El triunfo del Sapiencial e Inmaculado Corazón de María

Comentario al Evangelio del Domingo I de Cuaresma (domingo 5 marzo)
por Monseñor João Scognamiglio Clá Dias, EP.

[...] Debemos estar preparados para las intervenciones de Dios en la Historia

Al explicar el Evangelio de esta Liturgia, casi todos los doctores, exegetas y espiritualistas se concentran en la necesidad de ser vigilantes en todo instante,  sea en la perspectiva de la muerte y del juicio particular, sea en la del fin del mundo y del Juicio Final. En vista de lo anterior, se puede conjeturar que Nuestro Señor Jesucristo quiso advertirnos a cada uno de nosotros al respecto de las intervenciones de Él en la Historia. A propósito de la situación del mundo, en los lejanos años  de 1950 escribía el  profesor Plinio Corrêa de Oliveira:

“Hoy, por ejemplo, ¿el Vicario de Cristo no es desobedecido, abandonado, traicionado?  ¿Las leyes, las instituciones, las costumbres  no son cada vez más hostiles a Nuestro Señor Jesucristo? ¿Y que la Santísima Virgen habló en Fátima indicando todos estos pecados  y pidiendo penitencia?”

2
Es muy importante destacar que, en relación al gobierno de Dios sobre los acontecimientos humanos, la vigilancia nos debe conducir a esperar con alegría y avidez el triunfo espectacular del Sapiencial e Inmaculado Corazón de María, la llegada de ese período extraordinario de la Historia anunciado por Nuestra Señora en Fátima, “este tiempo feliz y ese siglo de María, en el cual incontables almas escogidas y obtenidas del Altísimo por medio de Ella, perdiéndose a sí mismas en el  abismo de su interior, se harán copias vivas  de María, para amar y glorificar a Nuestro Señor Jesucristo”. [...]

¡Permanezcamos vigilantes, en la expectativa de esa victoria de la Santa Iglesia! Vigilar significa nunca ceder a nada que el demonio pueda proponernos. Vigilar significa estar atentos, con los ojos abiertos, analizando bien de dónde vienen los peligros. Vigilar significa arrancar enérgicamente, sin concesiones, cualquier raíz del  pecado que haya en nosotros.  Todo lo que implique riesgo para la salvación eterna y para nuestra santificación debe ser cortado, haciendo todo el esfuerzo para perseverar en el camino de la perfección, en vista a no atrasar el día magnífico en que la Santísima Virgen dirá: “¡Mi Inmaculado Corazón triunfó!”.

Leer más: El triunfo del Sapiencial e Inmaculado Corazón de María

Vecinos de Algorta denuncian falta de mantenimiento en lugares comunes como patio de escuela y desagües.

ESCUELSA 23 ALGORTA

Una vecina de la localidad de Algorta en Río Negro exige a las autoridades municipales la limpieza de la localidad ya que hay mucho descuido y abandono en lugares comunes, como por ejemplo en desagües, terrenos, en donde han encontrado desde víboras y otras alimañas.

También se denuncia la falta de mantenimiento del patio de la escuela en esa zona del interior del Departamento de Río Negro que ilustramos con fotos.

Los vecinos de la localidad están preocupados ya que tampoco el capataz municipal permite el uso de mata yuyos en las viviendas de los vecinos.

Los vecinos han reclamado con las autoridades municipales de la localidad y no han tenido resultados positivos

Leer más: Vecinos de Algorta denuncian falta de mantenimiento en lugares comunes como patio de escuela y...

Oportuna reflexión para el tiempo de Cuaresma (se inicia el miércoles 1 de marzo)

cuaresma

Por Monseñor João Scognamiglio Clá Dias, EP

​El Miércoles de Ceniza se inician los cuarenta días que anteceden a la Semana Santa, cuando la Iglesia nos habla de la necesidad del ayuno y de la penitencia como medios para mejor combatir los vicios, por la mortificación del cuerpo, y propiciar la elevación de la mente a Dios.

De forma convincente, la liturgia del Miércoles de Ceniza nos recuerda también nuestra condición de mortales: “Recuerda, hombre, que eres polvo y al polvo has de volver”, dice una de las dos fórmulas usadas por la Iglesia para la imposición de las cenizas.

La consideración del pasaje de esta vida para la eternidad muchas veces nos inquieta. Entretanto, tal pensamiento es altamente benéfico para compenetrarnos de la necesidad de evitar el pecado que, sin el arrepentimiento y el inmerecido perdón, podrá cerrarnos, para siempre, las puertas del Cielo: “Recuerda tu fin, y jamás pecarás” (Eclo 7, 40).

En su segunda carta a los Corintios, San Pablo nos incentiva a vivir en la gracia de Dios: “En nombre de Cristo, os rogamos: ¡reconciliaos con Dios!” (II Cor, 5, 20). Y con toda razón, pues el pecado nos aleja de Dios, tornando necesaria nuestra reconciliación con Él.

Solo la Adorable Sangre de Dios tendría mérito infinito para redimir el pecado original y las ofensas cometidas por los hombres, desde Adán y Eva. La Encarnación de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, con su Pasión y Muerte en la cruz, fue el medio escogido para restituir a la humanidad caprichosa la plena amistad con Dios.

Si Jesús no hubiese asumido sobre sí la deuda contraída por nuestros pecados, imposible sería nuestra reconciliación con Dios y tendríamos para siempre cerradas las puertas del Cielo.

La Cuaresma es también tiempo de oración, cuya esencia, enseña el Catecismo, es la “elevación de la mente a Dios”. Así, es posible a cualquiera permanecer en oración inclusive durante los actos comunes de la vida, realizándolos con el espíritu dirigido al Cielo.

Por tanto, para rezar no es preciso tomar la actitud descarada y orgullosa de los fariseos. Debemos, al contrario, ser discretos en las manifestaciones externas de nuestra piedad particular, evitando gestos o palabras que pongan en realce nuestra propia persona.

Pero si a pesar de eso, nuestra devoción es notada por los otros, no debemos perturbarnos, tranquilicémonos con esta enseñanza de San Agustín: “No hay pecado en ser visto por los hombres, pero sí en proceder con la finalidad de por ellos ser visto”.

La Iglesia nos presenta, por tanto, el espíritu con que se debe vivir la Cuaresma: no hacer buenas obras con vistas a obtener la aprobación de los otros, no ceder al orgullo ni a la vanidad, sino procurar en todo agradar solamente a Dios.

En el ayuno, en la oración o en la práctica de cualquier buena obra, no se puede erigir como fin último el beneficio que de ahí pueda venirnos, pero sí la gloria de Aquel que nos creó. Pues todo cuanto es nuestro -excepción hecha de las imperfecciones, miserias y pecados- pertenece a Dios.

Y también nuestros méritos, pues es el propio Jesús quien afirma: ¡”Sin Mí, nada podéis hacer”! (Jn 15, 5). Así, si tenemos la gracia de practicar un acto bueno, debemos inmediatamente reportarlo al Creador, restituyéndole los méritos, pues estos le pertenecen, y no a nosotros. “Quien se gloria, gloríese en el Señor” (I Cor 1, 31), nos advierte el Apóstol.

Santa Teresa de Jesús así define la humildad: “Dios es la suma verdad, y la humildad consiste en andar en la verdad, pues de gran importancia es no ver cosa buena en sí mismo, pero sí la miseria y la nada”.

​Reconozcamos los beneficios que Dios nos da y por ellos rindámosle gracias, no colocándonos jamás como objeto de esa alabanza, juzgando ser nosotros la fuente de cualquier virtud o cualidad.

En esta Cuaresma, busquemos, más que la mortificación corporal, aceptar la invitación que el Evangelio sabiamente nos hace, combatiendo el orgullo con todas nuestras fuerzas. Solo estarán a la derecha de Nuestro Señor Jesucristo, en el día del Juicio Final, aquellos que hubieren vencido al orgullo y al egoísmo, reconociendo que “todo don precioso y toda dádiva perfecta viene de lo alto” (St 1, 17).

Leer más: Oportuna reflexión para el tiempo de Cuaresma (se inicia el miércoles 1 de marzo)

El P. Tito Zeman, salesiano eslovaco víctima del comunismo, es reconocido como mártir

padre martir


Ciudad del Vaticano, marzo 1, 2017 (Gaudium Press).-  El Siervo de Dios P. Tito Zeman, sacerdote salesiano eslovaco, fue reconocido oficialmente como mártir por la Iglesia. El papa Francisco autorizó el decreto que abre las puertas a su próxima beatificación en una audiencia concedida al Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el pasado 27 de febrero. El sacerdote falleció a causa de los daños causados por 12 años de reclusión a causa de su fe en 1969.

Fotografías de prisión del futuro Beato P.  Tito Zeman

El próximo Beato nació en Vajnory, Bratislava, el 04 de enero de 1915, llegando a ser sacerdote en Italia, realizando estudios en la Pontificia Universidad Gregoriano y siendo ordenado en Turín en 1940. Diez años más tarde, el régimen comunista de Checoslovaquia prohibió las órdenes religiosas, por lo cual el P. Zeman organizó una serie de viajes clandestinos a Turín para los religiosos salesianos que se formaban para el sacerdocio y necesitaban culminar sus estudios.

En la tercera de estas misiones vocacionales, el P. Zeman fue descubierto por las autoridades, por lo cual fue acusado de supuesta traición y espionaje en favor del Vaticano. Bajo estos cargos estuvo a punto de ser condenado a muerte, pero finalmente su sentencia fue fijada en 25 años de prisión. En su cautiverio, fue sometido a privaciones y torturas, lo cual afectó irremediablemente su salud.

Leer más: El P. Tito Zeman, salesiano eslovaco víctima del comunismo, es reconocido como mártir

Niño cayó en una fosa séptica con tapa rota en baño de los Paraísos en Las Cañas

baño los paraísos con logo

Nos informan familiares de un niño, que cuando se encontraban en la zona de los Paraísos en el balneario Las Cañas, al ingresar a llevar al niño al baño de damas, pisó dentro de baño una tapa de una cámara, quedando parte de su cuerpo agarrado en la parte superior, no dando pie con el resto del cuerpo, siendo inmediatamente sacado del lugar por familiares, quienes lo llevaron para atención médica.

Se alerta a las autoridades del balneario que esa tapa debe ser arreglada lo antes posible, antes que ocasione una desgracia.

La foto que ilustra la presente nota fe enviada por familiares del niño.

Leer más: Niño cayó en una fosa séptica con tapa rota en baño de los Paraísos en Las Cañas

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3