ha producido una crisis política cualitativa. El copamiento de la estructura, de la identidad y la estrategia política del FA.

No todo es igual, hay comités de base que funcionan con buena participación, son la gran minoría y me han confirmado que es donde votaron mayor número de adherentes el pasado domingo. Lo grave no es sólo que hay menos gente participando, sino que una parte del FA ha utilizado ese proceso para fortalecer su dominio y su imposición de posturas dentro del propio Frente y sigue avanzando en esa dirección. Y esta nueva situación desnaturaliza totalmente la propia esencia del FA, sus orígenes, su sentido democrático y su futuro. Una primera conclusión de estas elecciones es que en 10 años desde la primera elección interna del FA no se puede decir que la participación haya crecido. Todo lo contrario.

Sobre 100% en el 2006, en el 2012 votaron un 77% y en el 2016 un 41%. En relación a las elecciones anteriores en esta oportunidad hubo una caída del 46 % del número de votantes. No se alcanzó siquiera los 100 mil votantes. Y esto se produjo a pesar de que los tres principales referentes del FA, Tabaré Vázquez, José Mujica y Danilo Astori se manifestaron claramente a favor de participar en esta elección. La consulta de Vázquez a la Corte Electoral fue claramente orientada en este sentido. Hoy conocemos solamente el número de votantes, pero recién el jueves sabremos que hay dentro de los sobres de votación. No se conoce la distribución entre los sectores, la cantidad de votos emitidos por los delegados de las bases (Montevideo e Interior) y tampoco los votos anulados y votos en blanco, que notoriamente son otra forma de protesta. Algunos decidimos que el ''no voto'', es decir la no concurrencia a las urnas, por claras razones políticas por parte de militantes y adherentes fue explícita, con un contenido político. Eso irritó a algunos de los integrantes del más alto nivel y de los sectores, incluso a algunos candidatos. Sin embargo les permitió en el tramo final de la campaña, argumentar, opinar, polemizar sobre la participación en las elecciones. No parece que ese envión final en torno a la participación haya tenido un gran impacto, la cifra de votantes estuvo exactamente dentro de los previsto por los diversos analistas y con una caída del 46% en relación a las anteriores elecciones del 2012. La caída en la votación del FA no ha sucedido en las elecciones nacionales, donde las variaciones han sido mínimas entre el 2004 y el 2014 y el FA siempre mantuvo el gobierno y la mayoría parlamentaria. El primer cálculo que harán todos los analistas, de todos los pelos y señales y que no será muy novedoso y original, es que en 10 años hemos perdido 130 mil votantes sobre los originales 222 mil del 2006 en las internas. Podemos analizarlo, discutirlo o simplemente hacernos los desentendidos y seguir ejerciendo el poder como si nada hubiera sucedido y nos alegramos por la jornada cívica.

O atacar y culpar a los que nos asumimos la responsabilidad política de protestar con nuestro ''no voto'' y hacerlo de manera explícita, sometiéndonos a todas las diatribas, o afirmar que el FA no se puede comparar con los otros partidos uruguayos porque no tienen un sistema electoral democrático. Y es una falsedad más, esos partidos tienen una Convención Nacional de 500 integrantes elegida por todo el cuerpo electoral partidario y de 250 en el caso de las Convenciones Departamentales. En el FA, eso está anulado totalmente, por sus estatutos.

Es por eso que el FA debe compararse con sus propios antecedentes y en 10 años pasar de 222.000 votantes a alrededor de 92.000 votantes a cualquiera que no tenga una mentalidad de burócrata o de copador del FA lo impulsaría a realizar un profundo análisis crítico. Veremos. Más compleja todavía es la comparación con los votos nacionales del FA, en la elección del 2006 obtuvimos más del 20% del total de los votos en las nacionales de 2004, en estas elecciones la participación fue menor del 9% de los votos nacionales del 2014.

Es cierto lo que algunos conformistas dicen, el FA es una fuerza política con una fuerte participación ciudadana comparándola con otros países, pero eso no puede ocultar una pregunta enorme, profunda y muy seria ¿Qué nos pasa que en esta oportunidad hemos tenido una nueva baja muy importante del número de votantes? Los que no fuimos a votar no somos desinteresados, enojados, embroncados solamente, somos gente que en su momento estuvo comprometida de una forma u otra con el FA y ahora decidió, si, decidió no participar.

La campaña fue intensa, larga, con presencia en todos los medios tradicionales y no tradicionales de comunicación con abundante y costosa publicidad y los resultados están a la vista. Ya estaban a la vista, rompiendo la tradición del FA, no hubo un solo acto masivo ni siquiera con los cuatro candidatos juntos. ¿Es una perdida general de interés de los ciudadanos por la política, que se da en muchos países y que también se expresa en Uruguay? ¿Es una forma de protesta de los frenteamplistas por acciones de nuestro gobierno nacional o los departamentales? ¿Cuáles son las razones para explicar esta baja constante e importante, en particular en estas elecciones?

El hecho de que este resultado era por demás esperado y no aporta ninguna novedad. Hay razones de base, que tienen que ver con este momento de la política en Uruguay y en particular del Frente Amplio. Sería absurdo no conectar la situación del país, nuestro gobierno, mejor dicho nuestros gobiernos en medidas diversas en cada departamento y el resultado de las elecciones. Votaron el 9% de los votantes del Frente Amplio en las elecciones nacionales de noviembre del 2014, hace 20 meses. Es notorio que el FA tiene un nivel de aprobación de su gestión muy superior a ese guarismo, el presidente tiene un nivel de aprobación de entre el 30 y el 40% de aprobación (depende de la encuestadora), pero notoriamente es muy superior al número de votantes en las internas. El humor de los ciudadanos sin duda pesa, pero esta elección era diferente, era una compulsa sobre el FA y no sobre el gobierno y, los resultados deben valorarse en esa óptica, aunque los humores generales de la sociedad pesaron sin duda.

El resultado electoral habla en primer lugar de la opinión de los frenteamplistas sobre el FA, su política, su estructura, su dirección, sus posiciones. La opinión de los votantes y de los que no fuimos a votar conscientemente, los que somos potenciales votantes de unas elecciones internas, que en su momento llegaron a representar en el año 2006, el 20% del total de los votantes al FA en el 2004 y en las elecciones nacionales y, ahora se han reducido al 9% de los votantes del FA en el 2014. Insistimos en esta relación porque nos parece fundamental, la diferencia entre los votantes y los votantes en las internas se redujo a menos de la mitad. ¿Es un problema de los candidatos?

No, eso sería reducir todo nuevamente a nombres, personalidades y evitar el debate de fondo. Los candidatos expresaron perfectamente casi todo el abanico de los grupos del aparato. El problema, la crisis es del proyecto en su conjunto, de su incapacidad manifiesta de representar hoy, ahora, las tendencias políticas, culturales e ideales de amplísimos sectores de los uruguayos, incluyendo a los adherentes e integrantes del pueblo frenteamplista más próximo. Y eso es una crisis o si quieren llamarla una ''dificultad'', y si no cambiamos, por este camino ya estamos en el horno. Y los cambios deben ser políticos, estructurales, estatutarios pero sobre todo de rediseñar una estrategia de acumulación de fuerzas en este nuevo momento. Los votantes fueron pocos, porque el FA y su accionar político ya no nos representa, o no da respuesta a nuestras principales preguntas o directamente sus respuestas no nos satisfacen. Y eso no tiene otra solución que un debate profundo sobre la política, sobre la estructura, sobre la marcha del proyecto y sobre las acciones que deberían adoptarse en breve. Las múltiples propuestas de los candidatos, incluyendo el ganador no lograron mover las agujas de nuestros relojes. Y lo peor de todo no nos representa moralmente, éticamente.

Y el resultado confirma que el triunfo fue totalmente de la visión más cerrada del propio aparato que una vez más está dispuesto a llevar el FA a los niveles necesarios para poder controlarlo todavía más y por ese camino llegar nuevamente a disputar el gobierno en el 2019. Por estos primeros resultados, parece que este camino tiene serias, muy serias resistencias en una parte del pueblo frenteamplista. Mónica Xavier fue elegida por 66.058 votos frenteamplistas, que equivalen al 43.06% de los que votaron en las internas presidenciales del 2012, el jueves esperamos saber cuántos votos obtuvo el ganador de estas elecciones. A partir de estos primeros comentarios y cuando tengamos los resultados definitivos podremos evaluar.

Quien es el futuro presidente del FA, cuantos votos obtuvieron las diversas fuerzas que integran el FA y comparar esos datos con el pasado y además determinar la elección de los 64 delegados partidarios al Plenario nacional (21 ya están adjudicados, uno por cada una de las 21 listas que participan en la elección) y podremos comparar con la composición anterior. ¿Quién saldrá fortalecido el bloque del G8 notoriamente liderado por el MPP e integrado por el PCU, la 711, la 7373 y otros sectores o el Partido Socialista (y que sector de este partido) y los grupos integrantes del FLS en particular la 2121 del ministro Danilo Astori? Lo que todos sabemos antes de que abran los sobres es a nivel de los 82 integrantes de las bases (41 de Montevideo y 41 del interior) la mayoría de sus integrantes no son en absoluto militantes independientes sino integrantes del PCU y del MPP. Lo que será importante es conocer cuántos de los votantes participaron en la elección de los representantes de las bases.

Dato clave para analizar el fenómeno del ''voto calificado'', es decir el valor diferencial entre los que votan al presidente, a los representantes de los partidos y muy por debajo en participación los que votan a los delegados de base, el verdadero poder del FA. De esta nueva correlación de fuerzas y no fundamentalmente de quien sea elegido presidente dependerán las relaciones con el gobierno, con la reforma de la constitución, con imponer resoluciones de apoyo a la gestión en ANCAP en las próximas instancias judiciales y de pronunciamientos sobre la política internacional.Ni que hablar que se definirán las posibilidades de cambiar y democratizar los estatutos y la estructura del FA. Una posibilidad muy remota. Pero lo más negativo de todo es la representación política del bloque político y social de los cambios, que algunos consideran como una categoría para la polémica y poco más.

El FA logró expresar en el plano electoral un amplio espectro social, cultura y territorial que le permitió ganar las elecciones nacionales en 3 oportunidades. Obviamente en las últimas dos jugaron un papel importante los resultados de su gestión de gobierno, pero eso no alcanza, teníamos un proyecto y las columnas para sostenerlo y las puertas por las que podía expresarse esos amplios sectores ciudadanos.

Ahora esas puertas son menos y sobre todo mucho más estrechas. La figura de las puertas es gráfica, porque además de permitir la entrada deben servir para conectarse con la sociedad, transmitir mensajes, interpretar humores ciudadanos, sus sueños y sus frustraciones y por esas puertas cada día más angosta entra cada vez menos gente y adentro la estructura, que no estaba en absoluto en discusión en las elecciones del domingo, no se siente afectada, espera seguir construyendo su propia lógica de poder interno y hacia el gobierno, aunque tenga que hacer el ridículo de defender la gestión de ANCAP o la mentira del Licenciado.. Esos, los que defendieron esa concepción se sentirán fortalecidos, porque viven en la lógica del palacio y allí se atrincherarán todavía más. Su gran proyecto es ejercer el poder a través de las rueditas, una más grande de la otra, ellos esperan conquistar la esencial: la estructura, el Plenario, La Mesa, el Congreso de Comités de Base cada día más vacíos pero más controlados.

Ese esquema puede funcionar en el FA- aparato, pero no funciona en la sociedad, en el bloque político y social y no funciona en un sistema democrático. Y muchos frenteamplistas no lo aceptamos y no nos callaremos. Vamos a dar la pelea. Para esa pelea hay que volver a las base de todo, a la gente, al pueblo, a los que nos dieron siempre el impulso para avanzar y con los que tenemos un compromiso permanente e indestructible. Los trabajadores, los productores de todo el país, de las ciudades y del campo, la pobre gente más débil y desprotegida, los intelectuales, las mujeres y los jóvenes. Por ellos siempre vale la pena. Agreguemos en esta ocasión que el FA desarrolló una campaña publicitaria realmente insólita, un Frente vacío de los fundamental, de su gente, al que le quedan solo sus banderas colgando. Es difícil inventar algo más simbólico de la realidad actual del FA: la ausencia de gente.

Leer más: Elecciones en el Frente Amplio: Primeras conclusiones Por Esteban Valenti (*)

Desmienten Superávit de la Intendencia de Río Negro en $ 33.000.000.

quintana

Así lo ha informado el Edil del Partido Nacional Agrupación 58 Maestro Fernando Quintana, quien a los efectos de aclarar los últimos dichos de jerarcas municipales y candidatos a la interna del Frente Amplio quienes han afirmado que la intendencia tuvo un superávit de 33.000.000 expresó:

“Solo para aclarar, la Intendencia de Río Negro en su RENDICIÓN de CUENTAS 2015, registró un Superávit de $ 11:000.000 y no de $ 33:000.000, como lo habría indicado un dirigente frenteamplista (en campaña para llegar a Pte. del Frente Amplio Departamental) a través de los medios de prensa”.

“Aprovecho y digo también que de esos $ 11:000.000 la Junta Departamental de Río Negro, generó $ 8:000.000 de su presupuesto los cuales no gastó.

Leer más: Desmienten Superávit de la Intendencia de Río Negro en $ 33.000.000.

El miércoles la causa, el jueves el efecto

BATLLE JORGE

Fue el miércoles de la semana pasada cuando en el Canal 5 apareció el Ex Presidente de la República José Mujica a hacer apreciaciones a propósito de la conducta en la OEA del Sr. Almagro, a quien criticó por su actitud con Venezuela, mostrando así nuevamente su solidaridad con el Presidente Maduro y más tarde, olvidándose de aquel más y mejor Mercosur, alentó los acuerdos de comercio internacionales con el Asia. Mujica mantuvo su actitud de siempre: “como te digo una cosa, te digo la otra”, pero guardó silencio sobre lo que iba a pasar el día siguiente, el jueves. Un paro general largamente publicitado por la dirigencia sindical del PIT-CNT.

Efectivamente, el paro del jueves fue importante, sobre todo por la disminución del transporte y por el importante efecto que tuvo en el sector público. Los dirigentes del PIT-CNT protestaron contra el gobierno que integran. Protestaron por la inflación, por la pérdida de trabajo, por la caída de la construcción, por la suba de los precios de los alimentos, por la pérdida del salario real, por la carestía de la vida, por la dificultad para exportar, en fin, por un conjunto de cosas que son realidad y por las que naturalmente todo el mundo se siente mal, los trabajadores, los productores primarios, los industriales, todos, se sienten en dificultades.

Protestaron contra el gobierno del Frente Amplio. Protestaron contra un gobierno cuyos dirigentes lo integran, como legisladores, como representantes en los organismos públicos, pero fundamentalmente protestaron contra la política de Mujica, porque todo eso de lo que se quejan lo estimularon y lo impulsaron ellos mismos en el gobierno de José Mujica.

Fue durante el gobierno de Mujica que el déficit fiscal subió al 4.3 del Producto Bruto Interno, fue durante ese gobierno que aumentó el endeudamiento externo del Uruguay contratado con fondos que representan para el PIT CNT el capitalismo más despiadado. Fue esa la herencia que recibió el Dr. Vázquez, ese fue el peso que el Dr. Vázquez no ha contado con el apoyo de los legisladores del MPP ni los dirigentes del PIT-CNT para disminuir el gasto y evitar que el Uruguay siga teniendo que endeudarse todos los años.

Los dirigentes comunistas del PIT-CNT son los que han contribuido a destruir la economía y ellos fueron los causantes de todo aquello de que hoy se quejan.

La causa fue Mujica, el MPP y los dirigentes comunistas del PIT-CNT y los efectos los estamos sufriendo todos, fundamentalmente lo sufren los trabajadores, cuyo único capital es precisamente ese, su trabajo, que lo están perdiendo por culpa de Mujica, del MPP y de los dirigentes comunistas del PIT-CNT, responsables de la difícil situación que está viviendo el Uruguay.

Esa es la relación causal. El programa económico del PIT-CNT y del MPP y de su representante principal José Mujica conduce al mismo camino a donde lo han llevado Maduro a los venezolanos, Lula a los brasileros y Cristina Fernández de Kirchner a los argentinos.

Leer más: El miércoles la causa, el jueves el efecto

Gandini: “la ANEP pierde $ 793 millones que afecta mucho la inversión”

gandinifoto
Rendición de Cuentas
 
 
Hoy, la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda que trata la Rendición de Cuentas recibió a dos instituciones de la educación: la UDELAR y la ANEP.
 
Según el Diputado Jorge Gandini, la educación “en 2017 pierde el incremento que el presupuesto le había asignado para ese año, ese dinero no se suma al año siguiente. La educación en su conjunto tiene un abatimiento de recursos importantes. El 70% de todo el recorte del ajuste fiscal es en educación: UDELAR, ANEP MEC, INEED, UTEC. ANEP es la mitad de todo eso; es decir, pierde $ 793 millones que afecta mucho el funcionamiento de la inversión. Nosotros le dimos recursos para que hicieran nuevos centros educativos. Lo que se verá afectado son los gastos para que esos centros funcionen y los recursos para nombrar el personal para que funcionen. Por lo tanto, podemos tener en 2017  todas las escuelas, todos los liceos, todos los edificios, pero vacios porque no hay como hacerlos funcionar ya que en 2017 no estará el dinero. Y esto fue lo que nos dijo ANEP claramente”, explicó el legislador nacionalista.
 
Para Gandini es responsabilidad del parlamento, “más del gobierno que de nosotros”, buscar alternativas para sustituir un recorte en el gasto social, “particularmente en el educativo por otros recortes de modo de no afectar el ajuste, pero tampoco afectar a la educación.”
 
Consultado si confía en una negociación entre la bancada oficialista y el Poder Ejecutivo para intentar preservar los recursos que se habían adjudicado a la educación y buscar alternativas, Gandini respondió que confía. “Confío porque nosotros comenzábamos a votar mañana (jueves 21) en comisión y, a pedido del Frente Amplio, vamos a comenzar a votar el miércoles 27.” La Rendición de Cuentas no sale en 30 días como pretendía el Poder Ejecutivo, “va a salir a los 45 días porque el FA pide una semana antes de comenzar a votar, a los efectos de la negociación, que una parte será con el Poder Ejecutivo y en la otra podemos ayudar nosotros, algunas ideas estamos tirando y la mejor buena voluntad para trabajar y sustituir.”
 
Gandini explicó que “el ajuste fiscal tiene dos componentes: recortes e impuestos. Podemos abrir el Presupuesto Nacional y  empezar a buscar donde recortar que no sea gasto social, y por otro lado podemos pensar en algún cambio en lo impositivo a los efectos de no afectar tanto  a los trabajadores.”

Leer más: Gandini: “la ANEP pierde $ 793 millones que afecta mucho la inversión”

El miércoles la causa, el jueves el efecto

BATLLE JORGE

Fue el miércoles de la semana pasada cuando en el Canal 5 apareció el Ex Presidente de la República José Mujica a hacer apreciaciones a propósito de la conducta en la OEA del Sr. Almagro, a quien criticó por su actitud con Venezuela, mostrando así nuevamente su solidaridad con el Presidente Maduro y más tarde, olvidándose de aquel más y mejor Mercosur, alentó los acuerdos de comercio internacionales con el Asia. Mujica mantuvo su actitud de siempre: “como te digo una cosa, te digo la otra”, pero guardó silencio sobre lo que iba a pasar el día siguiente, el jueves. Un paro general largamente publicitado por la dirigencia sindical del PIT-CNT.

Efectivamente, el paro del jueves fue importante, sobre todo por la disminución del transporte y por el importante efecto que tuvo en el sector público. Los dirigentes del PIT-CNT protestaron contra el gobierno que integran. Protestaron por la inflación, por la pérdida de trabajo, por la caída de la construcción, por la suba de los precios de los alimentos, por la pérdida del salario real, por la carestía de la vida, por la dificultad para exportar, en fin, por un conjunto de cosas que son realidad y por las que naturalmente todo el mundo se siente mal, los trabajadores, los productores primarios, los industriales, todos, se sienten en dificultades.

Protestaron contra el gobierno del Frente Amplio. Protestaron contra un gobierno cuyos dirigentes lo integran, como legisladores, como representantes en los organismos públicos, pero fundamentalmente protestaron contra la política de Mujica, porque todo eso de lo que se quejan lo estimularon y lo impulsaron ellos mismos en el gobierno de José Mujica.

Fue durante el gobierno de Mujica que el déficit fiscal subió al 4.3 del Producto Bruto Interno, fue durante ese gobierno que aumentó el endeudamiento externo del Uruguay contratado con fondos que representan para el PIT CNT el capitalismo más despiadado. Fue esa la herencia que recibió el Dr. Vázquez, ese fue el peso que el Dr. Vázquez no ha contado con el apoyo de los legisladores del MPP ni los dirigentes del PIT-CNT para disminuir el gasto y evitar que el Uruguay siga teniendo que endeudarse todos los años.

Los dirigentes comunistas del PIT-CNT son los que han contribuido a destruir la economía y ellos fueron los causantes de todo aquello de que hoy se quejan.

La causa fue Mujica, el MPP y los dirigentes comunistas del PIT-CNT y los efectos los estamos sufriendo todos, fundamentalmente lo sufren los trabajadores, cuyo único capital es precisamente ese, su trabajo, que lo están perdiendo por culpa de Mujica, del MPP y de los dirigentes comunistas del PIT-CNT, responsables de la difícil situación que está viviendo el Uruguay.

Esa es la relación causal. El programa económico del PIT-CNT y del MPP y de su representante principal José Mujica conduce al mismo camino a donde lo han llevado Maduro a los venezolanos, Lula a los brasileros y Cristina Fernández de Kirchner a los argentinos.

Leer más: El miércoles la causa, el jueves el efecto

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3