CAMARA

Ya quedaron colocados los cajones para su instalación, y serán usadas por el Ministerio del interior para realizar la video vigilancia en todo el departamento.

Las cámaras estarán estratégicamente distribuidas en Fray Bentos Young las Cañas y localidades del interior como Nuevo Berlín, San Javier y Tres Bocas.

Mediante un camión grúa quedaron prontos los dispositivos a la espera que UTE alimente de energía a los equipos.

NERY PINATTO

 

Tomando en cuenta lo afirmado por el Ministro Bartol, el Vice Ministro Castaingdebat y el Director Martinelli en relación a la necesidad de contar con los datos de la Investigación sobre Gestión e Imagen del MIDES para mejorar sustancialmente la tarea de este Ministerio tan importante para la vida de los compatriotas mas necesitados (a tal punto que estaban dispuestos a pagarle casi medio millón de pesos a la Consultora Equipos por su realización), las Consultoras MPC, Interconsult y Startup unidas le ofrecen públicamente al MIDES realizar la investigación SIN COSTO ALGUNO con el fin de ayudar a esos miles de uruguayos que necesitan de una acción eficiente de este Ministerio en el marco de la Responsabilidad Social de nuestras empresas y también en el sentido patriótico que siempre caracterizó nuestro accionar.

Quedamos a la espera de una pronta respuesta de las autoridades del MIDES.

Por MPC Nery Pinatto

Por Interconsult Alejandro Lourido

Por Startup Joselo Garcia

sinae logo

Informe epidemiológico

En el día de hoy se procesaron 523 análisis, con 520 resultados negativos y 3 positivos.

Desde que se declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo, se han procesado 34.384 test, de ese total, 33.497 resultaron negativos y 887 positivos.

Hasta el momento se han registrado 737 casos positivos confirmados de Coronavirus COVID-19 en todo el territorio nacional.

De ese total, 569 ya se recuperaron y 20 fallecieron. Actualmente hay 148 casos activos, es decir personas que están cursando la enfermedad, 4 de ellas se encuentran en cuidados intensivos y ninguna en cuidados intermedios.

Del total de casos positivos confirmados, 101 corresponden a personal de la salud.

ASOCIACIÓN COLITIS ULCEROSA URUGUAY

Enfermedad inflamatoria intestinal: una patología que afecta a jóvenes en etapa productiva y formativa

El 19 de mayo se celebra el Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, una enfermedad crónica y a veces progresiva del tracto gastrointestinal, que afecta a hombres y mujeres y que se inicia entre los 15 y 35 años, cuando se está en plena etapa laboral y de formación.

La Asociación de Crohn y Colitis Ulcerosa del Uruguay (ACCU) celebra este 19 de mayo el día mundial de la EII (Enfermedad Inflamatoria Intestinal) y realiza una campaña de concientización denominada “A trabajar con EII”, en la que se hace un llamado a reconocer los costos asociados de la patología en el ámbito laboral, implementando políticas integrales y priorizando tratamientos efectivos que resulten en la disminución de costos sanitarios y no sanitarios.

La Colitis Ulcerosa y la Enfermedad de Crohn integran lo que se denomina Enfermedad Inflamatoria Intestinal que se caracteriza por una inflamación intestinal que cursa con períodos de actividad (cuando hay síntomas) y períodos de remisión (cuando no los hay).

Es una enfermedad crónica y a veces progresiva del tracto gastrointestinal. Afecta a hombres y mujeres siendo la edad de inicio más frecuente entre los 15 y 35 años, cuando las personas están en plena etapa laboral o formación.

Milka Pallas, integrante de ACCU, destacó que aunque se puede iniciar en la infancia o en el adulto mayor, “es necesario comprender que es una patología impredecible y compleja cuyos síntomas pueden variar en el tiempo y de persona a persona, dependiendo de la extensión de la inflamación y de donde ocurre”.

Su fisiopatología se relaciona a una desregulación del sistema inmune por lo que no es una enfermedad contagiosa. Cuando la enfermedad está activa los síntomas más frecuentes son diarrea, sangrado rectal, cólicos abdominales, urgencia para utilizar el baño, fatiga.

La Dra. Beatriz Iade, gastroenteróloga, reseñó que “con la Enfermedad Inflamatoria Intestinal en aumento y afectando principalmente a personas jóvenes en edad laboral, el impacto de la enfermedad sobre la vida profesional es de gran preocupación para la sociedad y en particular para los empleadores y quienes toman decisiones públicas”.

Muchas personas con enfermedad inflamatoria intestinal quieren y son capaces de tener éxito en su trabajo. Los estudios han mostrado que un trabajo de calidad tiene un efecto positivo en el bienestar de las personas.

Con algunas estrategias de flexibilización laboral, una mejor comprensión de la enfermedad y apoyo de la sociedad podemos hacer que las personas con EII puedan ser productivas.

Pallas indicó que con las medidas acertadas en los lugares de trabajo se puede lograr mejorar el bienestar general de las personas y que ello significa una mayor productividad y reducción de los costos directos en indirectos, por lo que el beneficio es para toda la sociedad.

Campaña: A trabajar con EII

Soluciones:

Concientización

  • • Incrementar de la concientización de la población general a través del día mundial y actividades nacionales.
  • • Concientización específica y programas educacionales para empleadores y colegas.
  • • Formación apropiada de los empleadores en relación a que es la enfermedad y condiciones de trabajo necesarias.

Políticas Integrales

  • • Flexibilización laboral y manejo de tiempos de trabajo (teletrabajo)
  • • Asegurar la igualdad de condiciones de trabajo y acceso al mismo.
  • • Incentivo para los empleadores que contraten personal con patologías crónicas como la enfermedad inflamatoria.
  • • Prácticas laborales no discriminatorias y flexibles.

Tratamientos óptimos

  • • El alto precio de tratamientos innovadores puede compensarse con la mejora del empleo y con la reducción de las cargas sociales.
  • • En la entrevista médica debería valorarse no solamente la repercusión de la enfermedad y sus síntomas sino también como repercute en todos los aspectos de la vida, incluido el trabajo.
  • • Deberían considerarse, las aspiraciones de trabajo de los pacientes, como objetivos y criterio de éxito.

ACCU convoca a las autoridades a:

  • • Reconocer los costos directos e indirectos de las EII en la sociedad y entonces priorizar tratamientos efectivos que resulten en la reducción de los costos sanitarios y no sanitarios.
  • • Reconocer la necesidad de políticas y estrategias más flexibles en los lugares de trabajo y que tengan en cuenta las situaciones de las personas con condiciones crónicas como la enfermedad inflamatoria intestinal.
  • • Reconocer el vínculo entre el empleo y su efecto positivo en el bienestar de una persona.

Una persona con EII que recibe un tratamiento óptimo, con políticas laborales flexibles y prácticas no discriminatorias, mejora su condición y pasa a ser una persona productiva que aporta a la seguridad social, dejando de recibir subsidios y disminuyendo las cargas sociales. Nos beneficiamos todos!

DOS HERMANOS

Publicada en Comité Central Israelita del Uruguay

Ynet Español (adaptado por Adrián Olstein)

Los hermanos que sobrevivieron al Holocausto y murieron con pocas semanas de diferencia.

Alexander y Jospeh Fiengold, dos hermanos judíos nacidos en Polonia, sobrevivieron a Auschwitz y a un campo de trabajo en Siberia. Vivieron la mayor parte de sus vidas a unas pocas cuadras uno del otro en Nueva York y fallecieron con sólo cuatro semanas de diferencia. El deceso de Joseph se produjo por complicaciones derivadas del COVID-19 y el de Alexander por neumonía.

Como jóvenes judíos polacos, cada uno salió de la Segunda Guerra Mundial con cicatrices que moldearon para siempre su forma de ver el mundo. Uno sobrevivió a Auschwitz, a una marcha de la muerte y al hambre. El otro soportó el frío y el hambre en un campo de trabajo siberiano, y cuando la guerra había terminado estuvo a punto de morir en un pogrom en Polonia.

Alexander y Joseph Feingold eligieron Nueva York como el lugar para empezar de nuevo. Allí se convirtieron en arquitectos, habitaron viviendas cercanas y tuvieron esposas que murieron tiempo antes que ellos. Y allí también fallecieron con cuatro semanas de diferencia, cada uno por su lado, mientras la pandemia de coronavirus se apoderaba de la ciudad.

Joseph, de 97 años, murió el 15 de abril por complicaciones derivadas del COVID-19 en el mismo hospital donde Alexander, de 95, falleció el 17 de marzo por una neumonía. Joseph nunca pudo dejar atrás la culpa de dejar a su madre y a sus dos hermanos menores para escapar de los nazis.

Cuando Alexander se enfermó, Joseph llamó a su hijastra desde su centro de asistencia y le pidió que lo llevara a ver a su hermano. “Joe quería sentarse al lado de Alex para poder decirle adiós y también, creo, que para hacer las paces”, recordó Ame Gilbert, hijastra de Joseph. “Me partió el corazón tener que decirle que no, que nadie podía visitarlo debido a la neumonía”.

En su infancia en Varsovia, los hermanos jugaban y rivalizaban. Tenían apenas 18 meses de diferencia, y Joseph imponía su rol de primogénito. Su juventud se vio interrumpida cuando la Alemania nazi invadió Polonia en 1939 y la Unión Soviética se apoderó de la mitad oriental de Polonia dos semanas después. Con 16 y 14 años se enfrentaron con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Joseph y su padre, Aron, amenazado con ser arrestado por la Gestapo, huyeron a la parte de Polonia ocupada por los soviéticos. Fueron arrestados y enviados por separado a campos de trabajo en Siberia. Las condiciones al principio fueron duras pero mejoraron más tarde, por lo que padre e hijo pudieron reunirse.

En la Polonia ocupada por los alemanes, Alexander se vio obligado a ingresar al gueto de la ciudad de Kielce con su madre, Ruchele, y su hermano menor, Henryk. La madre y el niño fueron deportados al campo de exterminio de Treblinka, en tanto que él fue trasladado a Auschwitz-Birkenau. En enero de 1945, cuando los soviéticos avanzaron hacia el oeste, fue deportado en una marcha de la muerte hasta el campo de concentración de Bergen-Belsen, donde fue liberado el 15 de abril. Estaba enfermo de disentería y pesaba 40 kilos.

Al terminar la guerra, Joseph y su padre regresaron a Polonia, donde el 90 por ciento de los 3.3 millones de judíos polacos fueron masacrados durante el Holocausto. Buscando información sobre el destino de la familia, Joseph llegó hasta Kielce donde fue golpeado hasta quedar inconsciente y dado por muerto en el ataque más mortal contra los judíos en la Polonia de la posguerra. Según la historiadora Joanna Tokarska-Bakir, autora de “Maldito: un retrato social del pogrom de Kielce”, Joseph Feingold era el último sobreviviente vivo de esa masacre de 1946.

Joseph y su padre finalmente encontraron a Alexander 19 meses después de finalizada la guerra, en el campamento de personas desplazadas en Alemania. En un testimonio oral brindado a la Fundación USC Shoah, Alexander recordó ese reencuentro como un “momento triste”. “Yo estaba frío. Muy, muy frío y sin emociones”, expresó. Por miedo a quebrarse, no pudo contar -ni en ese momento, ni nunca- acerca de la última vez que vio a su madre y a su hermano.

“Los sentimientos de culpa todavía están conmigo, no los puedo superar”, escribió Joseph en sus memorias. “Alex nunca me reprochó porque mi padre y yo nos fuimos”, agregó.

Joseph ganó reconocimiento público con la donación de un violín a una escuela de niñas en el barrio del Bronx. La historia aparece retratada en un cortometraje documental nominado al Óscar en 2016, “Joe's Violin” ("El violín de Joe"). En la escena principal, la niña de 12 años que recibe el instrumento, interpreta a Joseph una canción en yiddish que su madre amaba.

Cuando Mark Feingold, segundo hijo de Alexander, llevó a su padre al hospital Monte Sinaí de Nueva York en marzo, los médicos asumieron que tenía COVID-19. La prueba dio negativa, pero la pandemia y la dificultad de circular eclipsó sus últimos días e impidió que su hermano lo visitara.