CARTA ABIERTA AL DR. TABARÉ RAMÓN VÁZQUEZ ROSAS.

NERY
Por Nery Pinatto.

Estimado Sr. Presidente de la ROU
Dr. Tabaré Ramón Vázquez Rosas:
En los últimos 25 años hemos asistido al mayor “lavado de cabeza” que se conoce en la historia del país. Nuestras jóvenes generaciones han sido educadas para el fracaso y el sometimiento, en una educación pública gobernada por el marxismo que llevó a rajatabla la máxima del pensador comunista italiano Antonio Gramsci de que “la conquista del poder cultural es previa a la del poder político, y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados “orgánicos” infiltrados en los medios de comunicación, políticos, de expresión y de la cultura”.
Hay todo tipo de síntomas que definen que ese "logro" lo alcanzaron con todo éxito.
Y si no, a confesión de partes:
según el Programa Estrategia Nacional para la Infancia y la Adolescencia del MIDES casi la mitad de los adolescentes que repiten el año no retornan al sistema educativo público. ESO SIGNIFICA QUE MÁS DE 100.000 ADOLESCENTES SON APARTADOS DEL PROCESO EDUCATIVO Y DE INSERCIÓN SOCIAL. QUE SERÁ DE ELLOS EN EL FUTURO?
Los niveles de repetición en PRIMER AÑO DEL LICEO (PÚBLICO) SON MÁS QUE ALARMANTES:

Más de 50%: Montevideo.

Entre 41 y 50%: San José, Maldonado, Lavalleja, Rocha, Canelones, Treinta y Tres, Tacuarembó, Salto y Rivera.

Entre 31 y 40%: Artigas, Paysandú, Río Negro, Soriano, Cerro Largo, Florida, Flores.

Menor a 30%: Colonia.

En poco más de dos generaciones, pasamos del primer al décimo lugar en rendimiento liceal en América del Sur (entre 10 países, claro)…

Algunos síntomas más que denotan la "patología" del adoctrinamiento en que se ha transformado nuestra otrora gloriosa educación pública:
• 25% de los escolares no están capacitados para ingresar al liceo, a pesar de pasar 9 años de su corta vida en la escuela!

• 53% de repetición en primer año del liceo en Montevideo; 44% en promedio en el resto del país.

• 65% no termina el ciclo básico.

• 80% no termina el bachillerato.

• 24% no estudia ni trabaja entre 18% y 25 años.

• 50% no tiene ninguna preparación para trabajar según informe del BANCO MUNDIAL.

• El 42% de los estudiantes uruguayos de 15 años no tiene los aprendizajes básicos necesarios para integrarse a la sociedad, según las pruebas internacionales de evaluación. Uruguay es el cuarto país con más repetición de los 65 examinados.

• En el área de lenguaje, el 47% de los estudiantes de 15 años no supera el "umbral de competencia" (es decir, no saben leer), mientras que en matemática el 58% está por debajo de ese límite y en ciencias el 45% tampoco lo alcanza. En los países más desarrollados, ese umbral no supera el 20%...

• 72% de los estudiantes de la Facultad de Ciencias no superaron las pruebas básicas del primer semestre.
• 92% de los estudiantes de la Facultad de Ingeniería no superaron las pruebas de física, química, matemáticas y comprensión lectora.

Y así podría seguir mostrándole cifras que seguramente Ud. conoce y que desnudan no solo el presente sino, lo que es más preocupante, el futuro que nos espera. 
Porque Ud. debe tener bien claro que la inseguridad es la hija bastarda del desastre educativo, no es así?

Y acá, terminando la parte “informativa” de mi carta, empieza la parte en la que, por ser un oriental más que hace ya más de un año es gobernado por Ud. (amén de padre de tres hijos, razón fundamental de esta carta) asumo el derecho que me asiste tal cosa para pedirle que reflexione sobre el rol que jugará ante la Historia: si va a seguir dedicándose a profundizar la inmensa estructura de poder basada en la alienación de inmensas mayorías sociales para mantener los privilegios de los miles de dirigentes de su partido a costa del resto del país y que las clases dominantes se hagan cada vez más millonarias a costa de darle al pueblo ignorancia y hacerlo dependiente de la ayudita del estado, o pasar a la posteridad como el Presidente que se animó a luchar por la felicidad de todos.

Aún Ud., Dr. Vázquez, está frente a esa posibilidad histórica. Anímese a asumirla: gobierne para todos. El Uruguay es un país con un potencial capaz de tomar de todos nosotros nuestras mejores capacidades y de darnos a todos nosotros satisfacción a nuestras necesidades. Pero para ello deberá terminar con la perversa estrategia del adoctrinamiento en la educación pública que liquidó, en pro de la eternización de un proyecto político y los privilegios de los más ricos, la única herramienta que las clases más humildes siempre tuvieron para que sus hijos pudieran avanzar en la escala social: la educación pública. 
Usted mismo es hijo de esa educación libertaria que ya no existe.
Usted sabe muy bien que las clases dominantes de todos los tiempos usaron secularmente para dominar a los pobres la ignorancia y la dependencia. El FA, en sus tiempos fundacionales, hablaba de esto y lo tomaba como un objetivo rector. Tengo claro que fue Ud, Dr. Vázquez, quien alió al FA con las clases gobernantes y lo hizo el mejor “gerente” nacional de los intereses multinacionales. Pero, por qué no dar marcha atrás y volver a las fuentes?
Qué hermoso sería volver a vivir en un país en el que todos supieran leer, pensar con cabeza propia, ser dueños de su propio destino y no andar cambiando votos y conciencias por limosnas. En otras palabras: QUE LINDO SERÍA VOLVER A VIVIR EN UN PAÍS DE HOMBRES Y MUJERES LIBRES…
Con 47% de gurises que no saben leer, Ud. cree que vivimos en un país libre y democrático?
Con 32% de compatriotas que dependen de la ayuda del estado para vivir, Ud. cree que vivimos en un país libre y democrático?
Con 49.2% de nuestros niños en situación de pobreza y 46% con alguna NBI, Ud. cree que vivimos en un país libre y democrático?
Con 81% de compatriotas que sienten miedo, Ud. cree que vivimos en un país libre y democrático?
La Historia le demanda grandeza, Dr. Vázquez. Y el pueblo educación, no adoctrinamiento.
Educación, educación, educación: es la única herramienta que nos iguala a todos en una sociedad.
Ya próximo a sus 75 años, no tiene nada a que temer. Usted ya es millonario y le ha dado a los suyos un enorme porvenir. Ahora, anímese a gobernar para todos. No le siga fallando al País.

Leer más: CARTA ABIERTA AL DR. TABARÉ RAMÓN VÁZQUEZ ROSAS.

EL CULPABLE ES MUJICA

batlle JORGE

¿Qué le está pasando al gobierno del Dr. Vázquez?, ¿por qué tiene que aumentar las tarifas, el IRAE, el IRPF y el IASS?, ¿Por qué este terrible aumento de impuestos por la vía indirecta, ya sea por las tarifas, ó por las contribuciones personales del IRPF y del IASS?, ¿por qué?, ¿qué es lo que le está pasando a la economía del Uruguay?

Todo lo hizo Mujica. Todo. Fue el que destruyó todo.

Para ganar la elección gastó más plata de la que tenía. No ahorró un peso. Endeudó al país todos los años. Le pidió plata prestada a un fondo internacional privado llamado Tumblestone. Le pagó altos intereses cuando el dólar tenía cero de interés. Llenó de empleados públicos la administración. Y le dejó como herencia al Dr. Vázquez 4 puntos de déficit sobre el producto, 4 veces más, en plena abundancia, de lo que después de la crisis le dejamos al Dr. Vázquez. Nosotros el 1% y Mujica el 4%.

¿Y qué le pasa al gobierno que no puede bajar el gasto? ¿No puede paralizar la construcción del Antel Arena, no puede eliminar los gastos de salud pública del Ancap, no puede bajar ningún gasto?, ¿por qué?, ¿porque Astori no sabe de economía ó porque los Mujica-boys no se lo permiten?

Entonces ¿qué hace?, ¿a quién castiga?, ¿a los que más tienen ó a los que menos tienen?

Le saca dinero del bolsillo por el impuesto al trabajo que es el IRPF. Esa gente va a gastar menos y por lo tanto va a disminuir la recaudación.

Con esfuerzos reiterados y mentiras una tras otra, el Frente Amplio consigue que todo vaya cada día peor.

Leer más: EL CULPABLE ES MUJICA

La ideología encubierta

EL TELESCOPIO

Publicado por Leonardo Veiga

El término ideología fue acuñado por el filósofo francés Destrutt de Tracy[1] a comienzos del siglo XIX y está compuesto de dos palabras de origen griego: éidos, que significa “idea”, y lógos, que puede interpretarse como “discurso racional”. En su concepción, la ideología era la “ciencia de las ideas”. El término pasó desapercibido hasta que fue popularizado entre las dos guerras mundiales por las obras de Karl Marx[2] y Karl Mannheim[3].

Fue Karl Marx quien conceptualizó a la ideología como un conjunto sistemático de ideas y doctrinas a través de las cuales el mundo se interpreta. Para Mark las ideologías son una herramienta de control social y están supeditadas a los modos de producción vigentes. Su objetivo es generar una falsa conciencia sobre las condiciones materiales de existencia del hombre, privándolo así de su libertad y fomentando su sumisión a regímenes opresivos. La ideología entonces, era para él una herramienta de control social.

En contraposición a las ideologías, lo que Marx decía proponer era una ciencia. Frente a la mentira –las ideologías- surgía la verdad – la ciencia marxista-. Paradójicamente, si hay un caso en que hubo una ideología que se ajusta perfectamente a la descripción de Marx de herramienta de opresión, esa fue el marxismo y sus variantes, el marxismo-leninismo y el stalinismo. El éxito de la Revolución Bolchevique en 1917 llevó rápidamente a los dirigentes comunistas a olvidarse de enfocar el marxismo científicamente, lo que hubiera implicado el someterse al cuestionamiento permanente de toda hipótesis, cosa que era intolerable para el régimen. Todos los regímenes comunistas han tenido en común la relevancia asignada al adoctrinamiento y la tendencia a transformar a sus líderes circunstanciales en profetas laicos, cuyas palabras deben ser atesoradas como verdades reveladas. Marx llegó a ver en vida cómo su pensamiento se transformaba en un catecismo al amparo del cual se justificaba cualquier cosa. Marx era un hombre de mente abierta que se veía a sí mismo como un científico. No fue una broma cuando le dijo a su yerno Paúl Lafargue: “lo cierto es que yo no soy marxista”.

La pretensión de dar un aval científico a las ideologías fue una práctica que no fue monopolio de los comunistas. Los nazis fueron muy influidos por los marxistas. Tomando por buena la visión despectiva sobre las ideologías del marxismo, los nazis preferían hablar de su ideología como una “cosmovisión” o Weltanschauung. También ellos procuraron dan fundamento científico a su ideología. El racismo “científico” nazi se basa en las ideas del diplomático y poeta francés conde Joseph Arthur de Gobineau[4] (1816-1882), cuyas ideas fueron expandidas por Houston Stewart Chamberlain[5] (1855- 1927), un inglés que migró a Alemania admirado por la música de Wagner, y que terminó nacionalizado alemán y casado con la hija de Wagner. A esto los nazis agregaron el “darwinismo social”, supuestamente basado en las ideas de Darwin. Uno de los primeros promotores del darwinismo social en Alemania fue Ernst Häckel[6] (1834-1919), un profesor de zoología en la Universidad de Jena (Turingia). Häckel utilizó la teoría de Charles Darwin[7] para desarrollar una filosofía universal que se aplicaba a fenómenos no sólo biológicos sino también psicológicos y sociales. De acuerdo con los darwinistas sociales, la organización de la civilización moderna sobre la base de principios humanitarios tenía por efecto favorecer al débil y con ello se impedía el saludable efecto de regulación social de los procesos de selección natural. Ahí surgieron las ideas de los principios de la selección, “el descarte” y el “derecho del más fuerte”, que luego fueron aplicados por los nazis como una fundamentación supuestamente científica de sus actos.

Creo que la convicción de cada una de las grandes ideologías del siglo XX (comunismo, nazismo, fascismo, capitalismo) en cuanto a la existencia de fundamento científico que las avalaba fue la razón por la cual generaron grandes movimientos sociales y políticos que no dudaron en usar la violencia para imponer sus ideas. Las ideologías perdieron ese carácter de religiones laicas por su incapacidad para lograr sus objetivos, y con ello, también perdieron la fe de sus seguidores.

En el siglo XXI se rechaza la pretensión de las ideologías de explicar la realidad social a partir de categorías rígidas, legitimaciones omnicomprensivas y a la concepción de la razón como una forma de dominio. En buena medida esto se debe a la necesidad de las corrientes de izquierdas a adoptar nuevos enfoques luego de la caída del comunismo, en el contexto de un capitalismo que muy rápidamente luego de la Revolución Industrial fue transformándose en una economía social de mercado. Aquellas corrientes de izquierda que en mayor o menor medida abrevaban en las fuentes del marxismo han adoptado nuevos enfoques ideológicos. Algunos se volvieron socialdemócratas, esto es, aceptan la organización sobre bases capitalistas pero con un peso relevante del Estado en la organización de la economía. Otros siguen siendo anticapitalistas y marxistas, pero no explicitan su marco teórico en su discurso político, lo que doy en llamar “las ideologías encubiertas”. Los grupos de ideología encubierta se encuentran muy difundidos en América Latina.

Un elemento que ha contribuido enormemente a la adaptación de muchas de las ideologías a su nuevo carácter y rol ha sido el progreso de la economía como ciencia. A medida que el conocimiento científico en esa área avanza, esta toma para sí lo que antes era un componente ideológico. El resultado es que se generan consensos entre personas con ideologías diversas. Contrariamente a lo que se suele pensar, esos consensos no son originados por convergencias ideológicas, sino por “adelgazamientos” ideológicos y “fortalecimientos” científicos. Los ejemplos abundan, también locales. Si uno mira lo que sostenían los principales dirigentes de izquierda uruguayos en temas tales como inserción económica internacional, política monetaria, política cambiaria, papel del mercado hace cuatro décadas, y lo que sostienen ahora, el cambio ha sido notorio. Pero no hay que equivocarse. Las ideas que sostenía, por ejemplo, Astori, en la época de la fundación del Frente Amplio, eran ideas con una fuerte base ideológica de corte marxista. Sus opiniones en esas mismas materias al día de hoy están basadas en la ciencia económica, la misma que la mayoría de sus colaboradores profundizaron durante sus estudios doctorales en Estados Unidos.

La dinámica política entre “ideologías adelgazadas” está centrada en valores, capacidad de gestión y susceptibilidad a las presiones de grupos de interés. En materia de valores, por ejemplo, hay quienes defienden la igualdad de oportunidades iniciales para todos los ciudadanos y otros hacen énfasis también en la igualdad de resultados finales. La capacidad de gestión va adquiriendo un peso creciente a medida que se produce una convergencia en los valores de la ciudadanía. El último de los componentes es la susceptibilidad a las presiones de los grupos de interés. En particular, los dos grupos de interés que más incidencia tienen en la dinámica política son los sindicatos y los grupos empresariales.

¿Cómo intervienen en la dinámica política las ideologías encubiertas? A diferencia de la izquierda reconvertida, su retirada es de carácter estratégico. Como consecuencia se niegan a reconocer la necesidad de abordar determinados temas con una perspectiva científica, anteponiendo un enfoque ideológico/dogmático. Las ideologías subyacentes de mayor peso son el marxismo, el corporativismo y el nacionalismo. La Argentina en la época de Néstor Kirchner y Cristina Elisabet Fernández es un buen ejemplo de cómo estas ideologías operan y sus efectos. Es también un buen ejemplo de la imposibilidad del diálogo con el resto del espectro político; en muchos temas, mientras las ideologías encubiertas manejan un tema como ideológico, para las ideologías adelgazadas ya es un tema científico, técnico y profesional.

El lector que haya seguido este desarrollo probablemente se estará formulando pregunta: si esto fuera así, ¿por qué sobreviven las ideologías encubiertas? La respuesta es que siguen existiendo gracias a múltiples factores. Específicamente en el caso de América Latina el “viento de cola” de la última década contribuyó grandemente a su sobrevivencia. La enorme mayoría de los ciudadanos no son capaces de discernir ante una situación de prosperidad, si esta se debe al gobierno o es a pesar del gobierno. Otra de las razones es el comportamiento de las ideologías adelgazadas. En algunos casos grupos con ideologías adelgazadas priorizan la obtención del poder y para ello realizan alianzas con grupos de ideologías encubiertas. En otros casos los grupos de ideologías adelgazadas cometen la tontería de mantener como un componente de apariencia ideológico lo que ya está fuera de ese ámbito. Si esos grupos lo reconocieran, ello habilitaría la explicitación ante la ciudadanía de una coherencia en las propuestas de diversos grupos políticos en un componente de peso creciente: la competencia en la gestión.

El debate político maduro en el siglo XXI es un debate de valores. Se discuten cuestiones tales como qué es justo y qué no, o cuál debe ser el equilibrio entre libertad e interés general. Una evidencia de nuestro subdesarrollo es que todavía hay temas que son objeto de manipulación ideológica cuando en las sociedades más avanzadas ya han sido sustraídos del debate político, transformándolos en consensos que apuntalan el progreso.

 


[1]     de Tracy, D. (1825). Projet d’éléments d’idéologie, à l’usage des Ecoles centrales de la République française, Didot l’aîné, An IX, in-8. Eléments d’idéologie, 1825-1827.

[2]     MARX, Karl; ENGELS, Friedrich. La ideología alemana [1845]. México, Ediciones de Cultura Popular, 1979.

[3]     Mannheim, K. (1936). Ideology and Utopia: An Introduction to the Sociology of Knowledge, trans. Louis Wirth and Edward Shils. New York: A Harvest Book, Harcourt, Brace and World.
[4]     De Gobineau, A. (1884). Essai sur l’inégalité des races humaines. Finuin-Bidot.
[5]
     Chamberlain, H. S. (1899). Foundations of the Nineteenth Century, trans. John Lees, 2, 388-89.

Leer más: La ideología encubierta

La ideología encubierta

EL TELESCOPIO

Publicado por Leonardo Veiga

El término ideología fue acuñado por el filósofo francés Destrutt de Tracy[1] a comienzos del siglo XIX y está compuesto de dos palabras de origen griego: éidos, que significa “idea”, y lógos, que puede interpretarse como “discurso racional”. En su concepción, la ideología era la “ciencia de las ideas”. El término pasó desapercibido hasta que fue popularizado entre las dos guerras mundiales por las obras de Karl Marx[2] y Karl Mannheim[3].

Fue Karl Marx quien conceptualizó a la ideología como un conjunto sistemático de ideas y doctrinas a través de las cuales el mundo se interpreta. Para Mark las ideologías son una herramienta de control social y están supeditadas a los modos de producción vigentes. Su objetivo es generar una falsa conciencia sobre las condiciones materiales de existencia del hombre, privándolo así de su libertad y fomentando su sumisión a regímenes opresivos. La ideología entonces, era para él una herramienta de control social.

En contraposición a las ideologías, lo que Marx decía proponer era una ciencia. Frente a la mentira –las ideologías- surgía la verdad – la ciencia marxista-. Paradójicamente, si hay un caso en que hubo una ideología que se ajusta perfectamente a la descripción de Marx de herramienta de opresión, esa fue el marxismo y sus variantes, el marxismo-leninismo y el stalinismo. El éxito de la Revolución Bolchevique en 1917 llevó rápidamente a los dirigentes comunistas a olvidarse de enfocar el marxismo científicamente, lo que hubiera implicado el someterse al cuestionamiento permanente de toda hipótesis, cosa que era intolerable para el régimen. Todos los regímenes comunistas han tenido en común la relevancia asignada al adoctrinamiento y la tendencia a transformar a sus líderes circunstanciales en profetas laicos, cuyas palabras deben ser atesoradas como verdades reveladas. Marx llegó a ver en vida cómo su pensamiento se transformaba en un catecismo al amparo del cual se justificaba cualquier cosa. Marx era un hombre de mente abierta que se veía a sí mismo como un científico. No fue una broma cuando le dijo a su yerno Paúl Lafargue: “lo cierto es que yo no soy marxista”.

La pretensión de dar un aval científico a las ideologías fue una práctica que no fue monopolio de los comunistas. Los nazis fueron muy influidos por los marxistas. Tomando por buena la visión despectiva sobre las ideologías del marxismo, los nazis preferían hablar de su ideología como una “cosmovisión” o Weltanschauung. También ellos procuraron dan fundamento científico a su ideología. El racismo “científico” nazi se basa en las ideas del diplomático y poeta francés conde Joseph Arthur de Gobineau[4] (1816-1882), cuyas ideas fueron expandidas por Houston Stewart Chamberlain[5] (1855- 1927), un inglés que migró a Alemania admirado por la música de Wagner, y que terminó nacionalizado alemán y casado con la hija de Wagner. A esto los nazis agregaron el “darwinismo social”, supuestamente basado en las ideas de Darwin. Uno de los primeros promotores del darwinismo social en Alemania fue Ernst Häckel[6] (1834-1919), un profesor de zoología en la Universidad de Jena (Turingia). Häckel utilizó la teoría de Charles Darwin[7] para desarrollar una filosofía universal que se aplicaba a fenómenos no sólo biológicos sino también psicológicos y sociales. De acuerdo con los darwinistas sociales, la organización de la civilización moderna sobre la base de principios humanitarios tenía por efecto favorecer al débil y con ello se impedía el saludable efecto de regulación social de los procesos de selección natural. Ahí surgieron las ideas de los principios de la selección, “el descarte” y el “derecho del más fuerte”, que luego fueron aplicados por los nazis como una fundamentación supuestamente científica de sus actos.

Creo que la convicción de cada una de las grandes ideologías del siglo XX (comunismo, nazismo, fascismo, capitalismo) en cuanto a la existencia de fundamento científico que las avalaba fue la razón por la cual generaron grandes movimientos sociales y políticos que no dudaron en usar la violencia para imponer sus ideas. Las ideologías perdieron ese carácter de religiones laicas por su incapacidad para lograr sus objetivos, y con ello, también perdieron la fe de sus seguidores.

En el siglo XXI se rechaza la pretensión de las ideologías de explicar la realidad social a partir de categorías rígidas, legitimaciones omnicomprensivas y a la concepción de la razón como una forma de dominio. En buena medida esto se debe a la necesidad de las corrientes de izquierdas a adoptar nuevos enfoques luego de la caída del comunismo, en el contexto de un capitalismo que muy rápidamente luego de la Revolución Industrial fue transformándose en una economía social de mercado. Aquellas corrientes de izquierda que en mayor o menor medida abrevaban en las fuentes del marxismo han adoptado nuevos enfoques ideológicos. Algunos se volvieron socialdemócratas, esto es, aceptan la organización sobre bases capitalistas pero con un peso relevante del Estado en la organización de la economía. Otros siguen siendo anticapitalistas y marxistas, pero no explicitan su marco teórico en su discurso político, lo que doy en llamar “las ideologías encubiertas”. Los grupos de ideología encubierta se encuentran muy difundidos en América Latina.

Un elemento que ha contribuido enormemente a la adaptación de muchas de las ideologías a su nuevo carácter y rol ha sido el progreso de la economía como ciencia. A medida que el conocimiento científico en esa área avanza, esta toma para sí lo que antes era un componente ideológico. El resultado es que se generan consensos entre personas con ideologías diversas. Contrariamente a lo que se suele pensar, esos consensos no son originados por convergencias ideológicas, sino por “adelgazamientos” ideológicos y “fortalecimientos” científicos. Los ejemplos abundan, también locales. Si uno mira lo que sostenían los principales dirigentes de izquierda uruguayos en temas tales como inserción económica internacional, política monetaria, política cambiaria, papel del mercado hace cuatro décadas, y lo que sostienen ahora, el cambio ha sido notorio. Pero no hay que equivocarse. Las ideas que sostenía, por ejemplo, Astori, en la época de la fundación del Frente Amplio, eran ideas con una fuerte base ideológica de corte marxista. Sus opiniones en esas mismas materias al día de hoy están basadas en la ciencia económica, la misma que la mayoría de sus colaboradores profundizaron durante sus estudios doctorales en Estados Unidos.

La dinámica política entre “ideologías adelgazadas” está centrada en valores, capacidad de gestión y susceptibilidad a las presiones de grupos de interés. En materia de valores, por ejemplo, hay quienes defienden la igualdad de oportunidades iniciales para todos los ciudadanos y otros hacen énfasis también en la igualdad de resultados finales. La capacidad de gestión va adquiriendo un peso creciente a medida que se produce una convergencia en los valores de la ciudadanía. El último de los componentes es la susceptibilidad a las presiones de los grupos de interés. En particular, los dos grupos de interés que más incidencia tienen en la dinámica política son los sindicatos y los grupos empresariales.

¿Cómo intervienen en la dinámica política las ideologías encubiertas? A diferencia de la izquierda reconvertida, su retirada es de carácter estratégico. Como consecuencia se niegan a reconocer la necesidad de abordar determinados temas con una perspectiva científica, anteponiendo un enfoque ideológico/dogmático. Las ideologías subyacentes de mayor peso son el marxismo, el corporativismo y el nacionalismo. La Argentina en la época de Néstor Kirchner y Cristina Elisabet Fernández es un buen ejemplo de cómo estas ideologías operan y sus efectos. Es también un buen ejemplo de la imposibilidad del diálogo con el resto del espectro político; en muchos temas, mientras las ideologías encubiertas manejan un tema como ideológico, para las ideologías adelgazadas ya es un tema científico, técnico y profesional.

El lector que haya seguido este desarrollo probablemente se estará formulando pregunta: si esto fuera así, ¿por qué sobreviven las ideologías encubiertas? La respuesta es que siguen existiendo gracias a múltiples factores. Específicamente en el caso de América Latina el “viento de cola” de la última década contribuyó grandemente a su sobrevivencia. La enorme mayoría de los ciudadanos no son capaces de discernir ante una situación de prosperidad, si esta se debe al gobierno o es a pesar del gobierno. Otra de las razones es el comportamiento de las ideologías adelgazadas. En algunos casos grupos con ideologías adelgazadas priorizan la obtención del poder y para ello realizan alianzas con grupos de ideologías encubiertas. En otros casos los grupos de ideologías adelgazadas cometen la tontería de mantener como un componente de apariencia ideológico lo que ya está fuera de ese ámbito. Si esos grupos lo reconocieran, ello habilitaría la explicitación ante la ciudadanía de una coherencia en las propuestas de diversos grupos políticos en un componente de peso creciente: la competencia en la gestión.

El debate político maduro en el siglo XXI es un debate de valores. Se discuten cuestiones tales como qué es justo y qué no, o cuál debe ser el equilibrio entre libertad e interés general. Una evidencia de nuestro subdesarrollo es que todavía hay temas que son objeto de manipulación ideológica cuando en las sociedades más avanzadas ya han sido sustraídos del debate político, transformándolos en consensos que apuntalan el progreso.

 


[1]     de Tracy, D. (1825). Projet d’éléments d’idéologie, à l’usage des Ecoles centrales de la République française, Didot l’aîné, An IX, in-8. Eléments d’idéologie, 1825-1827.

[2]     MARX, Karl; ENGELS, Friedrich. La ideología alemana [1845]. México, Ediciones de Cultura Popular, 1979.

[3]     Mannheim, K. (1936). Ideology and Utopia: An Introduction to the Sociology of Knowledge, trans. Louis Wirth and Edward Shils. New York: A Harvest Book, Harcourt, Brace and World.
[4]     De Gobineau, A. (1884). Essai sur l’inégalité des races humaines. Finuin-Bidot.
[5]
     Chamberlain, H. S. (1899). Foundations of the Nineteenth Century, trans. John Lees, 2, 388-89.

Leer más: La ideología encubierta

Pedido de informes por compras en China.


El senador Luis Lacalle Pou (Todos), presentó  un pedido de informes al Ministerio del Interior debido a una segunda compra directa por excepción a China para adquirir equipamiento policial. 

En esta oportunidad el Tribunal de Cuentas también observó la primera compra, es por esto que el senador Lacalle Pou pide información específica sobre esta compra por medio de dicho pedido de informes. 

Se adjunta a continuación el respectivo pedido de Informes

Señor Presidente de la Cámara de Senadores

Raúl Sendic

Presente.

                               Al amparo de las facultades que me confiere el artículo 118 de la Constitución de la República solicito se curse el siguiente pedido de informes al Ministerio del Interior (MI):

PEDIDO DE INFORMES

Según surge de la resolución adoptada por el Tribunal de Cuentas de la Republica (TCR) en su sesión de fecha 20 de abril de 2016 (E.E. N° 2016-17-1-0001899, Ent. N° 1452/16), el Ministerio del Interior realizó una compra Directa por Excepción (N° 04/2016) para la adquisición de equipamiento policial.

Esta resulta ser la segunda compra por excepción que el Ministerio del Interior realiza a la empresa China Xinxing Import & Corporation.

La primera compra por excepción fue observada por el TCR, según surge de la resolución adoptada en su sesión de fecha 27 de enero de 2016 (E.E. N° 2016-17-1-0000393, Ent. N° 263/16). Para realizar esta primera compra, el Ministerio del Interior se amparó en la excepción del artículo 33, Literal C) Numeral 17 del TOCAF, que dispone:“Las adquisiciones que se realicen en el marco de acuerdos intergubernamentales o con entidades estatales extranjeras que involucren un intercambio compensado con productos nacionales de exportación”.

En esta segunda compra, el Ministerio del Interior se amparó en la excepción del artículo 33, Literal C) Numeral 8 del TOCAF, que dispone:“Cuando las circunstancias exijan que la operación deba mantenerse en secreto”.

Al igual que en la primera compra, el TCR también observó el gasto argumentando en esta oportunidad que“…varios de los objetos que se proponen adquirir (v.g. sobres de dormir y carpas) claramente no se encuentran comprendidos en la causal de secreto…”

Además, el TCR sostuvo que“….respecto a otros elementos que se pretenden contratar, la Administración no demostró fehacientemente que deban ser adquiridos en el marco de la excepción invocada…”

En virtud de lo expuesto solicito:

1)     Adjuntar copia de la propuesta económica presentada por la firma China Xinxing Import & Corporation, por un total de USD 1.063.250 (dólares americanos un millón sesenta y tres mil doscientos cincuenta).

2)     Adjuntar copia de la Resolución del Poder Ejecutivo autorizando la Compra Directa por Excepción con la firma China Xinxing Import & Corporation.

3)     Adjuntar toda la documentación existente referida a los gastos de importación.

4)     Indicar si el Ministerio del Interior reiteró el gasto observado por el TCR. En caso afirmativo se solicita adjuntar toda la documentación aportada por el Ministerio del Interior al TCR. En caso negativo, se solicita informar cuáles serán los pasos a seguir por parte del Ministerio del Interior.

5)     Indicar si de la operación de compra participaron intermediarios. En caso afirmativo indicar quienes fueron los intermediarios y qué montos cobraron por la gestión de intermediación.

6)     Indicar si es posible obtener los suministros que son objeto de la compra directa, con proveedores de plaza.

7)     Indicar si previo a la compra por excepción se realizó un procedimiento competitivo con proveedores de plaza para la adquisición de los suministros que son objeto de la compra directa. En caso afirmativo, se solicita acreditar los motivos por los cuales se dejó sin efecto el mencionado proceso competitivo.

8)     ¿Considera el Ministerio del Interior, que la compra de carpas debe mantenerse en secreto por “afectar la seguridad pública”? En caso afirmativo se solicita argumentar de que forma la compra de carpas afecta la seguridad pública.

9)     ¿Considera el Ministerio del Interior, que la compra de sobres de dormir debe mantenerse en secreto por “afectar la seguridad pública”? En caso afirmativo se solicita argumentar de que forma la compra de sobres de dormir afecta la seguridad pública.

10)  Indicar si las negociaciones con la empresa China Xinxing Import & Corporation se realizaron con la intermediación del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRREE) a través de la embajada uruguaya en la República Popular China. En caso contrario, argumentar los motivos por los cuales el Ministerio del Interior prescindió de la intervención del MRREE.

Leer más: Pedido de informes por compras en China.

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3