TALVIVUELOS JULIO

style='font-variant-ligatures: normal;font-variant-caps: normal;orphans: 2; text-align:start;widows: 2;-webkit-text-stroke-width: 0px;text-decoration-style: initial; text-decoration-color: initial;word-spacing:0px' alt="Cancillería uruguaya preautoriza a Iberia a operar desde Madrid a partir del 5 de julio" v:shapes="_x0000_i1025">

En un hecho que sorprendió, no solamente a los "ciudadanos de a pie", ante el envío de la programación resuelta por Iberia en relación a la ruta Madrid-Montevideo, enviada a la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (DINACIA) y por su parte, desde allí a la Cancillería, el Ministro Ernesto Talvi devolvió el expediente firmado con la preautorización.

Falta solamente que la DINACIA evalúe y a su vez autorice definitivamente dicha operación, lo que podría acontecer seguramente este mismo miércoles 24 de junio.

El PDA pudo saber que por el momento, los vuelos de Iberia operarán con las mismas condicionantes con las que lo hace Amazonas Uruguay en la ruta a San Pablo, solamente autorizados a transportar ciudadanos uruguayos y residentes legales, más algunas otras excepciones específicas que de ninguna manera, al menos por ahora, habilitaría a viajar a ciudadanos españoles o europeos en general.

Decíamos que la resolución inmediata de Talvi llamó la atención, pero también la solicitud de Iberia ya que en su programación, tal como había trascendido, hay una previsión de vuelos prácticamente regular, bastante similar a la era pre Covid 19.

Habrá que aguardar los acontecimientos, seguiremos informando.

 

Portal de América

IBM

5 consejos que deberían seguir las empresas para regresar al trabajo de forma segura

*Thais Marca, General Manager, IBM Services América Latina

Hay muchas cosas que aún no sabemos sobre cómo se verá y se sentirá el futuro ambiente de trabajo tras la pandemia, pero hay una cosa que sabemos con seguridad: tendremos un nuevo normal tanto nuestras vidas personales como profesionales.

Las organizaciones alrededor del mundo han experimentado diferentes lados de la pandemia, algunas tienen poblaciones de empleados que, como las de IBM, han podido trabajar desde casa con relativa facilidad; otras han tenido que cerrar operaciones en su totalidad o en parte. Pero, con diferentes tiempos y situaciones, la fuerza laboral comenzará a regresar a los lugares de trabajo, y esto no será un simple cambio de "apagado" a "encendido".

En IBM creemos que esto requerirá reelaborar la forma en que pensamos acerca de cómo y dónde trabajamos. Es por eso que hemos desarrollado una guía basada en 5 consejos, que deberían seguir las empresas al establecer sus planes de regreso.

  1. Reglamentación local: Evaluar las directrices de los organismos internacionales y locales

 ¿Qué orientación o criterios ha proporcionado el gobierno local?

 ¿Qué indican los datos clínicos y de salud de la población locales? Por ejemplo, ¿ha habido una desaceleración sostenida y significativa en los casos nuevos medidos por la tasa de duplicación (como los casos confirmados que se duplican en 15 días, o con mayor o menor frecuencia)?

 ¿Qué están haciendo otras compañías locales, especialmente aquellas con quienes podemos estar haciendo negocios?

 ¿Qué tan disponibles están los servicios de transporte público, escuelas, campamentos, guarderías y otros servicios esenciales para su fuerza laboral?

  1. Autoevaluación: Evaluar el estado de nuestras oficinas de trabajo.

 ¿Contamos con un lugar de trabajo preparado y seguro y se han aplicado las directrices de las autoridades de salud pública, como las de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Organización Mundial de la Salud, directivas gubernamentales y sus propias políticas y normas?

 Muchas jurisdicciones aún requieren que todos los empleados y visitantes usen máscaras. ¿Debemos proporcionar las máscaras? Si es así, ¿tenemos suficientes? ¿Cómo serán distribuidas? ¿Qué pasa con las máscaras para los visitantes del sitio? ¿Cómo crearemos una experiencia para visitantes y empleados que sea segura pero no engorrosa?

 ¿Se deben realizar reestructuras en el mobiliario, disposición de los recursos, servicio de limpieza, mayor ventilación del aire y entrega modificada de servicios de alimentos, entre otros, para cumplir con los requerimientos de distanciamiento social y salvaguardar a empleados, clientes y asociados?

 ¿Los sitios requerirán exámenes de salud en el sitio para los clientes y socios que ingresan al campus o al edificio? ¿Tenemos cómo proveer estos servicios?

  1. Escuchar a los empleados: Canales de comunicación abiertos

 ¿Tenemos una comunicación clara con nuestros empleados sobre las acciones y riesgos?

 ¿Cuál es la opinión predominante de su fuerza laboral sobre el regreso a los lugares de trabajo?

 ¿Están preocupados por los riegos de regresar?

 ¿Existen consideraciones profesionales y personales que podemos evaluar para atrasar / adelantar el regreso de los empleados?

  1. Regreso: En fases o escalonado

 El retorno de los empleados debe hacerse en fases predefinidas, utilizando prácticas y políticas basadas en datos y en evidencia.

 Desde IBM hemos establecido 3 posibles Fases, que permitirán una vuelta escalonada y gradual.

 Durante la Fase 1, se debe planificar que la gran mayoría de los empleados continúen trabajando desde casa.

 Considerar cuidadosamente los criterios para que la ola inicial de empleados regrese, determinando si experimentarán beneficios sustanciales de productividad o innovación al estar en el sitio, incluso mientras usan máscaras y distanciamiento social.

 Permitir que los empleados en grupos en riesgo, o aquellos que requieren flexibilidad, continúen trabajando desde casa.

  1. Organización: nuevas formas de trabajar y colaborar

 Tratar de limitar la frecuencia de las reuniones en persona, incluidos los nuevos requisitos para la cantidad de participantes en el sitio.

 Mantener cerrados por un período de tiempo los centros de información para clientes, auditorios, salas de capacitación y grandes salas de conferencias, a medida que encontremos nuevas formas de lograr nuestros objetivos comerciales.

 Continuar brindando nuestro apoyo, desde el punto de vista tecnológico y cultural, a la mayoría de los empleados, que continuarán trabajando desde casa.

Como empresa con una fuerza de trabajo considerable y ampliamente distribuida a lo largo de todo el mundo, en

Países que están en diferentes estadios de la pandemia, IBM ha experimentado de primera mano que no existe un enfoque único para todos. Sin embargo, creemos que lo que hemos aprendido al planificar nuestro regreso a una normalidad diferente puede ser útil para otras empresas. El recién anunciado Watson Works es un ejemplo de cómo la AI también puede ayudar a las empresas en esa planificación.

El studio completo con las fases, checklists, detalles específicos y requerimientos puede encontrarse en este link.

*Thais Marca, General Manager, IBM Services América Latina

Hay muchas cosas que aún no sabemos sobre cómo se verá y se sentirá el futuro ambiente de trabajo tras la pandemia, pero hay una cosa que sabemos con seguridad: tendremos un nuevo normal tanto nuestras vidas personales como profesionales.

Las organizaciones alrededor del mundo han experimentado diferentes lados de la pandemia, algunas tienen poblaciones de empleados que, como las de IBM, han podido trabajar desde casa con relativa facilidad; otras han tenido que cerrar operaciones en su totalidad o en parte. Pero, con diferentes tiempos y situaciones, la fuerza laboral comenzará a regresar a los lugares de trabajo, y esto no será un simple cambio de "apagado" a "encendido".

En IBM creemos que esto requerirá reelaborar la forma en que pensamos acerca de cómo y dónde trabajamos. Es por eso que hemos desarrollado una guía basada en 5 consejos, que deberían seguir las empresas al establecer sus planes de regreso.

  1. Reglamentación local: Evaluar las directrices de los organismos internacionales y locales

 ¿Qué orientación o criterios ha proporcionado el gobierno local?

 ¿Qué indican los datos clínicos y de salud de la población locales? Por ejemplo, ¿ha habido una desaceleración sostenida y significativa en los casos nuevos medidos por la tasa de duplicación (como los casos confirmados que se duplican en 15 días, o con mayor o menor frecuencia)?

 ¿Qué están haciendo otras compañías locales, especialmente aquellas con quienes podemos estar haciendo negocios?

 ¿Qué tan disponibles están los servicios de transporte público, escuelas, campamentos, guarderías y otros servicios esenciales para su fuerza laboral?

  1. Autoevaluación: Evaluar el estado de nuestras oficinas de trabajo.

 ¿Contamos con un lugar de trabajo preparado y seguro y se han aplicado las directrices de las autoridades de salud pública, como las de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Organización Mundial de la Salud, directivas gubernamentales y sus propias políticas y normas?

 Muchas jurisdicciones aún requieren que todos los empleados y visitantes usen máscaras. ¿Debemos proporcionar las máscaras? Si es así, ¿tenemos suficientes? ¿Cómo serán distribuidas? ¿Qué pasa con las máscaras para los visitantes del sitio? ¿Cómo crearemos una experiencia para visitantes y empleados que sea segura pero no engorrosa?

 ¿Se deben realizar reestructuras en el mobiliario, disposición de los recursos, servicio de limpieza, mayor ventilación del aire y entrega modificada de servicios de alimentos, entre otros, para cumplir con los requerimientos de distanciamiento social y salvaguardar a empleados, clientes y asociados?

 ¿Los sitios requerirán exámenes de salud en el sitio para los clientes y socios que ingresan al campus o al edificio? ¿Tenemos cómo proveer estos servicios?

  1. Escuchar a los empleados: Canales de comunicación abiertos

 ¿Tenemos una comunicación clara con nuestros empleados sobre las acciones y riesgos?

 ¿Cuál es la opinión predominante de su fuerza laboral sobre el regreso a los lugares de trabajo?

 ¿Están preocupados por los riegos de regresar?

 ¿Existen consideraciones profesionales y personales que podemos evaluar para atrasar / adelantar el regreso de los empleados?

  1. Regreso: En fases o escalonado

 El retorno de los empleados debe hacerse en fases predefinidas, utilizando prácticas y políticas basadas en datos y en evidencia.

 Desde IBM hemos establecido 3 posibles Fases, que permitirán una vuelta escalonada y gradual.

 Durante la Fase 1, se debe planificar que la gran mayoría de los empleados continúen trabajando desde casa.

 Considerar cuidadosamente los criterios para que la ola inicial de empleados regrese, determinando si experimentarán beneficios sustanciales de productividad o innovación al estar en el sitio, incluso mientras usan máscaras y distanciamiento social.

 Permitir que los empleados en grupos en riesgo, o aquellos que requieren flexibilidad, continúen trabajando desde casa.

  1. Organización: nuevas formas de trabajar y colaborar

 Tratar de limitar la frecuencia de las reuniones en persona, incluidos los nuevos requisitos para la cantidad de participantes en el sitio.

 Mantener cerrados por un período de tiempo los centros de información para clientes, auditorios, salas de capacitación y grandes salas de conferencias, a medida que encontremos nuevas formas de lograr nuestros objetivos comerciales.

 Continuar brindando nuestro apoyo, desde el punto de vista tecnológico y cultural, a la mayoría de los empleados, que continuarán trabajando desde casa.

ONU

 

Mientras la OMT lidera la reapertura del turismo, el secretario general de las Naciones Unidas ha enviado un mensaje clave al mundo en el que subraya el papel excepcional del sector en el progreso de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y en la protección de los miembros más vulnerables de nuestras sociedades.

El mensaje:

El mundo afronta en estos momentos las devastadoras consecuencias de la pandemia de COVID-19 y el sector turístico se encuentra entre los más gravemente afectados. Los viajes han disminuido, el miedo ha aumentado, y el futuro es incierto.

El turismo es un pilar esencial de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El sustento de muchas personas depende de él, especialmente el de las mujeres, y en particular en los países más vulnerables del mundo, entre los que se cuentan los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países menos adelantados. Además, en muchos lugares del planeta, la protección de la biodiversidad depende en gran medida del sector turístico, tanto para su conservación como por los ingresos que generan esos esfuerzos.

El turismo puede servir de puntal para superar la pandemia. Al reunir a las personas, el turismo puede promover la solidaridad y la confianza, ingredientes cruciales para impulsar la cooperación global que tan urgentemente se necesita ahora.

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas está firmemente comprometida con este trabajo. Animo a todos los que de algún modo intervienen en el sector turístico a explorar cómo podemos recuperarnos mejor, mediante la acción por el clima y otras medidas que impulsen la sostenibilidad y la resiliencia. En nuestro viaje hacia un futuro mejor, debemos cumplir nuestro compromiso de no dejar a nadie atrás.

CONFIANZACONSUMIDOR

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) mostró nuevamente un aumento de 2,6 puntos en mayo ubicando a Uruguay ya en un “moderado pesimismo” luego del impacto y gran caída que ocurrió en el mes de marzo en el marco de la crisis por el COVID-19.

Luego de la mejora en la confianza del consumidor del mes de abril, el ICC vuelve a aumentar en mayo siendo el segundo mes consecutivo mostrando evoluciones en los indicadores económicos, según el Instituto de Competitividad de la Universidad Católica junto a la cátedra SURA en el estudio realizado por Equipos Consultores. 

El ICC o confianza del consumidor mide concretamente el grado de optimismo que sienten los uruguayos sobre el estado general de la economía y sobre su situación financiera personal. En comparación a mayo del 2019, este año la confianza aumentó solo en +0.3 puntos, por lo que la situación es muy similar a la de hace 12 meses a pesar del contexto de crisis del COVID-19. 

Alejandro Cavallo, director de Economía de Equipos Consultores, explicó que “hoy nos encontramos en un moderado pesimismo y la suba de mayo se explica, en parte, por la caída abrupta de la predisposición a la compra de durables la cual era de esperarse una recuperación”. Y agregó también que “la buena evaluación de la gestión del gobierno sostuvo en estos meses un nivel de confianza y expectativas económicas altas”.

La gráfica deja ver la evolución en los indicadores incluyendo una caída en la predisposición a la compra de bienes durables (vehículos, electrodomésticos y otros bienes de peso) de -5.7. 

Con respecto a la situación económica personal, la medición no mostró cambios en comparación a la medición del mes de abril del 2020. Si bien hay una mejora en la situación económica general actual de +0,6 , también hay una caída en la situación financiera personal de aquí a un año de -0,6 puntos. 

LA SITUACIÓN ECONÓMICA DEL PAÍS

La situación económica del país aumentó y se estabilizó con +2,2 puntos respecto a abril de 2020, y con respecto al 2019 creció más aún con +5,9 puntos a pesar de un cambio de gobierno y el contexto de pandemia. 

Sobre la situación económica nacional de aquí a un año la confianza aumentó en +1,3 puntos, y la proyección de aquí a tres años se incrementó en +3,1. Cavallo, afirmó que “esta mejora reafirma las lecturas previas que mostraban que el deterioro había sido moderado y que los consumidores visualizaban un shock de tipo transitorio en mediciones de los meses de marzo y abril”. 

PREDISPOSICIÓN A LA COMPRA DE BIENES DURABLES, VEHÍCULOS Y VIVIENDAS

La predisposición a la compra de bienes durables aumentó por segundo mes consecutivo, aunque el indicador permanece bajo con 18,5 puntos comparado a los 31,0 que marcó en febrero del 2020. La baja de mayo con respecto a febrero equivale a un 40.3% menos en la inclinación a la compra de autos, casas y electrodomésticos. 

Tanto en vehículos, como en viviendas y electrodomésticos, todos presentaron una leve mejora en la inclinación a la compra respecto a abril 2020. Si lo comparamos con el mes de mayo de 2019, la intención de compra de estos bienes bajó un -5,7%: un valor afectado tanto por la crisis del COVID-19, como por el aumento del dólar en +23.5% con respecto al año pasado.

La confianza del consumidor aumentó en el mes de mayo pero los consumidores no se muestran optimistas en todos los indicadores e incluso las subas en las mediciones no se acercan a recuperar la caída más acentuada del mes de marzo.

La preferencia por la moneda nacional fue el indicador que más bajó, con una cantidad de -4,5 puntos. Esta disminución modera la subida del mes anterior y puede estar relacionada a la suba del dólar: de 2.5% con respecto al mes anterior con expectativas de que continúe subiendo el precio de la divisa. 

Por otro lado las expectativas de ingreso fueron el indicador de mayor incremento, aumentando por segundo mes consecutivo en + 3,3 para mayo. Esta situación está posiblemente relacionada a la reactivación de la economía, la cual ha vuelto a incorporar más actividades que los meses anteriores estaban detenidas.

¿CUÁL ES LA CONFIANZA EN LOS DEMÁS PAÍSES DE LA REGIÓN?

La confianza del consumidor es de alarmante pesimismo con valores menores a 40 puntos. Uruguay es el único país con más de 40 puntos (concretamente 45.6) y en aparentemente en ascenso. Cavallo explicó que la caída de la confianza de marzo fue importante pero se mantenía relativamente elevada, por ejemplo, en comparación a la evolución de los otros países de la región. 

Argentina es el único país que disminuyó su puntaje respecto al mes anterior, sin embargo, fue el país que registró menor variación en esta crisis con -4,3 puntos entre febrero y mayo del 2020. 

Brasil, por su parte, parecería estar comenzando a moderar la fuerte caída registrada en los meses anteriores con un total de -14,8 puntos entre febrero y abril de 2020) aumentando 2 puntos este mes. 

Uruguay, por último, es el único país que mejora por segundo mes consecutivo, moderando la caída de - 9 puntos registrada entre febrero y marzo de 2020. 

DÍA DEL JUEGO
 
Jugar, divertirse y participar en actividades artísticas y culturales son acciones fundamentales en el desarrollo de niños, niñas y adolescentes y contribuyen al desarrollo de aptitudes y habilidades necesarias para la vida.
 
 
Jugar es un derecho de todos/as los/as niños, niñas y adolescentes consagrado en el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño.
 
A través del juego, los/as niños, niñas y adolescentes dan sentido al mundo que los/as rodea, obtienen herramientas para expresarse y amplían la interpretación de sus experiencias mediante la actividad física, mental y verbal.
 
En solitario o en compañía, el juego es una instancia de aprendizaje que permite desarrollar competencias, revisar hipótesis y descubrir nuevas posibilidades y retos. “Enseñar mediante actividades lúdicas permite que las personas se apropien del saber sin verlo como algo distante o inalcanzable, en un escenario en el que lo complicado se transforma en accesible y sencillo de comprender.”*
 
También habilita a comunicar ideas y entender a los/as demás mediante la interacción y la empatía. Además de ser un factor de equilibrio emocional y autorrealización, las actividades lúdicas y recreativas estimulan el desarrollo afectivo, físico, intelectual y social de los/as niños, niñas y adolescentes.
 
Desde Aldeas Infantiles, en todos nuestros servicios procuramos que los/as niños, niñas y adolescentes puedan ejercer su derecho al descanso, al juego, al esparcimiento y a las actividades recreativas, así como a participar en la vida cultural y artística.
 
En nuestro servicio de Cuidado Alternativo, desarrollamos talleres y actividades deportivas y lúdicas y promovemos la circulación de los/as niños, niñas y adolescentes en diversos espacios recreativos de las comunidades en las que viven, con el objetivo de facilitar la integración y fortalecer habilidades sociales y emocionales.
 
Por otra parte, en los centros CAIF, el Club de Niños y el Centro Juvenil que gestionamos promovemos los espacios lúdicos como fuentes de aprendizaje y medios de relacionamiento con el mundo.
 
Debido a la emergencia sanitaria, los equipos de trabajo de todos nuestros servicios se adaptaron a las nuevas necesidades, procurando fortalecer los espacios de esparcimiento de niños, niñas y adolescentes, instancias que cobran un valor fundamental en el contexto de distanciamiento social.
 
Siguiendo con las recomendaciones sanitarias de la OMS, el MSP e INAU, se encontraron nuevas modalidades para continuar realizando los talleres y las actividades habituales (teatro, música, manualidades, huerta, cine, cocina, expresión plástica, yoga, entre otras).
 
Por otra parte, para sostener el vínculo con los/as niños, niñas y adolescentes participantes de los espacios de Cuidado y Desarrollo Infantil, Desarrollo de Jóvenes y Fortalecimiento Familiar y sus familias, nuestros equipos realizaron videos y materiales lúdicos para difundir a través de las redes sociales que se reunieron en las iniciativas Historias que cuidan y Juego en casa.
 
Tomando en cuenta la excepcionalidad de la situación que estamos atravesando, se organizaron concursos que les permitieron a niños, niñas y adolescentes plasmar su experiencia de estos meses en clave lúdica, y campañas para que pudieran compartir sus percepciones a través del dibujo y la escritura.
 
También se invirtió en material recreativo para brindar apoyo a las/os referentes de cuidado residencial y se realizó una capacitación virtual en Dinámicas de grupo y expresión de emociones, a cargo del psicólogo español Javier Romeo, quien destacó que entre los recursos para lograr mecanismos de resiliencia, las actividades lúdicas son herramientas fundamentales.
 
En esta fecha especial, recordamos la importancia del derecho al juego y la participación cultural y artística como aspectos fundamentales para el desarrollo integral de niños, niñas y adolescentes. Porque jugar también es cuidar.